Cae 15% la producción de trigo en México. Preven aumento en el precio de harinas

Precios de todas las harina de trigo subirán hasta un 30% a partir de julio.

La disminución es equivalente a medio millón de toneladas del grano básico.

Revista Agro 2000

La Alianza Campesina del Noroeste (Alcano) alertó sobre la caída de 15 por ciento en la producción de trigo para el inicio del segundo semestre del año, lo que equivale a medio millón de toneladas de grano.

El secretario de organización de la Alcano, Raúl Pérez Bedolla, agregó que la disminución de 500 mil toneladas en la producción de trigo tendrá un impacto en el precio de harina, sopas y pan, encareciendo el precio de estos insumos, con lo cual para julio y agosto el mercado registraría un aumento en el precio de entre 20 y 30 por ciento.

Luego de recordar que las perspectivas para la producción de maíz y trigo siempre estarán vinculadas a efectos climáticos —como los ocurridos en zonas productoras de trigo en Sonora entre diciembre de 2013 y enero de 2014, donde prácticamente no registraron invierno— agregó que los aspectos políticos también tienen un impacto, como la crisis en Ucrania o la sequía en Sudáfrica, situaciones que golpean la producción maicera y triguera, generando presión en los mercados.

Ya que la producción por hectárea es, en promedio, de entre cuatro y 4.5 toneladas por hectárea, en lugar de ser superiores a seis toneladas, la Alcano estimó que el alza en los precios tendrá un primer impacto en julio, aunque los costos más altos se presentarán en agosto, principalmente en productos como harinas, sopas y pan.

En este contexto, Pérez Bedolla hizo un llamado al secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, de minimizar los efectos de la disminución en la producción de trigo poniendo una franja de flotación de los precios.

Señaló que al tener un control de precios hacia los campesinos productores pero no para los comercializadores, el daño mayor será para los consumidores ante el riesgo de la especulación, ya que —agregó— el modelo actual protege al comercializador, no al productor ni al consumidor final.