¡Claro que sí! Yo también Soy Médico #17

Hace un par de semanas, se generó una vez más una embestida en contra del gremio médico. Fue en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, donde un abogado ha iniciado un proceso por supuesta negligencia en contra de 16 médicos del IMSS por el fallecimiento del hijo de este licenciado. A los doctores se les ha girado orden de aprehensión y al parecer se les juzgará por homicidio culposo.

Álvaro de Lachica B*. / A los Cuatro Vientos

Una vez más la reacción visceral de la sociedad es inclinarse contra los médicos y del mismo modo los médicos hemos reaccionado visceralmente en contra de aquellos que nos agravian, en la mayoría de las ocasiones, sin razón. Así surgió YoSoyMédico#17, movimiento de galenos quienes luchan por que el caso se esclarezca y se deslinden las responsabilidades como es debido.

A lo largo del país han brotado diversas expresiones colectivas que se difunden en las redes sociales, en las cuales los profesionistas médicos han iniciado movilizaciones públicas, como el denominado “YO SOY MÉDICO #17”, con el lema “Somos , no somos dioses, no somos criminales”; como fórmula que busca generar la reflexión en la sociedad sobre la situación que vive el sector salud en el país, que cuestiona sobre diversos factores que recaen sobre los profesionales de la medicina, en la relación a los casos médico-legales en que encuentran inmersos 16 doctores, lo cual ha caído en actos de acoso a los que practicamos esta nobilísima profesión.

En este contexto, el movimiento iniciado en Guadalajara, este pasado domingo 22, se realizaron marchas de protesta por los médicos, en más de 50 ciudades del país, que sin importar en que Institución laboran, hicieron patente el objetivo de la misma y que, en mi opinión, más bien evidencia las deficiencias en los servicios de salud que se ponen a cargo del sector profesional médico, el cual sin dejar de reconocer que existen, casos de praxis deficiente, se hace notar que existen factores determinantes que han provocado el deterioro en la asistencia pública de salud, como obligación del estado, de garantizar el acceso a este beneficio a todos los mexicanos, como un derecho humano.

Lo que primero se debería de reformar es el sistema de organización de las diferentes instituciones de salud (IMSS, ISSSTE, SSA, ISSSTECALI), que ha llevado en el colmo de los casos a esquemas de dirección y administración deficientes en dónde la prioridad es el abatimiento de costos. Y que en este afán se ve a las inversiones en infraestructura, equipamiento y formación continua de recursos humanos como gastos.

Las instituciones consideran a los profesionales de la salud, médicos y enfermeras que contratan, como un rubro presupuestal en donde hay que disminuir costos a costa de lo que sea.

MEDICOS PROTESTA SOY17

Tanto las instituciones de seguridad social que atienden a trabajadores afiliados y sus familias, como las dirigidas a población abierta, ven cotidianamente saturada la demanda de sus servicios. A esto se suma la constante restricción y condicionamiento de inversiones en las instituciones, que ha terminado por saturar sus unidades hospitalarias y de atención, imponiendo al personal médico y de enfermería la atención de un alto número de pacientes (como resultado de la sobredemanda), lo que deriva en condiciones adversas de atención que generan resultados indeseados.

También es cierto, que en muchas ocasiones detrás del trabajo médico hay despachos de abogados con poca ética y ávidos de dinero, que tratan de manipular a pacientes y sus familias que enfrentan una fase de duelo e insatisfacción y que en ocasiones buscan descargarla en personas que no tienen culpa alguna.

Los médicos y enfermeras siempre estamos en esa primera línea de fuego, como responsables del tratamiento de nuestros pacientes y en muchas ocasionesdar malas noticias; en cambio, los abogados, atrás de su tarjetita de presentación, su traje, su portafolio y desde la comodidad de su despacho, solo esperan “el caso” para poder dar las palabras elegidas de asesoría y demanda, sobre todo cuando estos despachos están enterados que muchos médicos pagamos desde hace años seguros para ejercer nuestra profesión.

Es interesante que solo los profesionales de la salud tengamos nuestra propia comisión estatal y federal de arbitraje médico (CONAMED) con el resto de las demás profesiones, y que tengamos que pagar de manera prioritaria un seguro de gastos por “mala práctica”.

Creo que esta inquietud que pareciera conjuntar al sector de profesionales de la salud de todo el país debe ser apoyada por toda la sociedad, pues de la calidad de los insumos e infraestructura, suficiencia de personal y de instalaciones dignas, depende la salud de la población, a fin de que el Estado Mexicano confirme que cumple de manera cabal con esa obligación constitucional y no desacreditar aún más la noble labor de tratar a los pacientes como seres humanos.

ALVARO DE LACHICA* Álvaro de Lachica y Bonilla. Médico cirujano. Miembro de Amnistía Internacional, de Greenpeace, de Alianza Cívica y de Médicos Sin Fronteras.Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste, A.C. Contacto: andale941@gmail.com