Urge frenar importación de leche en polvo a México

Llevará a la ruina a 150 mil familias de pequeños y medianos productores

“Van dos meses sin poder colocar dos millones de litros diarios. Una parte se vende a tres pesos el litro y otra va directo al caño”, dice el dirigente de los lecheros Álvaro González.

Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche / A los Cuatro Vientos

Las crecientes importaciones de  leche en polvo por parte de la industria, han perjudicado la economía de México. En particular, se ha puesto en riesgo la forma de vida y llevado a la quiebra a más de 150 mil pequeños y medianos productores, continuadores de tres y cuatro generaciones en la actividad, lamentó el dirigente del Frente de Productores y Consumidores de Leche, Álvaro González Muñoz.

Lo que al principio de esta administración se consideró un gran avance para México -el hecho de que la empresa Liconsa dejara de importar más de 70 mil toneladas de leche en polvo para comprar dos millones de litros diarios a 11 mil productores del sector social-, la industria nacional de lácteos “canceló la esperanza de salir de pobres a miles de ganaderos lecheros”.

González Muñoz exigió la urgente intervención del gobierno federal para que a la brevedad se apliquen reglas internas que beneficien a los mexicanos y de una vez por todas se corrija el daño causado tanto a consumidores como a productores,  prohibiendo la venta de leche en polvo como leche.

“Dicho de otra forma que el polvo que importan se venda como polvo”, precisó.

Censuró la autorización “indiscriminada” para la importación de leche en polvo descremada –“que es lo mismo que suero en polvo como subproducto de la fabricación de quesos”- a  precios por debajo de su costo, con enormes ganancias para la industria nacional que la importa y comercializa.

– “Nuestra población, por desconocimiento, consume quesos y muchos otros derivados lácteos con la creencia de que son elaborados con leche, y esto no es así. La Profeco (Procuraduría Federal del Consumidor) y la Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios) se hacen de la vista gorda y jamás verifican precios, calidades ni sanidad. Simplemente dejan hacer y dejan pasar, lo que a todas luces es un fraude y un riesgo a los consumidores”.

Señaló que la industria mexicana incrementó notablemente sus importaciones de leche en polvo al pasar de 60 mil toneladas en 2001, a 175 mil toneladas en 2013, lo que equivale a un aumento de 200 por ciento.

El dirigente de los productores lecheros, por lo que ocurre en el mercado y la industria de la leche, planteó la urgente intervención del Gobierno Federal para poner orden en el mercado de lácteos.

LECHE EN POLVO 2

– “Si continuamos en las condiciones que han tomado las compras en el extranjero de quesos,  sueros y leche de polvo, se enterrará a la producción nacional de leche antes de que finalice este 2015”.

Por ello, agregó con preocupación González Muñoz, “pedimos de manera urgente la intervención del gobierno federal”.

Costos de producción más altos que los precios de venta

Hoy cuesta 5.90 pesos producir un litro de leche mientras el precio de compra en la industria es de 5.30 en promedio.

– “Por esta diferencia de precios llevamos más de 60 días sin poder colocar en el mercado nacional dos millones de litros diarios (de leche). Una parte se vende a tres pesos el litro y otra se tira al caño. Esta situación resulta increíble en un país que importa 15 millones de litros diarios, o sea, una tercera parte del consumo nacional”.

Explicó que la combinación de sueros con leche en polvo en la importación de lácteos al país, provocó una sobreoferta de fórmulas lácteas y otros productos con diferentes composiciones.

– “Como resultado de convenios con empresas maquiladoras que no compran un solo litro de leche nacional, las grandes cadenas comerciales ahora ofertan lácteos con marcas propias sin que las autoridades las regulen”.

Esta indiferencia del gobierno trajo como resultado que en México se venden ilegalmente más de 7.5 millones de litros diarios, actividad que viola normas oficiales mexicanas e internacionales, como la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), que señalan claramente que no se puede llamar leche a un producto si ya sufrió adulteración o le sustrajeron o modificaron sus componentes originales.