Cuando cuentes, cuenta

Quien conduzca por las calles de Ensenada y preste atención a los vehículos a su alrededor se dará cuenta que muchos de estos son irregulares. Hoy me centro sobre estos carros incontables.

Horacio de la Cueva Salcedo*

Me dedicaré principalmente a los vehículos particulares, enfantizando una excepción más abajo.

Esas irregularidades son de dos tipos. La primera es la irregularidad es en las placas de los vehículos. La segunda consta de los efectos estructurales en el carro, que los hace inseguros tanto para quien los conduce como para los conductores a su alrededor.

Invito a quien haya llegado a esta parte de la columna a hacer encuestas personales informales sobre los vehículo que circulan en Ensenada, a reflexionar cuales son las consecuencias de tanto carro irregular en nuestras calles y el por qué las autoridades municipales y estatales no se preocupan por nuestra seguridad en las calles y avenidas de Ensenada.

Es difícil cuantificar los defectos mecánicos de los carros que circulan en la ciudad, pero hay dos problemas relativamente fáciles de cuantificar: la variedad de carros sin registro regular y las fallas en los faros. El primer problema se puede cuantificar durante el día y el segundo durante la noche.

Si las placas de los carros cayeran dentro de lo regular, esperaría contar, de más a menos, tres tipos de placas: carros con placas fronterizas, carros nacionales y finalmente carros de visitantes extranjeros, principalmente California, dado que es el estado fronterizo que colinda con el nuestro.

Si hacemos una lista de placas de carros en Ensenada ni se respeta el orden esperado y la variedad es mucho más grande, además de las mencionadas podemos ver placas de otros estados de México y los Estados Unidos, ambas con sus calcomanías de registro ya vencidas, también vemos una variedad de placas de Proquivemex, Anapromex, Onapafa y sus equivalentes.

No tengo una cuenta de la proporción de carros con placas irregulares, pero parece no estar muy lejos de la mitad de los conductores con los que compartimos las vías públicas.

ONAPPAFA MANTA

¿Cuántos carros circulan con un faro en Ensenada? Patrullas del municipio para evitarles la pena, pero he observado que a la mayoría de los pick-ups de la policía municipal no les funciona un faro.

Mientras circulo en la noche he contado de dos formas los carros tuertos que circulan, con amenaza de accidente y atropello. Primera: ¿cuántos carros con un solo faro funcionando encuentro en cualquier tramo que frecuento de más de 5 km? De 10 a 20 carros.

En la otra encuesta, un poco más laboriosa, cuento la proporción de carros con un faro funcionando contra los de dos faros funcionando. Mi promedio histórico es de 10 carros con dos faros por cada carro con un faro funcionando y como uno de cada 200 circula con ambas luces apagadas o sin funcionar.

De las luces traseras mejor ni hablamos, espero que cuando menos una de las luces de freno sirva para no reducir accidentalmente el tamaño de la cajuela del irresponsable.

¿Es que la autoridad no sabe contar? ¿Qué quiere decir esto? ¿Dónde está la cultura cívica?¿Por qué no se hace nada? ¿Dónde está la seguridad de automóviles y automovilistas cuando la autoridad no exige a los irregulares y en consecuencia protege a todos? ¿Dónde está la autoridad? y ¿cuánto dinero pierden el ayuntamiento y el gobierno estatal por no forzar a que estos carros se regularicen? Aunque sea en cómodas facilidades estilo Elektra®, Famsa® y Coppel®.

Si haces tú encuesta, por favor mándame tus resultados al correo al pie de la columna. Quiero saber si mis resultados representan la realidad ensenadense.

HORACIO DE LA CUECA* Investigador titular del Departamento de Biología de la Conservación de la División de Biología Experimental y Aplicada del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE). Directivo del grupo civil ambientalista Terra Peninsular, de Baja California. cohevolution@gmail.com cuevas@cicese.mx