Científicos logran implantar narices y vaginas creadas en un laboratorio

Estos avances abren la puerta a la fabricación de otras partes más complejas, como cartílago articular, intestinos, esófago o hasta pulmones y riñones

Lavanguardia.com

Corazones artificiales, tráqueas, vejigas, vasos sanguíneos… La ciencia ha alcanzado el nivel de poder sustituir órganos vitales por otros creados laboratorios. Órganos creados a partir de células del propio paciente y con partes artificiales que permiten maximizar la aceptación por parte del receptor. Los avances de la ciencia no dejan de sorprender. Y si puede con un corazón, ¿Por qué no con una nariz o una vagina creada en un laboratorio?

Un equipo de cirujanos logró reconstruir fosas nasales y vaginas para ser posteriormente trasplantadas.

Los resultados experimentales fueron anunciados por el Dr. Anthony Atala de Wake Forest University School of Medicine en Winston-Salem, Carolina del Norte, junto con investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana de la Ciudad de México.

Los últimos experimentos fueron publicados en línea el viernes 11 de abril en la revista Lancet.

Ambos muestran que mediante el uso de técnicas de ingeniería de tejidos bastante simples, se puede conseguir el tejido real para recrear el órgano que debe ser implantado» dijo el Dr. Martin Birchall, del Instituto del oído en el University College de Londres, copartícipe del estudio.

Estos nuevos avances abren la puerta a la fabricación de otras partes del cuerpo más complicadas de reproducir, como cartílago articular, intestinos, esófago o hasta pulmones y riñones.

Vaginas y úteros

La revista The Lancet publica el avance según el cual un equipo de cirujanos implantó vaginas elaboradas a partir de tejidos biológicos a cuatro jóvenes mexicanas de entre 13 y 18 años, que padecían una anomalía congénita marcada por la ausencia total o parcial de vagina y útero.

Los científicos mexicanos y estadounidenses, dirigidos por el doctor Anthony Atala, tomaron muestras de tejidos a nivel de la vulva y logró producir células musculares y vaginales, que fueron colocadas durante siete días en un molde biodegradable con forma de vagina.

Ocho años después de los implantes, las vaginas funcionan normalmente y las cuatro mujeres dicen haber mantenido relaciones sexuales satisfactoriamente, señala el estudio.

Fosas nasales

En el otro estudio publicado, un equipo de científicos de Suiza construyó nuevas fosas nasales externas para cinco pacientes que tenían cáncer de piel en la nariz

Cuando los cirujanos retiran el tumor, también tomaron un poco de cartílago de la nariz. A partir de ahí, hicieron crecer las células durante cuatro semanas en el laboratorio para hacer una pequeña solapa, que luego se implantó en la nariz cubierta con piel de la frente.