Profanos y Extraños: Lecciones de Cronopios y Famas

Quien escribe para vivir no sólo cuenta con la inspiración, también tiene un método y unas condiciones que le permiten juzgar la calidad de su obra y la de otros. Como consecuencia, tenemos escritos que tratan de como, por qué y cómo se escribe. Conozco cuatro de estos libros que han ayudado a mi cultura literaria.

Horacio de la Cueva Salcido

Fernando Vallejo, colombiano nacionalizado mexicano, famoso por La Virgen de los Sicarios, trata en Logoi: una gramática del lenguaje literario de las sutilezas del lenguaje escrito. Es un libro para escritores y quienes que quieran dedicarse a escribir bien.

Vladimir Nabokov, brillante escritor en Ruso e Inglés, excelente lepidopterólogo y jugador de ajedrez, famoso por Lolita, obra de la que más se ha hablado de lo que se ha leído, analizó una de las obras fundamentales de la literatura universal, Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes Saavedra. Sus clases en la universidad de Harvard en 1952 se basan en la lectura en Inglés de la obra. Nabokov no entiende por qué en el Quijote la crueldad, ficticia, se da con tanta facilidad; desaprueba de este comportamiento cruel. No se acuerda o no reconoce de que están hechas las comedias, violencia que por absurda no es violenta. La otra lección es que Nabokov se toma demasiado en serio como para disfrutar una gran obra más cercana a la Comedia Española del Siglo de Oro o la Comedia dell’Arte italiana que de las novelas del Renacimiento Maduro. Tampoco parece creer que hubo pérdidas de las sutilezas del Quijote durante la traducción.

Mario Vargas Llosa, peruano, mejor conocido por Los cachorros escribió García Márquez: historia de un deicidio, un análisis, largo, profundo e interesante sobre la ficción de Gabriel García Márquez. Aunque Historia de un Deicidio se centra en Cien Años de Soledad, relacionándola con las historias que la anteceden y explorando sus conexiones entre todas estas dibujar el mundo de Macondo.

La creación de García Márquez lo convierte en un deicida, mata un dios para crear su propio mundo. Historia de un deicidio es una ventana diáfana a la literatura del boom latinoamericano.

JULIO CORTAZARJulio Cortázar (en la foto a la izquierda), para mi el primer latinoamericano del boom, dio clases de literatura en Berkeley en 1980. Las clases fueron grabadas y convertidas al libro Clases de Literatura. Durante estas pláticas, con sus sesiones de preguntas y respuestas al final Cortázar habla de la creación en la literatura, basándose en su propia obra. Nos enteramos como escribía sus cuentos, como esferas, cerradas sobre si mismo.

La noche boca arriba, uno de mis cuentos preferidos, fue el resultado de un accidente y sus sueños. De los cuentos pasa a sus Historias de Cronopios y Famas, obras lúdicas escritas en un período breve. Habla, con gran detalle, de Rayuela, una forma nueva de hacer novela que cautivó a una audiencia mas joven que la esperaba, una audiencia que busca. Para Cortázar El Libro de Manuel es una intersección entre la literatura y la realidad latinoamericana de los 70’s una combinación latinoamericana de dictaduras, la escuela de economía de Chicago y la horripilante violación de los Derechos Humanos. El Libro de Manuel no traiciona la creatividad pero tampoco a los ciudadanos o la realidad. Cortázar acaba tocando un tema difícil en nuestra literatura, el erotismo. Vislumbra como cruzar esta barrera, sin duda resultado de varios siglos de la “Santa Inquisición” para que se pueda escribir (y leer) de y sobre erotismo sin ruborizarse.

Las Clases de Literatura de Julio Cortázar son una lectura obligada para entender mejor nuestra literatura.

HORACIO DE LA CUECA* Investigador titular del Departamento de Biología de la Conservación de la División de Biología Experimental y Aplicada del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE). Directivo del grupo civil ambientalista Terra Peninsular, de Baja California.cohevolution@gmail.com cuevas@cicese.mx