Perfil. Susumo Azano, el proveedor incómodo

Dice ser ingeniero con maestría en Arquitectura por la Universidad de Massachusetts, en Boston. Preside actualmente la empresa Security Tracking Device, proveedora de equipo de espionaje de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). Nació en Guadalajara, Jalisco, aunque es de ascendencia japonesa, y tiene un hijo polémico por aquello de las propinas de miles de dólares que deja cuando sale a divertirse en centros nocturnos.

El Universal

Se llama José Susumo Azano Matsura y actualmente se encuentra bajo arraigo domiciliario tras haber sido acusado de contribuciones ilegales de campaña en San Diego, California, luego de ser detenido por el FBI.

Su padre, Susumo Azano Moritani, vende azulejos y muebles de baño, construye grandes naves industriales y es proveedor de placas de identificación para automotores. Es la cabeza del Grupo Azano, integrado por constructoras, industrias de la metalmecánica, impresos y comercio detallista.

En julio de 2012, EL UNIVERSAL publicó que la Sedena gastó 5 mil millones de pesos en equipo especial para intercepción de comunicaciones telefónicas, así como equipos de cómputo.

La compra, sin licitación pública nacional de por medio, se realizó con la empresa Security Tracking Devices, S.A. de C.V., entre el 25 de marzo de 2011 y el 29 de marzo de 2012 en la Ciudad de México y Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco.

Azano Moritani construyó entre 1990 y 1991 la planta de ATT en Guadalajara, pero tuvo problemas con la compañía de Estados Unidos porque la firma internacional encontró defectos en la construcción de la nave industrial, en oficinas, en la barda perimetral y aun en los baños. Por ello demandó a Azano y se fueron a tribunales.

En 2001 se convirtió en proveedor del gobierno del estado de las placas para todo el parque vehicular de Jalisco, sin ser fabricante de esas identificaciones. Aun así ganó la licitación en los primeros meses del gobierno de Francisco Ramírez Acuña a quien apoyó en campaña. Sencillo: mandó maquilar las placas a una empresa de Hidalgo.

Sin embargo, tras iniciar la sustitución por nuevas placas se detectaron varios defectos: el “agave tequilero” que ilustraba la identificación para destacar el símbolo jalisciense no era tal, era un agave henequenero de Yucatán; las siglas no tenían pintura reflejante ante la luz, se despintaban, y el código de barras que identificaría al vehículo y serviría para levantar multas era inoperante.

Su hijo José Susumo Azano Matsura, también fue proveedor de placas para automotores de Baja California en el gobierno de Ernesto Ruffo. Hubo indicios de que el gobernante panista fue favorecido con una comisión económica por Azano, a cambio de la concesión.

El supuesto soborno fue denunciado entonces por el diputado priísta de Jalisco, Carlos Murguía, en un punto de acuerdo en el Congreso local.

La especialidad del líder de la familia Azano en el ramo de la construcción son las grandes naves, por ello construyó la de las transnacionales Solectron, Kodak en Jalisco y algunas de Nissan en Aguascalientes.

En 2008 edificó el Salón Guadalajara de la Expo con 13 mil metros cuadrados y sin columnas. Sin embargo, el resultado no fue el esperado, ya que el lugar asemejaba una nave industrial más que una zona de ferias y exposiciones. Por ello, las estructuras del techo tuvieron que ser cubiertas de urgencia con un “techo falso”, ante las exigencias del cliente y la cercanía de la inauguración y del alquiler del lugar.

«Susu», el junior heredero

SUSUMO JR
Susu se autodescribe como playboy, filántropo y genio. En la imagen, Susumo Azano Jr., su padre Susumo Azano Matsura y el rapero Jermanie Dupris, en un centro de espactáculos, donde hacen gala de su opulencia. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

El hijo del empresario, Susumo Azano Jr., o Susu, como le llaman sus amigos, es un joven que exhibe su “liquidez”, con cantidades enormes de champaña, fajos de billetes y amigos celebrities como 50 Cent y Floyd Mayweather.

Es habitual que el joven sea captado por la prensa de espectáculos de Estados Unidos o en fiestas en clubes exclusivos, donde deja propinas de miles de dólares.

Fuente:

http://www.eluniversal.com.mx/primera-plana/2014/impreso/susumo-azano-el-proveedor-incomodo-44478.html