Acueducto Tanama-Valle de Guadalupe, prioridad para resolver en corto plazo el déficit de agua en Ensenada: CCE

– Es urgente que autoridades municipales, estatales e IP, hagan causa común para que la federación realice la obra.

– El aprovechamiento de aguas tratadas de Tijuana para infiltrarlas al Valle de Guadalupe no resuelve el déficit que se tiene en el consumo doméstico.

Consejo Coordinador Empresarial

Ensenada, B.C. 10 de febrero de 2014.-La prioridad para la ciudad y municipio de Ensenada es la construcción del ramal del Acueducto Morelos en el tramo Tanamá-Valle de Guadalupe, necesario para aprovechar aguas del Río Colorado asignadas a Ensenada, afirmó Wenceslao Martínez Santos, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Enseada (CCE).

Luego de una exposición de Miguel Ángel Marín, director de infraestructura de la oficina regional de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), en la que describió el proyecto de infiltración de aguas tratadas procedentes de Tijuana al Valle de Guadalupe, Martínez Santos expresó que lo urgente en este momento es resolver el abasto para el uso doméstico e industrial.

“Es ilógico que estemos pensando en nuevos proyectos que benefician a un solo sector, mientras que las familias están sufriendo por los tandeos y recibiendo agua solamente dos días a la semana”, señaló.

“No es que estemos en contra de que se reutilicen las aguas tratadas, aclaró, pero se deben establecer prioridades, y una de ellas es el ramal del acueducto pendiente desde hace más de 40 años, para traer el agua que nos corresponde del Río Colorado”.

Es importante que el Gobierno Federal a través de la Conagua tome como suya la demanda de los ensenadenses para que de una vez por todas se construya el acueducto, que el proyecto se inscriba en la Secretaría de Hacienda para que cuanto antes se destine el presupuesto para realizar la obra.

WENCESLAO MARTINEZ SANTOS
El dirigente del Consejo Coordinador Empresarial de Ensenada con representantes de los medios de comunicación en el puerto (Foto: Cortesía CCE).

Es la más factible, la que más tiempo tiene esperando y con menos costo, ya que se requieren alrededor de 1,500 millones de pesos (mdp) para construir los 64 kilómetros de tuberías que darán agua segura a Ensenada durante algunos años, en tanto se habilitan otras alternativas, en tanto que para traer las aguas tratadas de Tijuana están pensando en más de 1,800 mdp.

El agua es un tema muy delicado, consideró Martínez Santos, ya que de no solucionar el abasto la inconformidad social se va a seguir incrementando y el desarrollo integral para la región está en riesgo de quedar estancado.

Durante la reunión semanal del CCE en donde se tuvo como invitado a Miguel Ángel Marín, director de infraestructura de la Conagua, los empresarios le hicieron saber de la urgencia de atender el tema de acuerdo a las prioridades que tiene la población.

Le plantearon al funcionario que de ninguna manera se dejarán imponer obras que de momento no están suficientemente estudiadas y que no sean para aprovechar las aguas del Río Colorado que desde hace muchos años se le deben a Ensenada.

La Conagua está cayendo en un trato discriminatorio, señalaron, ya que mientras en otras ciudades se cumple con el suministro suficiente, en Ensenada se está padeciendo con los tandeos que en algunos casos deja sin agua cuatro o cinco días a las familias.