La mujer de Lot y las estatuas de Sal

Dice la historia que la esposa de Lot y sus hijas, se convirtieron en estatuas de sal por no oír las indicaciones de que en Sodoma y Gomorra, no se podía ver hacia atrás. Parece que en Morena hay muchos que no conocen esta leyenda. Tal vez por eso no sólo ven, sino que caminan en sentido contrario a como marcha la humanidad. Las violaciones al Estatuto y a sus disposiciones internas, parecieran ser el pan de cada día de líderes y militantes. No quieren entender que Morena es una suma enorme de personas que trabajan colectivamente en un proyecto político. Deberíamos, por lo tanto, caminar en la misma dirección. Ver hacia adelante, sin regresiones ni paranoias. Aunque a decir verdad, la “suma de muchas voluntades no conduce, necesariamente, a la suma de mucha inteligencia” (*)[]

Jesús Sosa Castro/ A los Cuatro Vientos

La construcción de este partido no se podría explicar si no fuera porque ya era una necesidad histórica. Miles, millones de personas, han venido esculpiendo el rostro de este instrumento político que está por nacer. Sus estructuras, son la expresión de un esfuerzo comunal, aunque hay quienes no entienden esto y por eso le apuestan a la actividad individual. No comprenden que lo colectivo es un instrumento que educa, que despliega la iniciativa y genera la creatividad. Hay “políticos” que andan por ahí, que aseguran que este tipo de trabajo “entretiene”, hace perder el tiempo. Lo que importa, dicen, es hablar con cada una de las personas. No saben que del individualismo se nutre el sistema para aislar las luchas sociales, para matarlas en su impulso creador

Ojalá haya alguien que les explique a estos “líderes” que el trabajo colectivo desarrolla los ánimos, los afectos, el cariño y aprecio entre compañeros. Compensa lo perdido, lo abandonado o lo debilitado y vacilante. Las actitudes pusilánimes, las dudas y los desvaríos políticos e ideológicos, encuentran en este tipo de trabajo su principal correctivo, compensa el desaliento y da nuevos bríos a la actividad política y social. Los que tratamos de estar con la gente, los que tenemos algo qué decirle, los que aprendemos de ella, no rendimos culto al pasado, ni hacemos lo que la mujer de Lot. ¡No miramos hacia atrás para convertirnos en estatuas de sal! Al contrario. Somos como esas aves mitológicas de las que habla Eduardo Galeano: “Solo volteamos hacia atrás para no olvidarnos de nuestras raíces” Trabajamos para el futuro porque queremos abrirle espacio a nuestros sueños y a nuestras utopías. ¡Por eso somos críticos con lo que somos y con lo que hacemos!

estatua de sal (1)Según vemos, en Morena hay algunos que han bajado la guardia. Han disminuido el aporte a la causa que, dijeron, habían abrazado por convicción. Han abandonado su trabajo, sus compromisos y han aflojado las amarras políticas, organizativas, afectivas y sentimentales hacia el trabajo colectivo. Los ha vencido la cultura individual, la que no rinde cuentas a nadie. La que no genera ni organización ni una nueva actitud ante la vida. Se olvidaron de la importancia y el placer  de construir, al lado del  pueblo, una vida auténticamente humana, fraternal, alejada de la vileza y las intrigas. Dejaron de proyectar el colectivo como un modo de vida, como organización política, como un espacio de construcción presente para darle fuerza a un futuro que muchos estamos diseñando al través de nuestros actos y nuestras acciones

Entendemos que la vida colectiva  implica que todas nuestras actividades políticas, ideológicas, organizativas, de preparación personal para la lucha, deben estar puestas en el conjunto del Colectivo. No se puede militar en MORENA  sin envolverse de alguna manera en su vida cotidiana, sin trasmitir e incorporar acciones, propuestas, sugerencias, informes, recursos, nuevos militantes al conjunto del Partido Nuevo. No hay verdadera militancia si nuestras acciones no se vinculan al conglomerado, si no se informa al grupo, si no se  participa en la vida común. Hay integrantes que dicen hacer actividades locales, regionales, pero nunca hacen llegar sus resultados a la agrupación, no comparten sus experiencias con el resto, no nos hacen merecedores de sus enseñanzas, de sus ideas y sus sentimientos

La participación en colectivo que algunos proponemos es una práctica, es un modo de vida, es una cultura de militancia revolucionaria de nuevo tipo. No compartimos la actividad centralista y jerárquica que ha prevalecido en la izquierda tradicional. Nuestra visión es compleja porque compleja  es la vida política. No aceptamos una propuesta reducida a una estructura de mando, sin iniciativa y obediente a las élites de mando. El enemigo es múltiple y complejo y por lo tanto, no hay una sola solución sino varias soluciones a los problemas del país. Esto implica una postura programática unificada, lineamientos políticos claros y un funcionamiento eficiente que permita y realice su tarea transformadora. Por eso algunos estamos en contra de una militancia controlada, que sólo recibe órdenes. Estamos por una participación colectiva que impulse y determine las actividades del conjunto

estatita de sal Salvador Dali estatuas de sal_thumb[6]

Para que exista organización, construcción teórica, política y acción entre las masas, debe existir comunicación entre sus integrantes, una pluralidad constante basada en redes de comunicación y acciones complejas, sistemáticas. Si los militantes, desde sus formas particulares de actuar y de agruparse, no se comunican con el conjunto de sus compañeros, no están en la sincronía que requiere el Colectivo. No están cumpliendo con su función revolucionaria. Toni Negri ha dicho que la lucha y la organización en red, no dependen de una disciplina tipo militar o partidista de ordeno y mando. Se requiere una disciplina fundada en la pertenencia efectiva y afectiva a lo que nos es común. Se requiere una disciplina desplegada como necesidad de ejercer comunicación, de realizar con los demás compañeros una “cooperación auto organizada” una creatividad elemental, fundacional y constituyente de comunidad y de colectivismo. Este trabajo tiene gran  importancia, es lo que nos hace avanzar en todos los sentidos. El que quiera hacer trabajo individual para ganar adherentes a sus causas personales, que lo haga, pero no es lo mejor. Somos un partido con un amplio sentido de la pluralidad y el colectivismo y como tal hay que actuar. No se vale caminar hacia atrás ¡En el horizonte del pasado, sólo se encuentran las estatuas de sal!

(*) El fin de la locura de Jorge Volpi
jesus-sosa-castro3-150x150*Jesús Sosa Castro. Destacado militante de la izquierda mexicana. Articulista de SDP noticias y colaborador de A los Cuatro Vientos.