El gobierno que merecemos

Este domingo pasado, en medio de la farándula que envuelve a la entrega de los Óscares, con todo y su alfombra roja, transitada con mujeres guapísimas y actores metrosexuales, el director de origen mexicano, Alejandro «el Negro” González Iñárritu, al recibir el premio como mejor director por su película “Birdman”, dijo que reza “porque en México, algún día tengamos el gobierno que merecemos”.

Álvaro de Lachica y Bonilla/ A los Cuatro Vientos

La frase remató una noche de éxitos. Las redes sociales se rindieron ante el llamado del director mexicano y difundieron la propuesta en segundos.

El ganador del Óscar fue, en realidad, cuidadoso en su lenguaje y políticamente correcto. No mencionó en ningún momento a los desaparecidos de Ayotzinapa, que bien pudo haberlo hecho, ni le tiró algún descontón a algún político. Fue lo suficientemente sensato como para ayudar a generar una reflexión útil para el país.

Pero hay dos preguntas primordiales que hay que hacer antes de cualquier otra cosa: ¿es verdad que no tenemos el Gobierno que merecemos? Y si es así, ¿cuál es el Gobierno que merecemos?

No es fácil contestar la pregunta de si tenemos el gobierno que merecemos pues tiene al menos dos respuestas: Que sí, pero eso implica reconocernos como un pueblo muy indiferente o bien que no lo merecemos, pero lo aguantamos porque nos es impuesto por la clase política actual.

El problema no es si los pueblos tenemos los gobiernos que nos merecemos, el problema es que normalmente tenemos los gobiernos a los que nos parecemos. Debemos entender que a los gobiernos los elegimos los ciudadanos; nosotros les votamos, nosotros les hacemos ganar. Por lo tanto ya va siendo hora de que si el gobierno que tenemos no es el que merecemos, tampoco sea al que nos parecemos.

MERYL STREPP OISTE PEÑA

Si González Iñárritu reza por que podamos encontrar y construir el gobierno que merecemos, es porque en su visión no solo no lo tenemos, sino que nos ha faltado la capacidad para construirlo. Su lenguaje lleva tácita entonces nuestra corresponsabilidad en eso que él ve que nos falta y que compone el contenido de sus plegarias.

¿Y cómo es que los ciudadanos de México podríamos construir un mejor gobierno? A través de la política, no hay de otra. De la política democrática y la acción concertada que de ninguna manera se agotan a la hora de depositar el voto. El voto no es delegación de responsabilidades, aunque así les guste manejarlo a los partidos políticos; es sólo una parte de un proceso más amplio y que abarca mucho más.

No es pues un asunto de si nos merecemos un mejor Gobierno. Todos estaremos de acuerdo en que sí (en realidad el Negro buscó una fórmula elegante para decir que el Gobierno actual no se lo merece nadie). Cada quien quiere o imagina un Gobierno a su imagen y semejanza.

El Gobierno que yo imagino y pretendo es que de veras sea intolerante con la corrupción y la impunidad, pero no es el mismo que imaginan otros ciudadanos, cuya visión del mundo es muy distinta y para quien la corrupción es un tema secundario.  La política es algo demasiado importante para dejarla sólo en manos de los políticos. El Gobierno que merecemos, “Negro”, tenemos que construirlo nosotros, nadie más.

Que González Iñárritu haya ganado el premio es excelente. Pero mejor sería que los mexicanos nos diéramos cuenta de que está en nuestras manos cambiar lo que no queremos.

ALVARO DE LACHICA* Doctor Álvaro De Lachica y Bonilla, integrante de Alianza Cívica y la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste, S.C. andale941@gmail.com