El TLCAN quebró a 600 mil unidades de producción lechera en México

Dañó a más de 3 millones de productores.

Las pérdidas equivalen a la producción de 15 millones de  litros diarios.

Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche

Lejos del paraíso prometido, los resultados del TLCAN en la producción de alimentos en México dicen todo lo contrario y prueba de ello es el sector lechero con la extinción de más de 600 mil empresas y el daño económico para alrededor de 3 millones de productores, aseguró hoy Álvaro González Muñoz, presidente del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche.

El líder de los pequeños y medianos ganaderos del sector social precisó que, de acuerdo con la realidad, los productores de leche no pueden compartir la visión de quienes promueven al Tratado de Libre Comercio de América del Norte, minoría beneficiada con la apertura comercial, porque los propios datos oficiales del INEGI revelan que son muy pocos los que han progresado en lo que respecta al sector agropecuario  con el acuerdo relacionado con Estados Unidos y Canadá.

“Unos cuantos se consolidan y ven con ventajas la importación libre de polvos y sueros lácteos, subsidiados en el mercado internacional. Sin embargo para el 98% de los productores que actualmente siguen vigentes, más de 148 mil, representa la quiebra, ya que provocan la proliferación de productos que se venden como leche o sus derivados lo que constituye una competencia desleal para la producción nacional”, afirmó.

Para el dirigente, los funcionarios “fanáticos” del TLCAN obedecen ciegamente las recetas del  libre comercio que recomiendan otros países a México, pero lejos de cumplir con esas reglas las naciones poderosas lo que hacen es proteger a sus productores de alimentos con precios de garantía y con apoyos económicos a los grupos que se dedican a la ganadería, carne y leche; , maíz, trigo, arroz, soya y  azúcar, entre otros, considerados estratégicos, mismos que en México han sido abandonados por el gobierno federal.

VACAS LECHERAS

Por eso es, precisó, que los pequeños y medianos productores del país han visto descender el poder adquisitivo de un litro de leche en 33% entre 1998-2013, lo que  acumula una pérdida de 1.70 pesos por litro, lo que se traduce en que el libre comercio ha dado como resultado una fuerte descapitalización de las granjas lecheras, pues tan sólo en el año pasado dejaron de recibir 18 mil 500 millones de pesos.

Tal cantidad, agregó, equivale a 620 mil vaquillas de alto valor genético que producirían más de 15 millones de litros diarios. “Eso es exactamente por lo que no cubrimos la demanda nacional y hasta exportar. Ese es también el tamaño del daño ocasionado por la indiferencia de las autoridades y la voracidad de la industria asentada en nuestro país”.

Álvaro González consideró que México no puede darse el lujo de dejar pasar la oportunidad de convertirse en exportador de lácteos, ya que  importar cuesta alrededor de 8 pesos el litro, precio que se niegan a pagar al productor mexicano.

El líder manifestó que los lecheros necesitan del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto una visión congruente con la realidad del mercado internacional y revertir la política de privilegio para unos cuantas manos de poderosos a los  que la ley no les significa ningún obstáculo, que no abandone a su suerte la producción nacional de alimentos.

Por último, sostuvo que en la actualidad se da un escenario que probablemente no se repita en muchos años, donde los especialistas advierten que los precios van a tomar valores reales sin lo grandes subsidios con lo que se ha desplazado a los lecheros mexicanos.