Propuesta para enfrentar al terrorismo de Estado

El pasado 5 de febrero, tuvimos la oportunidad de estar presentes en un hecho que sin duda es histórico: la presentación pública de la ruta hacia una Nueva Constituyente Ciudadana y Popular.

Cristina Sada Salinas

Convocados por Raúl Vera, obispo de Saltillo, asistieron más de mil personas que llenaron el auditorio del Centro Universitario Cultural en la Ciudad de México, entre los que estaban delegados de 28 estados del país y representantes de múltiples organizaciones no gubernamentales, magisteriales, obreras y campesinas. Estuvieron presentes también destacados activistas y luchadores sociales como el artista Francisco Toledo, Javier Sicilia, los sacerdotes Miguel Concha y Alejandro Solalinde, la periodista Lydia Cacho, entre muchos otros.

La propuesta de refundar a México a través de la creación de una nueva constitución que emane del pueblo requerirá de un trabajo a largo plazo, arduo y tenaz, muy difícil mas no imposible, por lo que el llamado es a que todos nos sumemos a esta auténtica revolución pacífica que implicará ir a los barrios, las fábricas, escuelas y universidades, a las comunidades más apartadas y olvidadas, a las lomas y a las cañadas, como dice Vera.

Una nueva ruta de esperanza se nos presenta a la mayoría de los mexicanos que nos hemos dado cuenta que el sistema político y económico está corrompido de raíz y no puede ser compuesto, sino que requiere ser eliminado y sustituido por un sistema totalmente nuevo, que no se asemeje en nada a este capitalismo neoliberal y voraz, que que hunde cada día más a la gran mayoría de la población en la pobreza, mientras que enriquece instantáneamente a los políticos encumbrados y aliados con sus compadres empresarios y compañías transnacionales.

Aquí les comparto una entrevista que recientemente le realizó la televisora alemana Deutsche Welle a Raúl Vera, en la que se muestra una síntesis de esta idea que es el germen de la posible transformación de nuestro país, comenzando por consensar entre el pueblo, escuchándolo, para saber cuáles son sus demandas más urgentes, para crear una nueva constitución, ya que la que hoy tenemos ha sido violada, mutilada y desechada en la esencia que un día tuvo.

VIDEO: liga

http://www.dw.de/entrevista-al-obispo-mexicano-raúl-vera/av-18232964

En los próximos días también les compartiré, en partes, las grabaciones que pudimos hacer de este histórico evento del 5 de febrero en el Distrito Federal.

Para mayor información sobre la Nueva Constituyente Ciudadana y Popular: liga

http://constituyenteciudadana.org

PD: Les recomiendo ampliamente el texto que hoy publica en Monitor Político el gran periodista Hugo L. del Río, a propósito del tema que aquí tratamos. Se los comparto:

HUGO L. DEL RÍO

ACTIVISTA ALEJANDRO SALGADO

En México, exigir justicia social es jugar a la ruleta rusa con la variante azteca: seis balas en el tambor del revólver. Cayó, ahora en Morelos, otro activista social: Alejandro Gustavo Salgado Delgado, de 32 años. Su delito: pelear por el respeto a los derechos de los jornaleros guerrerenses que trabajan en los campos de Morelos.

Líder estatal del Frente Popular Revolucionario, FPR, Salgado presionaba a las autoridades para que dieran viviendas a 120 familias indígenas de La Montaña, Guerrero, a quienes los huracanes Ingrid y Manuel arrebataron sus pobres posesiones. Hace años se dio el flagelo de esos meteoros y la ayuda nunca llegó. El muchacho estaba siendo amenazado desde hace cinco meses y ya había sido arrestado por encabezar marchas de protesta. La versión más creíble es una repetición de Ayotzinapa: policías municipales de Ciudad Ayala, Morelos, secuestraron al dirigente y lo entregaron a un grupo armado.

Al momento no se sabe si eran pistoleros del narco o guardias blancos de los latifundistas. Salgado fue víctima de atroces tormentos y mutilaciones: lo podían haber matado de un balazo, pero se trataba de dar una “lección” a la disidencia. El FPR responsabiliza al gobernador de Morelos, Graco Ramírez. Naturalmente que es el sospechoso número uno. Militante del PRD, al igual que Ángel Aguirre, su ex colega en el vecino estado de Guerrero, Ramírez desatendió durante casi medio año las denuncias de intimidación.

El joven luchador social “incomodaba a los caciques locales”. Como en los tiempos del porfiriato, los grandes hacendados siguen siendo señores feudales de horca y cuchillo. Es difícil que los culpables sean castigados.

Éste es el México bárbaro que hace más de un siglo describió en su gran reportaje el norteamericano John Kenneth Turner. Alzar la voz es llamar a la muerte. Es acto suicida defender a indios hundidos en la miseria. Peña Nieto, sus secretarios de Despacho, legisladores, gobernadores, alcaldes y toda esa legión de asesinos y prevaricadores pueden decir sus discursos hasta que se derrita la Antártida. Sus mentiras no cambian la realidad. México es llevado todos los días a la piedra del sacrificio.

PIE DE PÁGINA: ¿a quién carajos le importa el aniversario de una Constitución que violan todos los días los tres niveles de gobierno?