Cristina de Pizan: Mujeres en la Literatura

A lo largo de los siglos el espacio de las mujeres en la vida social ha ido transformándose. Si volvemos la vista atrás, encontraremos muy pocas mujeres en las listas literarias. No obstante, hubo nombres imprescindibles.

Poemas del Alma

Hace apenas unos siglos las mujeres no tenían la posibilidad de introducirse en el ámbito literario del mismo modo en que lo hacían los hombres; por eso, muchas escogían seudónimos masculinos para poder violar el destino y ser ellas mismas. Hubo otras formas de enfrentarse a esa traba genérica. En el artículo de hoy hablaremos sobre una escritora que supo enfrentarse a su época y tomar el camino de la creación literaria: Cristina de Pizan.

Infancia en la corte

Cristina de Pizan nació en una época en la que la existencia de la mujer estaba supeditada a los deseos de otros: en algunos casos, dios, y en otros, el esposo. Solo había para ellas dos caminos posibles; uno conducía al matrimonio y la maternidad, y el otro a la entrega devota a la religión.

pizan0La vida de la mujer no tenía valor en sí misma, sino en pos de lo que hiciera para otros y su papel en la existencia del mundo era totalmente pasivo (matrimonio, gestación, maternidad, oración, contribución a la iglesia). Se las educaba en el respeto a los hombres y se las acostumbraba a recibir y aceptar lo que le fuera dado sin derecho a criticarlo, a entristecerse, y mucho menos a rebelarse. Todo esto las predisponía a un camino totalmente diferente del de la creación literaria; donde hay que escoger tema, género y tomar cientos de decisiones.

Christine de Pisan (mayormente conocida como Cristina de Pizan) nació en Venecia en 1364 y falleció en un monasterio de Poissy. Se destacó como filósofa, humanista y escritora en un mundo de hombres.

Su padre era físico, astrólogo de la corte y canciller; y trabajó durante años para el rey Carlos V de Francia como alquimista. En ese entorno cultural e intelectual creció Cristina, aprendiendo diversas lenguas entre cuyas voces fundamentales destacaron el Francés, el Italiano y el Latín. Y también rodeada de buenas lecturas: su padre la incentivó a leer a los clásicos y también pudo acercarse al archivo real de Carlos V, que contaba con cientos de manuscritos.

Tuvo una infancia y un principio de juventud estable. A los 15 años se casó con Étienne du Castel, que era secretario de la corte, con quien compartió una vida feliz, que fue, lamentablemente, corta. La muerte del rey Carlos, de su marido y de su padre hicieron que Cristina quedará huérfana y viuda demasiado pronto, teniendo que hacerse cargo del cuidado de sus tres hijos y su anciana madre y contando para ello con una débil cuantía económica.

La forma en la que Cristina se propuso mantener a su familia fue llamativa: decidió escribir y convertirse en una escritora profesional. Escribía poemas, canciones, baladas y ensayos y con ellos se iba ganando la vida. Así fue ganando popularidad y llegó a recibir el apoyo de importantes Lords y Ladies de la época, entre los que se encontraron el rey Carlos VI y su esposa la reina Isabela de Bavaria.

La situación de la mujer

En la mayoría de los libros que se conservan de Cristina de Pizan podemos hallar una semejanza en común: los poemas se organizan en colecciones que siguen una trama narrativa. Gracias a ellos pudo conocerse no solo cómo fue la vida personal de Cristina, sino acercarse a la situación de la mujer en su tiempo y a comprender ciertos rasgos característicos del momento.

pizan1-400x264

Un elemento reincidente en su poesía es la tristeza por la viudez. Cristina no quiso volver a casarse y afirmaba que solita estaba y solita quería estar. No obstante, se notaba una profunda agonía por haber perdido al único individuo que había amado y podría amar, su esposo; este rasgo se percibe, sobre todo, al leer sus baladas de amores perdidos.

Entre sus trabajos podemos destacar “Las epístolas de Otea a Héctor”, “Libro de la mutación de la fortuna” y “El camino del largo estudio”. Además, fue la encargada de escribir la biografía de Carlos V de Francia y lo hizo con mucho esmero; detallando de lujo aquella corte en la que se había criado y había pasado los momentos más felices de su vida.

En 1418 se trasladó a un convento, donde permaneció hasta el día de su muerte, en 1430. En esta época, cabe mencionar, tuvo lugar la lucha entre ingleses y franceses y fue Juana de Arco quien convenció a Carlos VII de que expulsara a los ingleses. Cristina la admiró por este y tantos otros actos de valentía y a ella le dedicó su última obra “Canción en honor de Juana de Arco”; después de la cual dio por terminada su carrera literaria: tenía 65 años. Poco después, falleció.

Carrera literaria

Su carrera literaria también tuvo obstáculos. Tal es así que se vio implicada en la primera gran polémica literaria francesa debido a algunas de sus publicaciones de corte feministas, en las que defendía a las mujeres de las calumnias que Jean de Meung publicara en su “Roman de la Rose”. Cristina se oponía rotundamente al matrimonio concertado y estaba en contra de que se tratara a las mujeres como meros objetos natalicios. No obstante este problema, no hubo demasiados altibajos en su vida; aunque su obra pasó bastante desapercibida, hasta mucho tiempo después.

pizan4-380x600Fue sin duda Simone de Beauvoir quien recordó al mundo quién había sido esta imperiosa intelectual. En su libro “El segundo sexo” (el cual les recomiendo) expresó que Cristina de Pizan había sido la primera mujer en tomar la pluma para defender los derechos de “su sexo”. De este modo, Beauvoir convirtió a Pizan en la primera feminista del Occidente (algunos estudiosos prefieren denominarla protofeminista).

Gracias a la obra de Cristina de Pizan la imagen de la mujer comienza a abrirse de los caminos formales; lo femenino deja de ser una extensión del patriarcado para convertirse en lo distintivo de cada mujer, al margen de su espacio, donde cada una es única y no existe un modelo fijo, sino multiplicidad de entidades.

Lee todo en: Cristina de Pizan: Mujeres en la Literatura > Poemas del Alma http://www.poemas-del-alma.com/blog/especiales/cristina-pizan-mujeres-literatura#ixzz2vAZsp5R6