La guerra mata

Que la guerra mate no es noticia, es un hecho innegable y el principal producto de estos enfrentamientos son las tumbas al soldado desconocido y los civiles muertos en las calles.

Horacio de la Cueva / Profanos y Extraños / A los Cuatro Vientos

Soldados muertos, niños muertos, viejos muertos. Mujeres y niñas muertas y violadas. También la destrucción de recursos naturales y hogares, hospitales y otros edificios públicos.

¿Todo esto para qué? Nada que valga lo que vale una vida.

Los medios de comunicación dedican gran parte de su tiempo a guerras y otros conflictos violentos, la guerra y la muerte venden.

La nueva guerra provocadora por el autodenominado Estado Islámico (ISIS) ha sido asumida por los Estados Unidos y sus aliados. ISIS ha establecido un Califato en una buena parte del territorio árabe, dicen que sólo le falta una aerolínea para ser estado completo. Ha actuado con gran crueldad hacia los conquistados, a quién considera mahometanos apóstatas, mereciéndoles la ejecución sumaria.

Las niñas y mujeres no tienen mejor suerte, no tienen derechos y son condenadas a ser esposas de los jihadistas, más cercanas a una posesión que a una persona.

La respuesta occidental no sé aleja mucho del salvajismo, tecnificado.

ISIS VIOLENCIA

La destrucción de pertrechos de ISIS no es una operación quirúrgica de precisión, así lo mostraron los bombardeos a Bagdad contra el régimen de Saddam Hussein. Caen combatientes y civiles, la guerra sigue produciendo muertos. Al Quaeda en Asia, Boka Haram en África  e ISIS en Arabia combaten a la sociedad Occidental. Hay muertos y todo sigue igual, pero la violencia crece. El presente tiene un tufo de las Cruzadas difícil de ignorar.

Cada campo dice servir a su particular dios y a su concepto de civilización. Una visión escéptica, apostada sobre la geografía nos dice: la causa es el centro de recursos. En el territorio del ISIS hay petróleo.

Las naciones arábigas fueron delineadas por Francia e Inglaterra al final de la primera guerra mundial no sólo para hundir el imperio Otomano, sino también para crear conflictos intertribales y aislamiento de grupos afines. Las naciones europeas querían controlar el petróleo para su desarrollo industrial, sin un precio justo para sus dueños.

Otra guerra mundial, la guerra fría y conflictos en Asia, África y el resto del mundo casi continuos siguen siendo sobre recursos, no sobre justicia e igualdad. La desigualdad entre naciones y entre individuos continúa. Los recursos siguen aprovechándose inequitativamente, el petróleo es el ejemplo más descarado.

No queremos entender que un mejor reparto de recursos y riqueza disminuye la causa de los conflictos que las guerras evita  las muertes violenta. No sólo hay que imaginarlo, hay que crear las circunstancias que eviten la guerra. Hay técnicas de resolución de conflictos exitosas. La Desobediencia Civil pacífica es una forma de resistencia y cambio.

La batalla de Ayotzinapa e Iguala, de la Guerra Obscura en México, ha sido declarada una verdad histórica de muertos por el Procurador Murillo Karam. No le creemos. ¿Dónde están los Cuarenta y Tres desaparecidos. Sus padres y compañeros siguen buscándolos. Todos nosotros también.