Las mujeres sin alma

Las Mujeres sin alma

A Sally Ochoa / A los Cuatro Vientos

Estoy aqui, soñando Que Aun vivo en el útero de Madre de mi

No es asi.

Estoy perdida en la oscuridad De Una jaula rejas pecado

Flotando Entre el moho de las Copas Vacías

Y el humo de cigarro viejo.

Me duele el alma

Me duelen los puntapiés Que mi Dignidad recibe CADA noche

Me duelen Las entrañas desgarradas y Corazon amoratado el.

No Se Cuánto Tiempo ha Pasado desde mi LLEGADA

PORQUE here El los MINUTOS horas parecieran.

¿Y los Días?, No Puedo dar Cuenta de Ellos

Porqué no veo el sol

Porqué No Sé si es de Día o de noche

PORQUE o la vida en sí me ha oscurecido porción completo.

Tengo Un par de latigazos en la Espalda

Como marca indeleble de mi indefensión.

Me los han del DADO ayer

Por negarme a complacer un Cliente sin

Intenté no querian HACER Lo Que

Pero imposible FUE

Los Que Mandan hijo Ellos

Y Una here, solo es La Que obedece.

Tengo todavia el olor a podredumbre de do Cuerpo

En mi memoria

Sí puedo olerlo, tocarlo, Sentir sos horribles Manos

Rozando mi piel de adolescente

¿Qué Pasa? Me Pregunto

¿Por Qué no Vienen a rescatarme?

¿Se habran Olvidado De que existo?

¿O es Que ya a Nadie le importa?

Miro a las demás La estafa sos doce Jahr un cuestas,

Y estan allí realizada sumidas en el Abandono

Igual o peor yo que.

A Veces, sí Toman de las Manos Y Lloran juntas

Y SUS veo lágrimas caer

Y me dan ganas de llorar also.

No Hacerlo sí puedo.

Pareciera Que el monstruo me ha Comido la vida.

No Hay nada ya Dentro de mi

Solo Enorme Vacío un, carente de sentido hacia

Crece Que y CRECE, y Crece

MIENTRAS yo me hundo en la ONU hoyo profundamente oscuro.

¿Dónde Estás?

¿Dónde estás tu?, Ma Que me conociste,

Que tu viviste una ONU Lado de Mi Casa

Tu Que Fuiste conmigo a la Escuela,

ma Que me diste el clase

¡¿Dónde estás tu amiga, amigo, dónde estás?!

Padre, hermano, abuelo, ¿de Dónde estan de Todos?

¿Por Qué No Viene Ninguno de USTEDES un buscarme?

¿Por Qué no me rescatan

Of this horrible pesadilla?

Estoy Muriendo de a poquito

Y pareciera Que a Nadie le importa.

Soy un Número Más en la Estadística violenta de mi patria

Soy un Número Más en Eso que Llaman «las desaparecidas»

«Las Mujeres sin nombre», «familia pecado las mujeres»

DOLOR_de_MUJER

DAME UN NOMBRE

Dame un nombre, tú, desconocido que me miras con espanto
¡Dame un nombre!
No ves que estoy perdida.
Me quitaron el rostro, me arrancaron la piel y robaron mis manos.
Estoy sola en este horrible tambo, con los pies desnudos,
al aire, siendo cobijo de gusanos.
Dame un nombre para que no sea uno más de tantos cuerpos anónimos.
Tú los has visto, ¡ya estás acostumbrado a los rostros lívidos, los ojos perdidos, los vientres desnudos, y los senos desgarrados!
¡Dame un nombre! No dejes que me vaya sin saber quien soy. María, Paula, Ana, Marta, Sara, no importa, solo escribe un nombre sobre esta bolsa que me cubre para que así alguien me reconozca.
No puedo irme siendo nadie.
Estoy tan sola en esta habitación, tan lejos de la luz y el canto de las aves.
No escucho ya nada; solo tu respiración pausada, mientras me miras lento, de arriba abajo, tratando de entender
¡Que demonios pasa!
No quiero irme sin que todos sepan que aquí en esta tierra yo fui alguien: una hija, una hermana, sobrina, nieta, amiga y pronto madre.
Que tuve un nombre, pero me lo han robado en cada golpe; en cada gota de mi sangre que tiñó la aurora; en cada grito de dolor que atravesó la noche y se rompió en la nada.
Dame un nombre que siembre la resignación
En el jardín de rosas de mi madre; que la vista de olvido y se lleve el dolor como el viento a la tarde.
Dame un nombre para que al fin, en paz, yo pueda irme.

A Sally Ochoa* A Sally Ochoa. Licenciada en Filosofía y maestra en Periodismo (Facultad de Filosofía y Letras de la UACH). Su carrera de periodista la inicio de Como reportera de televisión en el 2001, ACTUALMENTE Trabaja en El Diario de Chihuahua en Investigaciones Especiales. Ha Publicado DOS Libros de Cuentos y formaciones a instancia de parte De VARIAS Antologías De poemas.