Dos muertes sospechosas en la Sedena…¿Tienen relación con las investigaciones sobre Susumo Azano?

De la primera muerte no hay información. Si acaso un tuit de @Bucarero –a las 8:44 del viernes 31 de enero– que textualmente dice: “El hijo del ex titular de la #Sedena, Guillermo Galván Galván, murió tras ser atropellado por una motocicleta en el DF. #BuenaPunteria”.

Francisco Rodríguez / Índice político

He confirmado la información con mis fuentes cercanas a Lomas de Sotelo. Lamentablemente es cierta.

De la segunda muerte, en cambio, hay mucha información, impresa incluso en los diarios donde, por ejemplo, el blog Estado Mayor Mx publicó una esquela.

En ella se lee que este cuerpo militar “acompaña en su pena a nuestro querido y entrañable amigo General de División Augusto Moisés García Ochoa por el lamentable fallecimiento de su hijo César Augusto García Rodríguez, acaecida el 15 de febrero de 2014”.

 Moisés García Ochoa, fuera nombrado comandante de la II Región Militar, con sede en Mexicali, el 5 de diciembre de 2013.

 No lo señala la esquela, pero en otros espacios periodísticos se da cuenta de que el fallecimiento fue producto de un extraño accidente en la autopista México-Puebla, donde también estuvo involucrada una motocicleta.

Dos muertes sospechosas.

Los fallecidos, hijos de dos generales de alto rango en el sexenio anterior.

En ambos casos, por motocicletas.

Con apenas 15 días de diferencia.

¿Hay un hilo conductor entre estos dos fallecimientos?

¿Operó exclusivamente la coincidencia?

En círculos de inteligencia consultados por este escribidor hay dudas y sospechas que, inevitablemente conducen y derivan en el escándalo de corrupción donde también son protagonistas Susumo Azano, Rayneet Singh, Ernesto Cordero Arroyo, César Nava Martínez y, por supuesto, el usurpador Felipe Calderón Hinojosa.

Galván Galván era el jefe de la dependencia militar, y quien supuestamente habría recibido la orden de Calderón para adquirir, con un sobreprecio criminal –875% arriba de su costo real– los equipos de espionaje para aparatos con sistema operativo BlackBerry, iOS, Windows y Android que están ahora inservibles.

García Ochoa habría sido el encargado de firmar los cinco contratos por un monto superior a los 5 mil millones de pesos, con la empresa de Azano, razón por la cual se dice no alcanzó la titularidad de la Secretaría de la Defensa Nacional. Nava habría sido el “acarreador” de parte de los recursos excedentes de esos y otros contratos con la Sedena, para la precampaña presidencial de Ernesto Cordero, en la que participó “el gurú electoral” Ravneet Singh. Éste y Azano, ahora mismo, están indiciados por el FBI.

Calderón corrompió militares

De acuerdo a investigaciones de la Procuraduría General de la República y de la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP, Felipe Calderón utilizó no pocos de los contratos de la Secretaría de la Defensa Nacional para financiar campañas políticas de sus correligionarios panistas, pero sobre todo de sus “cuates”, como su actual personero Ernesto Cordero Arroyo.

¿La razón? Muchas de las adquisiciones y contratos de la Sedena se llevan a cabo por adjudicación directa, en tratándose de asuntos de seguridad nacional.

Gral César Augusto Moisés García
General Moisés García Ochoa, comandante de la II Zona Militar con sede en Mexicali.

Fue así que, como usted ha leído en este espacio, buena parte de los más de 5 mil millones de pesos que Azano recibió de la Defensa Nacional fueron triangulados a los panistas César Nava Martínez y, sobremanera, Ernesto Cordero, quien ahora se desgarra las vestiduras por la corrupción que ha hecho presa a su partido, el PAN. Ve la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio.

Felipe Calderón corrompió al PAN.

Pero también corrompió militares.

¿Galván Galván? ¿García Ochoa?

¿Por qué los hijos de ambos fueron muertos recientemente en sospechosos “accidentes” donde hay una motocicleta de por medio?

¿De qué tamaño, entonces, es el fraude a los contribuyentes a través de la Sedena?

¿Tienen qué ver en las muertes de los hijos de esos dos militares las investigaciones en torno a Susumo Azano y, entre otros, Ernesto Cordero?

Las sospechas dan para mucho, ¿no cree usted?

Índice Flamígero: El 5 de diciembre próximo pasado leyó usted aquí acerca de la reivindicación del general Augusto Moisés García Ochoa, quien fuera nombrado comandante de la II Región Militar, con sede en Mexicali.