¿A qué fue Peña a Turquía?

México y Turquía guardan similitudes en cuanto a la debilidad de ambas naciones para avanzar y crecer entre el G-20, también conocido como las economías emergentes.

Manuel Narváez Narváez / A los Cuatro Vientos

Esta comparación viene a colación tras la intensa gira de trabajo que realiza el presidente mexicano a tierras del antiguo imperio otomano.

A grandes rasgos, Turquía es un país con una población cercana a los 74 millones de habitantes, de los cuales el 99% profesa la religión musulmana, y viven en un territorio de 780 mil metros cuadrados, poco más de un tercio de lo que ocupa México.

Esta milenaria nación, rica en su historia y cultura, como la nuestra, eso sí; tiene, por describirlo de una manera coloquial, un pie en el continente asiático y otro en el europeo, de hecho, su capital Ankara está divida por un río, que es la referencia del punto de partida entre ambos continentes. Recientemente inauguraron un tren subterráneo para unir la metrópoli de más de 13 millones de habitantes.

Los turcos ejercen un gobierno parlamentario, con 550 integrantes, apenas 50 más de los que conforman el congreso mexicano, aunque con 50 millones de habitantes menos que nuestro país. La Asamblea Nacional Legislativa es la que elige a su primer ministro. El actual detenta el cargo desde 2003.

Por su ubicación estratégica, el país asia-europeo tiene la segunda fuerza militar más importante de la OTAN en Europa, que equilibra fuerzas con los rusos y los chinos. Pese a esta alianza militar con occidente, o norteamericana para ser más precisos, no obsta para que Turquía mantenga con Rusia y China fuertes lazos comerciales, así como también con Alemania e Italia.

La numeralia turca nos indica que este país tiene una tasa desempleo del 10%, contra 5% de México; la inflación allá es del casi 7%, cuando acá es el 3.9%. El déficit da la balanza comercial otomana es de 58 mmdd, el nuestro de 3 mmdd; el ingreso pér capita de ellos es de $10,780 dólares anuales, el de nosotros de $10,300 dólares al año. Turquía es la economía número 15 del mundo, México es la 13ª.; ellos crecieron en su economía 3.8% este año, nosotros 1.3%, aunque la de ellos es un 40% menor que la nuestra.

PEÑA EN TURQUIALa fuerza de trabajo en Turquía se concentra un 10% en el campo, 31% en la industria manufacturera y 59% en los servicios. Este país recibe más de 32 millones de turistas internacionales al año, eso lo coloca entre los diez principales destinos turísticos del mundo, a diferencia de México que ocupa el escalón 13, con 24 millones de turistas al año. Nosotros tenemos petróleo, ellos no.

Ahora bien, después de estas comparaciones y contrastes, me permito enfilarme hacia el objetivo de esta colaboración semanal.

Entiendo y comprendo que el presidente de la república anda feliz y contento, como chiquillo en una mañana de 6 de enero. Los reyes magos (diputados y senadores), para los que viven de medio país al sur, y santaclós, para los la otra mitad que vivimos al norte, les adelantaron los regalos a Peña Nieto, nada más y nada menos que la Reforma Energética. Ya se verá si fue para bien o para mal, como parafraseó el sui generis dirigente nacional del PAN.

También me queda perfectamente clara la atribución del presidente mexicano de salir al exterior a fortalecer los lazos de amistad, concretar tratados comerciales bilaterales, redoblar las relaciones diplomáticas, etc, etc. Uno de los argumentos esgrimidos por la presidencia de la república, es que es la segunda vez en la historia que un mandatario azteca visita aquél país.

Yo soy partidario de que nuestro presidente salga a ofertar los atractivos y las oportunidades de México, tampoco se trata de retenerlo todo el tiempo en territorio nacional, al fin y al cabo que el país se encuentra en calma y creciendo a buen ritmo.

Lo que no alcanzo a comprender, qué fue a hacer a Turquía una semana, porque el intercambio comercial entre ellos y nosotros, dudo mucho que llegue a representar siquiera el 1% de las exportaciones-importaciones entre las dos economías, dada la ubicación de cada una en el globo terráqueo;  a menos que don Enrique haya ido a aumentar el número de visitantes extranjeros.

P.D. Feliz Navidad para mi raza, de corazón.

Email: mnarvaez2008@hotmail.com

Twitter: @manuelnarvaez65