La lucha de la gente y los piojos del futbol

Los días sábado y domingo, los militantes de Morena estuvimos en el Temoluco y en otras colonias de la GAM haciendo trabajo para “Que nos pregunten a todos”.

Jesús Sosa Castro* / A los Cuatro Vientos

Tenemos la tarea de reunir para la primera quincena de septiembre, dos millones de firmas para que los ciudadanos digan si están o no de acuerdo con las reformas entreguistas que Peña Nieto le quiere imponer a los mexicanos.

Entramos en contacto con la gente en varias colonias. Casa por casa, en mercados y espacios públicos estuvimos varias decenas de compañeros hablando con los ciudadanos y recogiendo sus firmas para la consulta

Lo que volvimos a ver es la alarmante ignorancia y la falta de información que hay en los ciudadanos sobre estos graves asuntos. Las personas muestran en su rostro la huella de un pesimismo y de una irritación que se expresan en una actitud paralizante. La gente anda enojada, con cara macilenta, sin alegría de ningún tipo. En la mayoría de los jóvenes no hay felicidad ni sueños en sus ojos. Se saben marginados y olvidados por el sistema, viven sin trabajo, sin escuela y sin futuro. Las señoras y señores que se acompañan al mercado arrastran sus pesares y sus carritos semivacíos

Con equipo de sonido, con volantes y de manera personal quisimos enfrentar esta incertidumbre colectiva. Al fin y al cabo, también somos víctimas de las mismas vilezas con que se conduce el gobierno de la oligarquía. Pocos nos oían y reaccionaban ante nuestros llamados. Los más, huían arropados por su ignorancia y por la repelencia con que ven a los políticos sistémicos. El miedo a la educación y a la cultura, se ha adueñado inequívocamente de la inmensa mayoría de la gente. Pareciera que entre el saber y la defensa de sus derechos e intereses, se ha abierto un abismo que estrecha sus ansias de libertad y de justicia

Me habría gustado mucho encontrar a gente preocupada por lo que le pasa al país. Siempre es importante saber que a las personas les interesa explicarse los motivos de su pobreza, del abandono en que viven y de su irritación. ¡Pero no! Como que han renunciado a ese carácter luchador, entrón, del que antes presumían los mexicanos. Hoy el peso de las políticas y de la cultura que aprehenden de la televisión y de la mayoría de los medios, es tan profundo que ha hecho de la gente un ato de conformistas que permite que sus verdugos hagan con su país, su economía y su educación, instrumentos manipuladores al servicio del poder

POBRES Y FUTBOL

Naturalmente que esta conducta displicente y errática de nuestra gente, es explicable. El circo que ha montado el sistema y los grandes monopolios de la información, es avasallante. Millones de mexicanos están pendientes del futbol y de la suerte de los “piojos” de Miguel Herrera, mientras Peña Nieto, sus diputados y sus senadores se están robando materialmente el país. Está persiguiendo y encarcelando a líderes de pueblos en la sierra poblana, vejando y encarcelando a autodefensas.

En el colmo de la venganza, PN se llevó a una cárcel de Sonora al Dr. José Manuel Mireles por luchar contra la Tuta y sus asesinos. ¿Su delito? Defender sus tierras, sus familias y querer acabar con los criminales que asuelan vastos territorios del país. El crimen organizado de dentro y de fuera del gobierno, no quiere ser exhibido como parte de ese flagelo que está en las entrañas de la nación

Lo que hace el poder federal lo está haciendo de manera calculada, porque así conviene a los intereses de la oligarquía. La gente no hace nada porque no vislumbra hacia dónde están las salidas. Pero en el Congreso, están “trabajándose” leyes que muestran el entreguismo y la traición que la mayoría de estos sujetos están haciendo con nuestros recursos y con el país. Las leyes secundarias de telecomunicaciones y las que supuestamente regularán el comportamiento de las empresas privadas sobre el petróleo, son una verdadera y lamentable caricatura que ya está hundiendo la economía nacional

Nunca como ahora habíamos tenido un gobierno tan inepto y tan ajeno a los intereses del pueblo y de la nación. No hay una sola ley que mire y se ocupe de las necesidades y derechos de la gente. Su maquinaria informativa y propagandística, va dirigida a confundir y a manipular a la opinión pública para introducirle distractores que pasen por alto la entrega de nuestros recursos y nuestra soberanía. Da pena ajena ver cómo los jóvenes caminan por las calles en busca de cantinas en donde puedan disfrutar del futbol. No se dan cuenta que este negocio es de las mafias de Televisa y TV Azteca y el eventual triunfo o derrota de los equipos de los mafiosos, no es el triunfo o la derrota de los mexicanos

Ese nos es un negocio del pueblo ni nada tiene que ver con sus necesidades económicas y sociales. Los miles de millones de pesos van a los bolsillos de las televisoras y negociantes del deporte y solo dejan a la ingenuidad de la gente el patrioterismo vulgar para que sigan robándonos recursos y derechos. El futbol, como otras cosas igualmente frívolas y mendaces son instrumentos que sirven como distractores para que en aras de supuestos valores deportivos o de entretenimiento, se pase por alto la lucha y la unidad de acción que se requieren para defender los energéticos y nuestras demás riquezas naturales.

Todo lo que se diga en contrario, son cuentos chinos para ingenuos.

JESUS CASTRO SOSA* Jesús Sosa Castro. Destacado militante de la izquierda mexicana. Articulista de SDP noticias y colaborador de A los Cuatro Vientos.