Registra CICESE vientos de hasta 95 km/h en Ensenada

La «condición Santa Ana’»que se ha registrado esta semana ha provocado vientos que alcanzaron velocidades de 95 kilómetros por hora en la zona urbana de Ensenada y de 130 kilómetros por hora en la zona rural y las sierras.

Centro de Investigación Científica y Educación Superior de Ensenada / Wikipedia

14 de mayo de 2014.- Santiago Higareda Cervera, técnico colaborador en el Laboratorio de Pronóstico Meteorológico del CICESE, manifestó que la frecuencia con la que se ha presentado este fenómeno desde hace casi una década es de 50 días al año –aproximadamente- durante el periodo de otoño e invierno.

La forma en que la población lo identifica fácilmente es cuando los vientos cambian de dirección (del oeste al noreste) y la humedad disminuye abruptamente.

La humedad relativa normal en la zona costa, en el transcurso de la noche, es en promedio de 96% y durante el día 65%.

Cuando la “condición Santa Ana” inicia, la humedad baja drásticamente en la noche hasta niveles de 20-30% y en el día queda hasta en un 5%, explicó el académico.

Esta condición se puede presentar con vientos intensos, pero para que esto suceda es necesario que la ubicación del centro del sistema de alta presión se encuentre cerca o próximo a nuestra región y las isobaras -líneas que en los mapas meteorológicos unen puntos que presentan la misma presión atmosférica reducida al nivel del mar- estén muy juntas entre sí.

Con la estación meteorológica automática del CICESE, se registraron hasta el año 2007 vientos de 110 kilómetros por hora, y en estas dos últimas condiciones que se presentaron (abril y mayo del 2014) los vientos máximos que se registraron fueron de 95 kilómetros por hora.

Hay que aclarar que la intensidad de los vientos máximos no fue la misma en toda la entidad federativa, en virtud que hubo lugares donde se registraron vientos máximos del orden de 130 kilómetros por hora. Esta magnitud ya es considerada vientos huracanados, señaló Higareda.

¿Qué son los Vientos Santa Ana?

VIENTOS SANTA ANA
Polvo transportado al mar durante la «condición Santa Ana» del 9 al 11 de febrero del 2002. La imagen es cortesía del proyecto SeaWiFS de la NASA y publicada por el Dr. Modesto Ortiz Figueroa en 2009, en la revista Geos

Los denominados ‘vientos de Santa Ana’ son originados por un sistema de alta presión semipermanente muy extenso que, al fortalecerse, empieza a meterse al continente y genera vientos provenientes del noreste o este, que son calientes y secos, pues vienen del desierto de California.

Estos vientos frenan la brisa marina del océano Pacífico y provocan temperaturas elevadas y secas.

En correlación con estas disminuciones de humedad se observan aumentos tanto en la presión atmosférica como en la temperatura ambiente y en la rapidez del viento, y éste transporta grandes cantidades de polvo hacia el océano, y en ocasiones la intensidad es suficiente para generar filamentos de surgencia o afloramiento de aguas profundas ricas en nutrientes hacia la superficie del océano.

La conjunción de estas surgencias peculiares de otoño e invierno, con la fertilización de las aguas superficiales con grandes cantidades de polvo, son también una característica de la «Condición Santa Ana”, señala a su vez un artículo publicado por el Doctor en Ciencias Modesto Ortiz Figueroa, investigador del Departamento de Oceanografía Física de CICESE.

 ¿Y el origen de su nombre?

Cañón y Río Santa Ana, en los condados de Orange y San Bernardino, California,  pueden ser el origen del nombre de los Vientos Santa Ana (Foto: internet)
Cañón y Río Santa Ana, en los condados de Orange y San Bernardino, California, pueden ser el origen del nombre de los Vientos Santa Ana (Foto: internet)

Quizás los vientos de Santa Ana deben su nombre a las montañas de Santa Ana en el condado de Orange, el río Santa Ana o el cañón de Santa Ana, a lo largo del cual los vientos son particularmente fuertes.

Existen también reclamos de que la forma original es Vientos de Santana, del español vientos de Sanatanas («vientos de Satán»), y que es a su vez una traducción de un nombre nativo en alguna lengua no especificada.

De acuerdo con el Almanaque de Los Ángeles, «la ortografía original del nombre de estos vientos no es clara, sin mencionar también su origen».

El nombre «vientos de Santana» se dice que puede ser encontrado en la California española, donde eran llamados «vientos del diablo», debido a su temperatura alta.

El libro de referencia Los Angeles A to Z, de Leonard y Dale Pitt, afirma que el cañón de Santa Ana en el condado de Orange, es la razón del nombre de estos vientos. Esto puede estar basado en la creencia anterior de que el río de Santa Ana que corre por el cañón era la fuente de los vientos.

Otra teoría del origen del nombre de «vientos de Santa Ana» es que en 1901 un corresponsal de la Associated Press estacionado en Santa Ana cometió el error de escribir «vientos de Santa Ana» en lugar de «vientos de Santana» en un envío.

Finalmente, otras leyendas acerca del origen de su nombre indican que cuando el general y presidente mexicano Antonio López de Santa Anna intervino en la separatista Texas, su ejército levantaba mucho polvo cuando se acercaba a los campos de batalla y el viento cálido del desierto lo llevaba a los campamentos de sus enemigos, que así conocían su inminente llegada.