Sin consenso, rector de la UABC pretende cambiar criterios de ingreso a la universidad

¿Saben los estudiantes de la UABC que la rectoría presentó, para su “discusión y resolución” una propuesta para modificar los criterios de ingreso a esta universidad?

Jesús Francisco Galaz Fontes* / Observatorio Académico Universitario

El pasado 10 de febrero de 2014 el Dr. Felipe Cuamea Velázquez, en su calidad de rector y presidente del Consejo Universitario, citó a Sesión Ordinaria de este órgano de gobierno, a realizarse el próximo 25 de febrero.

En la convocatoria a esta sesión el Orden del Día, en su punto 15, especifica: “Discusión y resolución, previa presentación de informe y dictamen de la Comisión Permanente de Legislación, de la propuesta de Reforma al artículo 26 del Estatuto Escolar de la Universidad Autónoma de Baja California, que presenta el Rector” (tanto la convocatoria como otros documentos pertinentes se pueden encontrar en la dirección http://sriagral.uabc.mx/Secretaria_General/consejo/201402/index.html).

Siendo la modificación de los criterios de nuevo ingreso a la universidad una iniciativa que impacta a los futuros estudiantes de la UABC, tal vez hubiera sido natural que la misma se difundiera y se discutiera ampliamente con los estudiantes actualmente inscritos en la institución.

No parece haberse hecho mucho a este respecto, pero lo que sí sabemos que sucedió fue lo siguiente.  El Dr. Angel Norzagaray Norzagaray le envió al rector la propuesta en cuestión el 21 de enero pasado.  Como se pretende que la medida se aplique a partir del próximo nuevo ingreso de estudiantes a la universidad, el Dr. Norzagaray Norzagaray pone a consideración del rector, “con fundamento en el acuerdo del pleno del Consejo Universitario de fecha 14 de octubre de 1992, turne directamente a la Comisión Permanente de Legislación la presente propuesta.”

Ante esta solicitud el Dr. Cuamea Velázquez, el 23 de enero le hace llegar, a su vez, al Mtro. Ricardo Dagnino Moreno la propuesta “para que se realice el correspondiente INFORME Y DICTAMEN por la Comisión Permanente de Legislación.”

Finalmente, el 27 de enero la Comisión Permanente de Legislación rinde el “Informe y Dictamen sobre el Proyecto de Acuerdo de Reforma del Artículo 26 del Estatuto Escolar de la Universidad Autónoma de Baja California.”  ¿Cuál fue el Dictamen?

ÚNICO.- Se aprueba el proyecto de Reforma del Artículo 26 del Estatuto Escolar de la Universidad Autónoma de Baja California, para quedar como sigue:

ARTÍCULO 26.  Los méritos académicos de los aspirantes a que se refiere el artículo anterior, se determinarán cuantitativamente, tomando en consideración el resultado de los exámenes de selección, así como cualquier otro factor que se establezca en la convocatoria de nuevo ingreso.

[Actualmente el Artículo 26 establece: «Los méritos académicos de los aspirantes a que se refiere el artículo anterior, se determinarán cuantitativamente, tomando en consideración la combinación ponderada del promedio general de calificaciones del nivel educativo previo, el resultado de los exámenes de selección, las entrevistas personales y cualquier otro factor que se establezca en la convocatoria de nuevo ingreso.] (Las negritas muestran el texto que, se propone, ya no esté en la propuesta que se someterá a consideración del Consejo Universitario este próximo 25 de febrero.).

ALUMNA MEDICINA

Sin que haya habido ninguna ilegalidad en el proceder de las autoridades universitarias (al menos desde el punto de quien esto escribe), ¿es este procedimiento uno que refleja la voluntad declarada de “asegurar que la información -independientemente de la instancia que la emita- llegue a sus destinatarios en tiempo y forma en todos los ámbitos de la vida institucional, en particular a los alumnos y al personal universitario.”

¿Ejemplifica esta ruta legislativa la intención declarada de “promover una mayor participación de los universitarios, ya sea de manera individual o colectiva, en los diferentes procesos que se llevan a cabo en la institución”? (Plan de Desarrollo Institucional 2011-2015, pp. 84-85).

Dado que la modificación propuesta es un aspecto legislativo que impacta al estudiantado como colectivo, ¿no hubiera sido deseable y conveniente elegir una ruta legislativa en la que el estudiantado hubiera tenido la oportunidad de conocer y discutir de una manera informada la propuesta, como se supone que se deben discutir las reformas legislativas en una universidad como la UABC, donde los estudiantes forman parte del gobierno institucional?

Como en el caso del incremento a diversas cuotas estudiantiles, la administración rectoral sigue un procedimiento normativamente permitido, pero cuestionable en el contexto del discurso que ha manejado desde la formulación del Plan de Desarrollo Institucional 2011-2015.

Es, nos parece, preocupante la manera en que los estudiantes encuentran, una y otra vez, aspectos institucionales que hacen difícil que participe de una manera significativa en las decisiones que les afectan.

¿Cómo reaccionaríamos los académicos si la rectoría siguiera una ruta legislativa similar para aprobar modificaciones al Estatuto del Personal Académico?  Lo que la rectoría ha hecho no es ilegal; ¿será legítimo?  ¿No hay nada de qué preocuparnos?  ¿No se sientan precedentes con estas acciones de nuestras autoridades?

Independientemente del proceso seguido para llegar a la propuesta que comentamos, hay otro factor que llama la atención, y es el de la argumentación (o falta de ella) que está detrás de la propuesta.

El rector de la UABC, Felipe Cuamea (Foto: internet).
El rector de la UABC, Felipe Cuamea (Foto: internet).

A esta respecto el Dr. Norzagaray Norzagaray plantea, en su Exposición de Motivos, que “una nueva reflexión, derivadas de la experiencia acumulada en los últimos años, lleva a la conclusión de que el nivel real de preparación de cada aspirante queda suficientemente acreditado con el resultado obtenido en el examen de selección, siendo innecesario, y en ocasiones inequitativo, afectar este resultado con el obtenido en la institución en que hubiera cursado el bachillerato.”

Dado que intentamos vivir en una nueva época de transparencia, ¿no sería factible conocer el detalle de la “nueva reflexión” a la que hace referencia el Dr. Norzagaray Norzagaray, así como los análisis en los cuales dicha reflexión está basada?

La universidad tiene datos de un buen número de años sobre sus estudiantes de nuevo ingreso.  En no pocas instituciones las decisiones sobre los criterios de admisión toman en cuenta dicha información, ya que la misma permite apreciar, mediante diversos procedimientos estadísticos que suelen ir más allá de una mera “reflexión,” la contribución del promedio general de calificaciones del nivel previo, no solamente al “nivel real de preparación de cada aspirante,” sino a su éxito dentro de la institución, que es algo que también debiera interesar a la institución.

Por otro lado, estoy seguro que a muchos estudiosos de la educación superior y de la elaboración de pruebas, les interesa conocer en detalle la forma en que en el caso de la UABC se ha llegado a determinar que “el nivel real de preparación de cada aspirante queda suficientemente acreditado con el resultado obtenido en el examen de selección.”  Un logro de tal magnitud es digno de ser difundido de la manera más amplia posible.

El Dr. Norzagaray Norzagaray afirma también que las consideraciones de ingreso vigentes, las cuales incluyen el promedio general de calificaciones en bachillerato, son “en ocasiones inequitativas” y, por lo tanto, afirma que su propuesta está hecha “en apego al principio de equidad.”

Es interesante este argumento, toda vez que otras instituciones nacionales mantienen este criterio.  Así, la Universidad de Guadalajara toma en cuenta significativamente este factor (http://www.secgral.udg.mx/sites/archivos/normatividad/general/ReglamentoGralInAlumnos.pdf), lo mismo que la Universidad de California, la cual comenta que su “Programa de Elegibilidad en el Contexto Local (Eligibilty in the Local Context, ELC) asegura que estudiantes académicamente talentosos y meritorios de toda California tengan la oportunidad de ingresar a la Universidad de California.

La condición de ELC agrega valor a la solicitud y es uno de 14 factores que se consideran cuando las solicitudes son evaluadas” (http://admission.universityofcalifornia.edu/freshman/california-residents/local-path/index.html).

Hay una propuesta para modificar los criterios de admisión a la UABC.  Además de que la ruta legislativa que se ha seguido para su dictamen y aprobación deja mucho que desear en cuanto a comunicación y participación de los más directamente afectados por la propuesta, nos parece que los motivos que la sustentan están ausentes, al menos en los documentos públicamente disponibles.

Por otro lado, nos parece que no queda claro que la propuesta de modificación sea más equitativa que la anterior, sobre todo cuando en la justificación de la reforma las consideraciones factuales brillan por su ausencia.

Finalmente, ¿cuántos consejeros universitarios estudiantes conocen esta iniciativa?  ¿Cuántos de ellos la han compartido con sus compañeros de unidad?  ¿Qué se puede decir a favor y en contra de una medida como ésta?  ¿Alguien sabe qué dice la literatura especializada al respecto?  ¿No sería natural que este tipo de discusiones tuvieran lugar no solamente en el Consejo Universitario, sino al interior de la comunidad misma?  ¿No sería natural que estas discusiones se dieran antes de someter a votación una propuesta con potencialmente grandes implicaciones?

* Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Autónoma de Baja California, Campus Mexicali