La FAO pide “economía azul” para los océanos del mundo

Las poblaciones mundiales de peces están sobreexplotadas, agotadas o recuperándose del agotamiento; urgen cambios radicales

Mariana López / Teorema Ambiental

En promedio, 17% de la proteína animal consumida en el mundo procede de la pesca y la acuicultura, y en muchos estados insulares en desarrollo, esta cifra es mucho mayor.

Al mismo tiempo, los medios de vida de 12% de la población mundial dependen de la pesca y la acuicultura, principalmente en los países en desarrollo.

Pero se calcula que 30% de las poblaciones mundiales de peces están sobreexplotadas, agotadas o recuperándose del agotamiento, con pérdidas económicas en la pesca marina derivadas de una mala gestión, ineficacia y sobrepesca que ascienden a 50 mil millones de dólares al año, según estudios de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El organismo de la ONU resaltó que ahora el cambio climático plantea nuevos retos a las poblaciones que dependen de los océanos, al modificar la distribución y productividad de las especies marinas y de agua dulce —lo que afecta los procesos biológicos—, y altera las redes alimentarias.

PESCADORES EN PLAYA

El concepto de “economía azul”, surgido en la Conferencia de Río+20 de 2012, desempeñará un papel importante en el logro de los objetivos de desarrollo sostenible a escala mundial después de 2015, aseguró el director general de la FAO, José Graziano da Silva.

El modelo de economía azul hace hincapié en la conservación y la gestión sostenible, basado en la premisa de que los ecosistemas oceánicos saludables son más productivos y representan la única manera de garantizar que las economías que dependen del mar sean sostenibles.

También tiene como objetivo garantizar que los pequeños estados insulares en desarrollo y los estados costeros del mundo en desarrollo se beneficien de manera equitativa de sus recursos marinos.