Los proyectos de muerte, una enfermedad global

La sociedad mexicana vuelve a cargarse de presagios. Por los medios de comunicación independientes, camina profusamente la versión de que Enrique Peña Nieto se encuentra enfermo.

Jesús Sosa Castro* / A los Cuatro Vientos

Las fotografías que circulan muestran un hombre acabado a pesar de que el 20 de julio apenas cumpliría 47 años de edad. Lo más grave, sin embargo, está en la crisis que padece el país. Es una enfermedad terminal.

Aquellos que en nombre del pueblo se encaramaron en el poder, resultaron una basura y están hundiendo a México. La llamada clase política ya no da para más. Está vieja, artrítica y ha perdido la memoria. Durante un buen tiempo presumía de ser la heredera de la Revolución, de sus logros, del pensamiento progresista. ¡Ya todo eso chifló! No hay nada que les dé crédito político, han vendido todo y arrastran a México hacia un desfiladero profundo

Millones de ciudadanos sostenemos que ya es tiempo de construir un nuevo tipo de conducción social. Y es que, los años que hoy vivimos, son años de inmovilismo y conservación de regímenes y sistemas obsoletos que han envuelto al pueblo en desventuras económicas, sociales y culturales sin fin. En la historia, los mexicanos de la Independencia y de la Revolución, ya hablaban de la necesidad de “derrocar al mal gobierno” Y desde entonces, los sembradores de esas crisis sociales levantaban campañas contra “los revoltosos” que por sus planteamientos y acciones, llevaron a la excomunión a Miguel Hidalgo y lo condenaron a vivir eternamente en el infierno

Por eso cuando ahora grandes sectores empiezan a exigir la renuncia de Enrique Peña Nieto no solo por sus males, sino por su manifiesta incapacidad para gobernar este país, la demanda de “que se vaya” recupera la vieja frase que a lo largo de la edificación de nuestra vida nacional viene recogiendo uno de los sentimientos y determinaciones más profundas y auténticas de la soberanía popular. En ella el pueblo ha hecho público su hastío y su aversión hacia los gobernantes incapaces y ladrones, dedicados a enriquecer a una minoría y a esquilmar al resto de los ciudadanos de México. Sus políticas rapaces y su antipatriotismo, los encontramos por todas partes. La iniciativa de Ley de Agua y Sustentabilidad Hídrica de la Ciudad de México, la criminalización de la protesta social y la modificación del Hoy no Circula, son una muestra más de lo que están haciendo los políticos priistas, panistas y perredistas

Enrique Peña Nieto, cabeza del grupo de la peor plantilla de políticos mercenarios, están sembrando minas por todo el país que están a punto de estallar. ¡Han entregado todo! Desde la soberanía nacional hasta los energéticos pasando por teléfonos, ferrocarriles, carreteras, puertos, playas, costas, aeropuertos. Han cambiado las minas de oro, plata, cobre y el agua por espejitos. Los gobiernos estatales, los congresos locales y el congreso federal son la parte más abyecta que padece la República. En aras de quedar bien con su jefe, no les importa acabar con el Pacto Federal y con la soberanía de los Estados. Peña Nieto impone reformas, quita y pone funcionarios de todo nivel y pasea su autoritarismo con el beneplácito de la inmensa mayoría de los políticos y poderes traidores al pueblo y a la nación

PEÑA Y SALINAS BEBES

¿Interesa al gobierno la pobreza, el desempleo, la desnutrición, la pérdida de derechos, la seguridad social? ¿Se ocupa el gobierno del futuro de la niñez, de los jóvenes, de los ancianos y del país? ¡Nada le preocupa! Al contrario, está abriéndoles las puertas a los nuevos conquistadores de ultramar y a los antipatriotas mexicanos, para instalar sus negocios a costa del despojo de sus auténticos dueños. En la última década, México ha perdido alrededor del 50% de sus ecosistemas naturales, documenta la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, CONABIO. En su informe, Capital natural de México, reporta que las selvas húmedas y secas, los pastizales, los bosques nublados, los manglares y en menor grado los matorrales y los bosques templados, son los ecosistemas más afectados por esas políticas

No les importa que esas empresas contaminen los ríos, lagos, lagunas, presas y el medio ambiente. A su paso están alterando los equilibrios ecológicos, despojando a los pueblo de sus propiedades y de sus riquezas naturales. Mediante monitoreo y técnicas de percepción remota, la CONABIO “calificó a 367 sitios como de atención prioritaria. En este estudio están 81 islas, 36 selvas secas en la costa del Océano Pacífico, 25 con ecosistemas de dunas costeras, 50 en playas de arena y rocosas, y 81 sitios de manglar con relevancia biológica y necesidades de rehabilitación ecológica”. En el estudio se asienta que en los últimos 10 años, alrededor del 50 por ciento de los ecosistemas han sufrido transformaciones que los han degradado. Esto ha generado 220 conflictos sociales activos, ocasionados por las políticas económicas de libre comercio y desregulación ambiental aplicadas por el Estado mexicano y por la voracidad de las empresas nacionales y extranjeras. Es la degradación más absurda de las políticas de EPN contra la biodiversidad

Ante la resistencia y la lucha de personas y pueblos, el gobierno responde con la apertura de más y más proyectos de muerte, entregados a las transnacionales. En los últimos días el gobierno de Puebla ha librado orden de aprehensión en contra de 10 labriegos más de las comunidades de Atzizihuacan y Juan C Bonilla, bajo los cargos de privación ilegal de la libertad y pandillerismo. En Iztacamaxtitlán reprime a ciudadanos porque no quieren que la empresa canadiense Almadén Minerals, se lleve 3.6 Ton de oro y 221 Ton de plata al año. Esas acciones jurídicas no obedecen a que estos pobladores sean delincuentes, sino que es una respuesta represiva del gobierno de Moreno Valle a quienes se oponen a la construcción del gasoducto Morelos y al robo de sus riquezas. La persecución política contra todo aquel ciudadano que ejerciendo sus derechos constitucionales, se atreve a criticar a algún proyecto de obra o de servicios públicos, lo está metiendo a la cárcel o de plano lo asesina

Por más que los gobiernos de Veracruz, Puebla, Morelos y el federal, traten de sustentar que los procesos legales que han abierto contra sus críticos están justificados, ha quedado demostrado que existe una voluntad creciente de reprimir a todos los grupos sociales que son considerados como “enemigos” por estas administraciones. Los proyectos gubernamentales para despojar a los pueblos de sus riquezas naturales, están ligados a proyectos de muerte y no les va a resultar fácil imponérselos a los pueblos. Estos tienen derecho a que se les consulte, se les respeten sus propiedades y su derecho a una vida digna y de bienestar. Contra esos proyectos de muerte, millones de mexicanos vamos a resistir. ¡Que no les quepa duda!

JESUS CASTRO SOSA* Jesús Sosa Castro. Destacado militante de la izquierda mexicana. Articulista de SDP noticias y colaborador de A los Cuatro Vientos.