Cabo Pulmo, a salvo. La SEMARNAT rechazó el proyecto porque amenaza el equilibrio ecológico del Parque Nacional

Cabo Dorado sí amenaza el equilibrio ecológico del Parque Nacional Cabo Pulmo y conlleva riesgos ambientales para la región de Cabo del Este, en Baja California Sur, por lo que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) negó la autorización de construcción y operación a este desarrollo, como lo alertó la sociedad civil.

Greenpeace México

El pasado 29 de mayo la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) dio a conocer su rechazo a la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del proyecto, por lo tanto la carta enviada el 30 de mayo por La Rivera Desarrollos BCS S. de R. L. de C.V. y los inversionistas a las autoridades donde anuncian su retiro del proceso de evaluación, fue solo una estrategia.

El 2 de Junio se hizo pública la resolución «negativa» de Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del Proyecto Cabo Dorado, emitida el pasado 29 de mayo por carecer de sustento técnico, no cumplir criterios ecológicos y presentar severas deficiencias.

Tras evaluar la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del proyecto presentado por La Rivera Desarrollos BCS, el resolutivo emitido por la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental de Semarnat fue negativo por no ajustarse a la ley en la materia, como no haber calculado bien el agua que requerirá al proyecto, contravenir el Programa de Ordenamiento Ecológico de Los Cabos al no considerar el abasto de agua para las poblaciones que generará, no considerar la interacción con el Parque Nacional Cabo Pulmo, no considerar el Ordenamiento Ecológico del Golfo de California, entre otras.

CABO PULMO 1

La organización Greenpeace informó en un comunicado que además, en el resolutivo “se advierten diversas incongruencias en la información presentada, que la llevan a considerar que la integridad funcional y la capacidad de carga del sistema regional se vería comprometida por la operación del proyecto”.

Agrega que “la promovente no presentó los elementos técnicos suficientes que demuestren que los ecosistemas no se alterarán de manera significativa con la construcción y durante todo el tiempo de operación del proyecto y presentar una deficiente identificación, descripción y evaluación de los impactos ambientales acumulativos y residuales» del Sistema Ambiental Regional (SAR).

Explicó que el documento oficial de Semarnat desmiente claramente la comunicación emitida el pasado 30 de mayo, cuando en desplegados nacionales y en Baja California Sur, Cabo Dorado aseguraba que eran ellos quienes decían retirar la Manifestación de Impacto Ambiental e interrumpir el proceso de evaluación ambiental.

“La Semarnat actuó de conformidad a la ley al negar la autorización para el proyecto Cabo Dorado, ya que no es posible que en México se permitan desarrollos industriales, turísticos o urbanos que representen un riesgo para el medio ambiente. Existen alternativas de desarrollo sustentable con viabilidad económica que se pueden realizar sin menoscabo del medio ambiente y los recursos naturales de la región”, señaló Aleira Lara, vocera de Greenpeace México.