Pros y contras de ser papá soltero

– No abundan pero ahora existen más que nunca.

– Uno de los motivos, el desarrollo profesional de las mujeres: ellas ahora también abandonan.

– Los padres «solteros» pasarán por varias facetas emocionales: una vez superadas se convierten en excelentes «jefes de familia».

– A nivel social son percibidos como personas ejemplares en su comunidad.

 Centro de Especialización Estudios Psicológicos en la Infancia

No es que abunden los papás que se encargan de la crianza de sus hijos pero ahora hay más que nunca.

Las causas, son diversas: tras el divorcio, ganan la custodia de los hijos. Viudez. En el momento en que la mujer abandona el hogar. O cuando ellas tienen una intensa carga laboral y el hombre lleva la responsabilidad de la crianza de los hijos.

«Si hay duelo (divorcio, viudez o abandono), los varones pasan por varias facetas emocionales: el duelo por perder a su pareja y el peso que tiene socialmente para un hombre ser, por ejemplo, traicionado. Terror para asumir una responsabilidad que no había previsto. Deseo de vengarse de su ex mujer: mucho resentimiento. Finalmente la aceptación de su nuevo rol y sentirse pleno de ser un padre ‘soltero’ para sus hijos»-

Asó lo explicó la doctora Claudia Sotelo Arias, directora de Centro de Especialización Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI).

La proporción de padres solteros que acuden al organismo aún es mínima aunque las especialistas de CEEPI estiman que hay un aumento significativo debido al desarrollo profesional de las mujeres.

«La mujer comienza a trabajar a la par de los hombres y disfruta o padece de las mismas eventualidades y tentaciones que ellos. Esto va desde descuidar la familia por motivos labores o bien abandonar por cuestiones amorosas.

“Eso sí, hay una contradicción porque las mamás solteras se han convertido en un elemento de la cotidianidad. En cambio un papá soltero se convierte en una especie de súper héroe para su comunidad. Son un ejemplo e incluso se perciben como un buen partido para las mujeres que no tienen pareja: es la imagen de un excelente proveedor».

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas porque a los padres les es difícil asumir su nuevo rol.

«Son más rencorosos pero olvidan más rápido. El conflicto vuelve a ser social porque nuestra sociedad no espera que un hombre lo dejen solo con la crianza de los hijos; se sabe burlado y es herido en su ego que puede ser machista”.

PAPA AMAMANTANDO

Agregó que una vez que se quitan estas ataduras los hombre logran rehacer su vida mucho más rápido que una madre soltera.

“Algunos buscarán a la mamá substituta de sus hijos y no siempre en una nueva pareja: los abuelos, la hermana, la tía, incluso los ex suegros. Una vez que trascienden la faceta del duelo se convierten en unos buenos jefes de familia y, al igual que las madres solteras, funcionan adecuadamente a nivel familiar y social», sostuvo Sotelo Arias.

Es así que las especialistas de CEEPI describe los pros y los contras de ser un papá soltero tanto para ellos, como para sus hijos:

Pros:

Son prácticos en la resolución de conflictos familiares. Otorgan a su familia un grado alto de disciplina. Transmiten competitividad. Enseñan labores de arreglos domésticos. Enseñan independencia. Llevan a socializar. Enseñan a intentarlo de nuevo, a no darse por vencido.

Contras:

Pueden ser rudos y bruscos. De ser tan prácticos le restan importancia a las emociones de sus hijos. Los hombres no son de detalles, ven las generalidades por lo que les es difícil desmenuzar los detalles de una relación padre e hijos. El cuidado artesanal y estético es más femenino. Al hombre le cuesta trabajo incorporarlo y más trasladarlo a la parte de los hijos, principalmente cuando son niñas.

Para concluir la psicóloga afirmó que es fundamental trabajar con los niños que están viviendo una situación como la descrita.

«Ellos son los que más lo padecen. Vivir sin una madre (o con descuido por parte de ella) deja huella para el resto de su vida, por lo que es saludable acudir algún tipo de terapia para saber manejar la crisis en los niños y en sí, en la familia”.