El extraño caso del Dr. Pena y mister Nieto

La era de los infomerciales internacionales llegó. Nuestro aclamado presidente siendo portada de la revista Time, franqueado por los guapísimos Videgaray y Osorio Chong. Hay quienes dicen que los escogió feos adrede, porque no quería que lo opacaran. El asunto es que han salido defensores del presidente, alegando que la credibilidad del periodista que lo entrevistó no está en duda. Pero, si los norteamericanos no dan paso sin huarache, ¿No estaría de más hacerse algunas preguntas? Digo, de todas maneras somos los campeones del sopechosismo, aunque muchas de las veces y tratándose de los políticos, tenemos razón.

Ramiro Padilla Atondo/ A los Cuatro Vientos

Porque si hacemos un pequeño ejercicio de historia encontraremos cosas interesantes. Carlos Salinas era súper elogiado en Estados Unidos. Decían exactamente lo mismo que dicen de Peña Nieto. Y les refresco la memoria. Nos hundió en una de las peores crisis en muchos años.

Y no se trata de buscar el cheque que le pagaron a la revista Time. Se paga de otra manera. Se llaman favores políticos. Ponme a este cuate en la portada para alivianarlo. Palabras más palabras menos. Nosotros aplaudir sus refourmas mister Penia, you are a great guy!

Entonces el circo sigue. Es como la famosa novela de Robert Luis Stevenson, el extraño caso del  doctor Jekill y mister Hyde. Así vemos los mexicanos a Peña Nieto. Dos personajes totalmente diferentes. Uno, el timorato que confunde estados con ciudades, más cerca de un Forrest Gump Toluqueño, que padece de cierto grado de dislexia, o capacidad lectora  y el otro, el que se transforma y se convierte en un despiadado reformador dispuesto a hacer los sacrificios necesarios para sacar adelante al país. ¡Por favor!

time epn razaSeñores periodistas, no insulten nuestra inteligencia. La portada de la revista Time no es sino otro tipo de infomercial. No se trata de atacar la credibilidad del periodista que lo entrevistó. Supongamos sin conceder que hizo la entrevista de manera honesta, así como de manera honesta pensaron que bombardear Irak y matar a cien mil inocentes estaba bien. Démosle el beneficio de la duda y por pura curiosidad preguntémosnos, ¿El negocio de las grandes petroleras es nomás el petróleo? Y yo le respondo, ¡Claro que sí! Esos inocentes inversionistas serían incapaces de crear monopolios y de poseer intereses en medios de comunicación, como para tener una agenda clara en cuanto al petróleo de nuestro país.

Son patrañas. Como son patrañas que privatizar teléfonos ayudaría, como que privatizar los cientos de empresas estatales nos beneficiaría. Yo sigo esperando los beneficios de la ola privatizadora de Salinas. O ustedes creen que estos cuates son unas hermanas de la caridad. Peña Nieto puede comprar la publicidad que quiera. Tiene recursos ilimitados. Otra cosa es que algún mexicano con dos dedos de frente le crea.

Ahora, ¿la entrevista fue en inglés? Porque ya imagino las respuestas:

—Mister Peña Nieto, ¿Are you the savior (Salvador) of Mécsico?

—Pos sabio así que digas muy sabio pues no.

—¿Qué necesita Mécsico?

—Infraes- infraes- infraes- trukchure

Señores periodistas a sueldo, No mamen.

Atte el 70 % de los mexicanos que NO votó por él.

ramiro p a*Ramiro Padilla Atondo. Ensenadense. Autor de los libros de cuentos A tres pasos de la línea, traducido al inglés; Esperando la muerte y la novela Días de Agosto. En ensayo ha publicado La verdad fraccionada y Poder, sociedad e imagen. Colabora para para los suplementos culturales Palabra del Vigía, Identidad del Mexicano y las revistas Espiral y Volante, también para los portales Sinembargo, Grado cero de Guerrero, Camaleón político, Sdp noticias, El cuervo de orange y Péndulo de Chiapas.