Declaran al Ex Hotel Riviera-Ensenada como Patrimonio Cultural de Baja California

En el documento que se publicó el pasado 31 de enero se establece que una vez satisfechas las formalidades previstas en la Ley de Preservación del Patrimonio Cultural del estado, el Consejo estatal del Patrimonio Cultural emitió el dictamen técnico en sentido positivo.

Diario Monitor Económico / A los Cuatro Vientos

El periódico Oficial del Estado publicó un Decreto del Ejecutivo que declara como patrimonio cultural de Baja California al Centro Social, Cívico y Cultural Riviera del Pacifico.

Así, el Instituto de Cultura de Baja California (ICBC) procedió a elaborar la declaratoria, siendo posteriormente sometida al ejecutivo estatal conforme a lo previsto en la ley.

Para que El Riviera del Pacífico obtuviera la declaratoria oficial transcurrieron 13 años desde el inicio del proceso.

El documento establece textualmente: “Se declara patrimonio cultural del Estado de Baja California el edificio conocido como Centro Social, Cívico y Cultural Riviera de Ensenada, ubicado en el lote número 6 fracción B con superficie 8 mil 976.015 m manzana 27 clave catastral PE-A27-036 de la Colonia Sección Primera, en la ciudad de Ensenada, Baja California”.

Con este decreto se establece que será el ICBC el que autorizará toda acción de presentación, conservación restauración, rehabilitación, exhibición utilización, reestructuración, adaptación, extracción, demolición o cualquier otro acto que afecte la estructura o zonas de entorno del histórico inmueble.

Breve historia del edificio

RIVIERA PACIFICO ANTIGUO

Alrededor de 1928 la Compañía Mejoras de Ensenada, S. A. adquirió la concesión para continuar un desarrollo turístico que incluiría golf, tenis, deportes acuáticos y un casino en base al excelente clima de la bahía de Ensenada, más su quietud y su cercanía con California.

Parte de la adquisición incluyó el Club Internationale of Ensenada que posteriormente se le rebautizó como Ensenada Beach Club y luego como Hotel Playa de Ensenada.

Entre los principales accionistas de la empresa estaban Penn Phillips, Manuel Reachi, W. Byron Neil y Jack Dempsey. Este último en aquel entonces era el campeón de box de los pesos completos.

Gordon F. Mayer fue el arquitecto que diseñó el edificio cuya inauguración se celebró el 31 de octubre de 1930.

De 1930 a 1938 el hotel y casino funcionó exitosamente tal como esperaban sus propietarios, entre ellos Jerome D. Utley, el accionista mayoritario. Los clientes llegaban continuamente de Estados Unidos. Por vía marítima a bordo de yates particulares o del buque «Alexander» y por vía aérea mediante el avión «The Maddox».

Sin embargo varios desafortunados eventos obligaron al hotel a cerrar sus puertas en 1938. Los principales fueron la Gran Depresión Económica en Estados Unidos, la Segunda Guerra Mundial y la prohibición del juego en México. Consecuentemente la empresa no pudo cumplir con los impuestos y Hacienda incautó el edificio.

Entre 1939 y 1942 el edificio fue usadocomo cuartel militar por el ejército mexicano para ayudar a proteger esa porción del Pacífico de posibles ataques por parte de Japón.

Riviera

Tras el fin de la guerra Hacienda liberó el edificio y, a partir de 1948, éste cambió de propietarios varias veces hasta llegar a las manos de Alfonso Rocha Espinosa, quien le dio un nuevo nombre: Hotel Riviera del Pacífico.

A principios de la década de 1950 el Hotel Riviera del Pacífico experimentó una de sus mejores épocas. Fue escenario de conciertos, de eventos culturales y de convenciones nacionales e internacionales. Y las grandes figuras de la política y de la farándula se hospedaban ahí.

Pero en 1964 el gobierno incautó la propiedad como consecuencia de conflictos por intereses personales cerrando definitivamente las puertas del hotel el cual sufrió posteriores cambios arquitectónicos, demoliciones parciales, pillaje de sus valiosos acabados y finalmente el total abandono.

Varios años después, en 1978, el gobierno mexicano decretó la restauración del devastado edificio y en 1981 se terminó su reconstrucción.

A partir de entonces se le conoce como el Centro Social, Cívico y Cultural de Ensenada, nombre que claramente habla de sus actuales funciones.

Corresponde al Gobernador del Estado Ernesto Ruffo Appel, en 1990 y apoyado por el entonces Alcalde Jesús del Palacio Lafontaine, lograr la devolución del Riviera a favor de la ciudad de Ensenada.