El Arroyo Alamar de Tijuana, un río urbano amenazado.

Afectan obras de gobierno arroyo Alamar: especialistas

Tijuana, B.C., a 12 de marzo de 2014.- Un grupo de investigadores de instituciones como el  Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada , Colegio de la Frontera Norte  y la Universidad Autónoma de Baja California, presentó a los estudiantes de la Universidad de Tijuana el libro “El Arroyo Alamar de Tijuana, un rio urbano amenazado”, con el fin de exponer los pormenores de esa zona ecológica de la ciudad y los peligros a los que se enfrenta debido al proyecto de urbanización que realizan las autoridades tanto locales como federales.

Universidad de Tijuana CUT

            El grupo de investigadores y especialistas son coordinados por el Doctor Vicente Sánchez Munguía quien mencionó que existe una tendencia global y en gran parte de las ciudades de México por rescatar los espacios naturales de las manchas urbanas. El caso de Tijuana cobra relevancia al contrastar su política ambiental con la de San Diego, siendo ambas ciudades iguales en el ecosistema que tienen. La península de Baja California es la región del país con menos precipitación pluvial por lo que es importante cuidar las pocas zonas ecológicas como el Arroyo Alamar que se encuentra en la tercera etapa del Rio Tijuana, comentó.

Añadió que el libro fue hecho con la intención de despertar el compromiso en la ciudadanía para sumarse al esfuerzo que están haciendo con los pocos recursos con los que cuentan. Dijo a los alumnos que deben relacionarse más con su ambiente para hacerlo más sustentable en busca de su propio beneficio.

El Doctor Fernando Wakida, autor de un capítulo del libro, dijo que México es el segundo país a nivel mundial con más áreas húmedas dentro de zonas urbanas. En cuanto al arroyo Alamar señaló que se ha reducido una parte considerable de la contaminación que recibía, sobre todo la que provenía de los asentamientos urbanos y las industrias cercanas al mismo. Lo que sí ha aumentado es la presencia de basura sólida que en ocasiones proviene del municipio de Tecate.

           Dra Ana Elena Espinoza

La Doctora Ana Elena Espinoza,  otra autora, comentó que el Alamar en su extensión de 10 kilómetros representaba 1 millón 500 mil metros cuadrados de vegetación y fauna, de las cuales ya se han destruido la mitad por la canalización del cauce del arroyo en lo que se conoce como la tercera etapa del Rio Tijuana. Agregó que en el 2008 el cabildo de Tijuana aprobó todos los programas que promovía la protección de la zona, por lo que todo lo que se ha construido está fuera de la ley y se encuentra bajo litigio.

            Ana Luisa Ontiveros, propietaria del Rancho Ontiveros que se encuentra en los terrenos del arroyo, entregó a los autores del libro un amparo donde se prohibió a las autoridades que sigan construyendo la canalización. Agregó que desde 2008 el gobierno le prometió la compra de 10 hectáreas de sus terrenos para reubicar a más de 200 familias, dijo que el entonces Secretario de Gobierno del Estado, Francisco Blake, le aseguró que sus terrenos le serían pagados. Finalmente dijo que sólo se usaron 5 hectáreas pero que hasta la fecha no le han pagado y las familias siguen ahí sin servicios y en calidad de invasores.

Por último la Coordinadora de la carrera de Arquitectura, Gloria Mendivil, entregó un reconocimiento a las autores del libro. También se invitó a los jóvenes a sumarse a los grupos ecologistas que luchan por lograr que se respete la zona ecológica del Arroyo Alamar.