Kiko, Intento fallido

En libertad de expresión y transparencia, incumplió

Antonio Heras / Lindero Norte

No pudo.

A ocho meses de su gestión, iniciada en noviembre de 2013, el gobernador de Baja California, Francisco Vega de Lamadrid simplemente no pudo cubrir sus compromisos de gobierno.

Se comprometió a hacer un gobierno transparente, de rendición de cuentas y de respeto a la libertad de expresión.

Alguien le dijo a Vega de Lamadrid que la mejor manera de ejercer el poder durante su administración era controlar a los medios de comunicación y se lo creyó.

El caso que incumplió, primero con el respeto a este derecho fundamental de los gobiernos democráticos hacia la sociedad civil, a través de los periodistas críticos.

El gobierno bajacaliforniano se propuso mantener un control con medios de comunicación a partir de la publicidad bajo el argumento de “como veo, doy”, una especie de “no pago para que me peguen” que estableciera José López Portillo.

De acuerdo a su estrategia de comunicación social, otro argumento señala de manera torpe que en ningún lugar de la Constitución se obliga a contratar a medios críticos o que no están a modo de los planes y programas del gobierno kikista. Ups, la estulticia a todo lo que da, toda vez que se desoye en el mejor de los casos de los referentes judiciales sobre la publicidad oficial y medios de comunicación.

En lo personal, estoy cierto que se trata de estrategas con una lamentable condición de analfabetas funcionales, aunque hayan egresado de universidades como la Iberoamericana del Noroeste o la Autónoma de Baja California.

Señalara el periodista Jaime Flores en Cicuta que estos estrategas pensaron también que en esas aulas les impartirían la materia gris.

FCO VEGA AUTOSUFICIENTE
Alguien le dijo a Vega de Lamadrid que la mejor manera de ejercer el poder durante su administración era controlar a los medios de comunicación y se lo creyó (Fotos: internet).

Vega también incumplió en transparencia porque los gastos de publicidad para el primer trimestre de 2014 los sustrajo de entidades paraestatales cuyo fin era diferente al utilizado, por ejemplo para fondear la campaña de “borrón y cuenta nueva”.

Eran recursos etiquetados para cuestiones de arte y cultura, vivienda, entre otros, y que saldrán a relucir en la revisión de cuenta pública.

Otra deficiencia que se trasluce en la administración del gobernador es la solicitud de atraer y concentrar recursos federales de seguridad pública, salud, seguro popular y educación que también están etiquetados para usarlos en campañas del gobierno central.

El argumento es que se trata de compras consolidadas, pero su repercusión se verá en el cumplimiento de metas de programas, toda vez que están sujetos por ley al cumplimiento del marco lógico; en otras palabras, metas con resultados.

En caso de existir consecuencias jurídicas, el problema administrativo y/o penal no es para los estrategas de Kiko Vega sino para los titulares de estas entidades públicas por el uso indebido de recursos.

Al tiempo.

Hay quien asegura que es Antonio Valladolid, desde la Secretaría de Planeación y Finanzas, quien ejerce todo el poder en comunicación social y la relación con medios de comunicación en su afán de ser candidato a la alcaldía de Tijuana en 2016.

¿Lejos? ¿Futurismo? Está a la vuelta de la esquina, le dijeron estos estrategas –que son los mismos de Kiko Vega- que impulsan su candidatura, así como la de Alfonso Álvarez Juan en Tecate e Ignacio García en Playas de Rosarito.

ANTONIO HERAS* Corresponsal en Baja California de la Revista Proceso y del periódico La Jornada. Editor del portal digital Lindero Norte, de Mexicali, Baja California. Estudio sociología e inició su carrera como periodista en 1981. Ha colaborado con diversos medios de comunicación de Baja California y el resto de la República Mexicana. Contacto: www.linderonorte.wordpress.com