Los cuentitos del Feis

La semana pasada me dijeron que era un tipo amargado y nihilista por decir que la felicidad que proporciona el capitalismo es el verdadero flagelo de la humanidad actual. Y lo cierto es que soy un bato de lo más alegre y simplón, así que hoy le daré un giro a mi escritura.

Néstor Cruz Tijerina/ A los Cuatro Vientos

Les cuento que el otro día cerré mi perfil de Facebook donde subía fotos de mi horrible rostro, presumía viajes, le tomaba fotos a la comida y era activista de los perritos, porque pues la gente luego cree que todo lo que publicas ahí es cierto y te retira su amistad y se pone medio neurótica cuando te ve en persona.

Entonces decidí abrir otro perfil en donde estoy desarrollando un personaje literario; una suerte de contrahéroe todo grosero y lleno de ideas que atentan contra las buenas prácticas de las redes sociales.

Digo, si Thomas Harris escribió Hannibal y eso no significa que le guste comerse a la gente, pues yo les comparto unas pequeñas historias de mi personaje con la esperanza de que ustedes, lectores, no consideren que necesito terapia.

Es pura diversión escrita con el celular en los momentos más inverosímiles: esperando una entrevista, un platillo en el restaurante, a la novia, en medio de una reunión aburrida, descansando el ejercicio… no sé. La magia de los celulares con 3g ha sustituido a las legendarias libretas de apuntes de los escritores, o de los simples tipos con síndrome de atención dispersa como uno.

Así que les paso una selección de lo contrahecho estas últimas semanas:

NIÑEZ

Cuando tenía 9 años mis amiguitos de la primaria me ofrecieron 5 mil pesos -5 pesos de ahora- para escribir una película porno con nuestras compañeras como protagonistas.

n2

Acepté. Escribí el guión en la hora de ciencias naturales. Cobré y les di el producto. Los observé cuando leían. Sonreían. Algo había pasado.

La historia, manuscrita, fue un éxito. Pero el éxito llamó a la traición. Alguien sacó fotocopias. En una semana todos los varones tenían un ejemplar.

Gocé de cierto prestigio. Todo parecía funcionar bien durante días hasta que las chicas de mi clase empezaron a mirarme con náusea y recelo.

Algún imbécil de los que nunca faltan, les había dado copias a «las chicas». La hija de unos evangelistas se me acercó y me dijo: asqueroso.

No tardó la historia en llegar a las autoridades. Fui indagado por un comité de maestras anorgásmicas. Me encontraron culpable.

Desde cuarto hasta sexto tuve que visitar semanalmente a una psicopedagoga que parecía muy interesada en mis conocimientos sexuales.

-¿Por qué sabés tanto de sexo?- me inquirió. Le dije que había imaginado el pito como un dedo que se podía meter en los agujeros del otro. Citó a mis viejos.

Sostuve que era mi idea, no delaté a mis compañeros. Las madres de las nenas dejaron de invitarme a las fiestas. Fui paria a los 10 años.

n5Las niñas nunca más me hablaron. Cuando iba al baño tenía que estar supervisado. Tampoco me dejaron ir al viaje de egresados. Lo acepté. Pronto los varones tampoco querían juntarse conmigo. Esos a los que no había delatado. Me sentaba solo, en el frente de la clase.

Mientras yo era segregado el cuento porno se volvía cada más popular. 2 ó 3 meses más tarde escuché que la historia la había escrito otro. Alguien, un popular, se jactaba de haberla hecho y después inculparme. Rompí una ventana con la cabeza del supuesto autor. Me expulsaron.

Solo, sin colegio ni amigos, rechazado por todas y cada una de las bebas de mi barrio, me había convertido, demasiado temprano, en escritor.

Sin desprecio no hay escritor.

JUVENTUD

Tendría yo 18 años y una novia morena de 1.70 con un culo forjado en Sauron.

Un día, en su casa, la madre se va al súper y nos deja solos.

Quizá fue el brío de la juventud, la certeza de tener una verdad en la pija y esa oportunidad: ataqué con besos y caricias.

-Déjame, puede volver-, auguró.

La morrita estaba lista para poner la rana a saltar y yo, lúdico y sensual, me quito los pantalones y, con el falo rígido, avanzo en puntitas de pie.

n6

Cuando casi llegaba a ese portento de culo que tenía mi novia, se abre la puerta de repente y aparece la madre. Yo en bolas, con el izamiento viril como símbolo patrio, sonrío.

Aún con la poronga parada, agarré una de esas manoplas de cocina tipo guante, me tapé el miembro hosco y le dije a mi suegra: «usted también fue joven».

MADUREZ

La gente habla en esa escuela, mueve la boca, pareciera que en ese mecanismo algo importara. Me acerco, desesperado. Escucho. Nunca jamás dicen nada.

n3

Observo el siniestro mecanismo de la vida desde la ventana. Los niños corren, de blanco, para llegar temprano y aprender a ser esclavos.

Corran, niños, corran. A ser adoctrinados. Mañana será abanderado aquel que haya aprendido mejor a repetir la mentira inoculada.

La trampa de la educación radica en enseñar aquello que impide aprender.

Se necesita mucha inteligencia, suerte y convicción para romper el candado de lo aprendido y correr libre y en pelotas por el conocimiento.

En romper esa cárcel que la cultura y la educación le ha puesto a nuestra percepción, se esconde la única rebeldía posible.

WHATSAPP

Yo acá podría escribir todos los días de lo corrupto que es Peña Nieto, del narco y de la insurgencia en Michoacán, pero para eso ya están los guerrilleros del feisbu que cambian su foto de perfil contra la violencia y el gobierno.

Por eso no quiero ser como un fantasma que saca fotocopias.  Creo que el verdadero problema radica en la gente pelotuda que vende su voto por una tarjeta Soriana y hace barbaridades con su wifi.

Así que quiero que nos tomemos un minuto para hablar sobre las personas que mandan genitales por whatsapp. ¿Es consecuencia de la crisis educativa?

n8A ver… no hablo de un juego entre personas que tienen sepso. Hablo del tipo/a que de la nada manda genital pensando en coger, supongo.

Una amiga me mostró las fotos. Verguitas todas flacas, torciditas. Tristes. Encima se les ve la cara a los ñengos. Yo no entiendo. Debe ser por Monsanto.

Son demasiadas las cosas que NO tienes que entender del sexo, las mujeres y estar vivo para pensar que mandando foto de pito vas a coger.

Neta, ¿cómo vas a mandar fotos del pirulín? ¿Quién eres? ¿El ex Secretario de Pesca?

NOVIAZGO

Aprendí muy tarde a ser buen novio para la morrita iletrada.

La cosa es que, en momentos de crisis, hay que darle la razón en todo para que entre en un modo de conflicto tan grande que te pida perdón sola y se vaya. La morrita no quiere tener razón, quiere que le des la razón.

A ella hay que hacerle con la razón como al perro con el palito: ¿Quieres la razón? ¿Quién quiere la razón? Ahí va… no, epa. Ahora sí…

NUDOPor ejemplo, dale una cuerda a una morrita y dile: haz un nudo. Sería lógico que pregunte para qué. Pero no… te va a preguntar: ¿Por qué tengo que hacerlo yo?

Y ya no estás hablando ni de la soga, ni del nudo: estás hablando de ella, de ti, y en 32 segundos de LA RELACIÓN.

La morrita siempre quiere hablar de la relación, salvo de algunas cosas que no quiere hablar porque no le hacen del todo bien a la relación.

Nunca no desearía haber sabido esto hace unos años para hoy estar bien casado y lleno de deudas.

MATRIMONIO

Ustedes no me dejarán mentir: el gordito todavía ni se divorcia y ya se está asfixiando la riata con un jean que se compró en Sears, mientras la señora le lleva los papeles al abogado… es un clásico.

Por su parte, la divorciada se hace siempre la muy campeona de la vida, pero menciona mucho la palabra «fracaso» en terapia.

changuito-feliz

Por eso yo prefiero a los monos.

De hecho, una vez se me rompió un compromiso de matrimonio porque fuimos al zoológico y me quedé 4 horas mirando a los monos… ah, y porque no quiero tener más hijos.

SEXUALIDAD

De vez en cuando hay que rechazarle el coito a la morrita para que no entienda y crea que tiene la culpa de algo.

Así, sin enojo, con alegría: cuando la beba reclame glande, se le niega con educación y se le cambia de tema. La paranoia crecerá en ella.

Entonces la morrita, al no ser cogida, se enfrentará a un escenario novedoso y atemorizante. Imaginando el final, estará más receptiva a ponerse a leer o algo de provecho.

EXISTENCIALISMO

Despertar siempre en el mismo lugar. Donde la mentira, como una esfinge, sigue de pie. Sonriendo junto a los escombros de lo que se quiso, y no fue.

N 1De pronto, súbito como el recuerdo, un humo que sale de los chorizos se eleva y conforma, antes de extinguirse, el perfil de Benito Juárez.

La historia de nuestra vida es tan chafa y se repite tanto, que la debe estar escribiendo gente de Televisa.

TELENOVELA

El pajero y la pijera. Una historia de amor imposible llena de intriga y priísmo, como te gusta a ti que no terminaste la secundaria. Todos los días en tu muro de Facebook, disfrútala.

¿Podrán el pajero y su cuerpo rechoncho superar el trauma de haber sido el hazme reír de la primaria y ganar el frío corazón de la pijera?

¿Podrá la pijera entender que calentar pija es parte de una parafilia por trastorno de déficit de atención anclada en la infancia, y amar con bondad y respeto al pajero?

¿Podrán el pajero y la pijera abandonar la seducción compulsiva por inbox y conformarse tan solo con una ventana de histeria vía WhatsApp?

La historia cobra un giro interesante cuando el pajero se afilia a Juventud Revolucionaria y la pijera siente que es reemplazada por el priísmo.

La pijera, herida su necesidad de atención, busca consuelo, despechada y febril, en los brazos de un metalero que trabaja en el Oxxo.

La trama se complica cuando los amigos del pajero lo llevan al cabaret para que se despeje y él se enamora de una prostituta correntina.

El mejor amigo del pajero, en una traición épica, se lo cuenta a la pijera. La pijera, ciega de ira, abre el Facebook y vomita seducción masiva.

Cuatro cincuentones caen en las redes de la pijera y compran viagra por si las dudas. El pajero usa fotos viejas en Facebook para simular un romance.

La pijera sufre un accidente tratando de sacarse una nueva foto sexy de avatar en el baño y termina internada en el Hospital General.

El pajero le compone una norteña donde rima amor con calor y muerto con recuerdo. Lo acusan de plagiar a Elthon John. Él niega lo evidente.

La pijera se recupera y él descubre que fingió el accidente, ya que en realidad se había internado para colocarse prótesis mamarias.

El pajero se masturba observando el álbum en Facebook de la pijera con sus pechos nuevos. No logra alcanzar el orgasmo. Llora y se maldice.

n7

La pijera, gracias a sus nuevos pechos, descubre que su neurosis es mucho más poderosa y se dedica a calentar gente que tiene auto importado.

El pajero, herido para siempre en su honor, intenta recuperar a su ex mujer. Lo consigue parcialmente. Tienen sexo. Ella queda embarazada.

El pajero hace cuentas y sospecha. El hijo en camino no es suyo. Acorralado, sin margen para la maniobra, huye a Salsipuedes.

Caprichoso y malvado, el destino demuestra que el padre del hijo que espera la ex- mujer del pajero es el nuevo novio de la pijera, el cual ella mantenía oculto, bloqueado, de su Facebook.

Pasan 10 años. Navidad. El pajero y la pijera vuelven a encontrarse. Ella lo roza al servirse Concha y Toro. Él siente cosquillas en el glande.

Pasado el brindis alguien propone una foto. Se agrupan. Dicen whisky. El pajero la observa de reojo. La pijera hace trompita. Fin.

*Néstor Cruz Tijerina. Periodista. Director de la revista Reportaje.