Un sueño por el que estoy dispuesto a morir: Mandela. El mundo que enfrentó. El mundo que derrotó

Sudáfrica es una de las economías emergentes más importantes del orbe, sede del primer mundial de futbol celebrado en el continente africano, geográficamente el punto más austral de África; un lugar donde la naturaleza y el hombre aún conviven. Sin embargo, historia de segregación racial, la construcción de la identidad nación y la lucha de un hombre por la igualdad son probablemente los elementos que más han marcado su historia, y que sin duda evocan el nombre de su ex presidente, Nelson Mandela.

Francisco Madero / Imagen Radio

Nelson Rolihlahla Mandela fue distinguido en 1993 con el Premio Noble de la Paz junto con Frederik Willem de Klerk por sus esfuerzos en establecer una nueva democracia que acabe con la segregación racial.  Esta distinción no sólo es la lucha de dos hombres, sino la de toda una nación.

Recordar cuál era la realidad de la Sudáfrica de Mandela es indispensable para poder entender la importancia de su causa en la historia del siglo XX. Es preciso recordar las condiciones de Sudáfrica en el siglo anterior, las cuales se distinguieron por el llamado Apartheid.

La política de Apartheid al interior de Sudáfrica puso en práctica acciones de segregación racial que llevaron a crear pequeñas naciones negras al interior del Estado sudafricano. Algunas de las normas bajo las cuales se rigió el Apartheid eran:

APARTHEID SUDAFRICA FUTBOL• Los negros no podrán ocupar posiciones en el gobierno y no podrán votar excepto en algunas aisladas elecciones para instituciones segregadas.

• Los negros no podrán habilitar negocios o ejercer prácticas profesionales dentro de las áreas asignadas específicamente para los blancos.

• El transporte público será totalmente segregado, tanto en trenes, buses, aviones, o inclusive los taxis de las ciudades.

• A los negros no les estará permitido entrar en zonas asignadas para población blanca, a menos que tengan un pase emitido por la policía. Los blancos también tendrán que portar un pase para entrar en las zonas asignadas a los negros.

• Los edificios públicos tales como juzgados u oficinas de correos, dispondrán de accesos diferentes para blancos y negros.

• Los hospitales serán segregados existiendo instalaciones para blancos y para negros.

• El ingreso mínimo para el pago de impuestos será de 360 rand para los negros y 750 rand para los blancos.

Esto provocó que las condiciones de vida de estas pequeñas naciones negras fueran infra humanas al no contar con electricidad o agua. Las instalaciones de salud de estas poblaciones estaban pobremente equipadas, faltos de personal y eran muy pocos en relación a la población que servían.

En 1970 la educación de un escolar negro correspondía al 10% de la de un escolar blanco. La educación superior era de un costo casi imposible para los negros.

La lucha de Nelson Mandela, como uno de los principales opositores al Apartheid, se remonta a la campaña de desobediencia civil en 1952, a la par de la cual creó un despacho que proporciona consejo legal de bajo costo a personas de raza negra, posteriormente encabezó los movimientos de resistencia no violenta en 1956. Por ello y su constante activismo por una Sudáfrica sin divisiones raciales fue encarcelado en diversas ocasiones acumulando más de 27 años en la cárcel, convirtiéndose en una figura legendaria que representaba la falta de libertad de todos los hombres negros sudafricanos.

El 20 de abril de 1964 al iniciar su proceso judicial por cargos de sabotaje ante la Corte Suprema de Sudáfrica en Pretoria, fue entonces que Mandela realizó una declaración contundente: el estar preparado para morir por el ideal de una Sudáfrica sin segregación racial.

Hoy cuando el ex mandatario descansa en la muerte, su sueño es realidad. No obstante, aún las condiciones de vida del pueblo sudafricano distan mucho de brindar una equidad efectiva a sus pobladores.

Estos son algunos fragmentos de su defensa en Pretoria en 1964:

MANDELA EN VELADORA“Yo soy el primer acusado. Se me condena por salir del país sin permiso y por incitar a la gente a ir a la huelga a finales de mayo de 1961.

Ante todo, quiero decir que la sugerencia hecha por el Estado en su apertura que la lucha en Sudáfrica está bajo la influencia de los extranjeros o los comunistas es totalmente incorrecta. He hecho todo lo que hice, como individuo y como líder de mi pueblo, por mi experiencia en Sudáfrica y por mi propio orgullo africano.

En mi juventud en Transkei escuché a los ancianos de mi tribu contar historias de los viejos tiempos. Entre los cuentos se mencionaban los de las guerras de nuestros antepasados que lucharon en defensa de la patria. Los nombres de Dingane y Bambata, Hintsa y Makana, Squngthi y Dalasile, Moshoeshoe y Sekhukhuni, se elogiaron como la gloria de toda la nación africana. Yo esperaba entonces que la vida puede ofrecer la oportunidad de servir a mi pueblo y mi humilde contribución a su lucha por la libertad. Esto es lo que me ha motivado en todo lo que he hecho en relación con las acusaciones formuladas en mi contra en este caso.

Dicho esto, tengo que tratar de inmediato y con cierto detenimiento la cuestión de la violencia. Algunas de las cosas que hasta ahora dichas a la Corte son verdaderas y algunas son falsas. No obstante, niego que planeara un sabotaje. Yo no tenía previsto en un espíritu de temeridad, ni porque tengo el amor de toda la violencia. Yo he previsto como resultado de un ambiente tranquilo y sobrio de evaluación de la situación política que había surgido después de muchos años de tiranía, la explotación y la opresión de mi pueblo por los blancos. […]

Ya he mencionado que yo era una de las personas que ayudaron a formar Umkhonto. Yo, y los demás que se iniciaron la organización, lo hicimos por dos razones. En primer lugar, considera que, como resultado de la política del Gobierno, la violencia contra la población africana se había convertido en inevitable, y que, a menos que se le de un liderazgo responsable para canalizar y controlar los sentimientos de nuestro pueblo, habrá brotes de terrorismo que se producirán una intensidad de amargura y hostilidad entre las diversas razas de este país que no se produce, incluso por la guerra. En segundo lugar, consideramos que sin violencia no se abrirá la puerta a la población africana para tener éxito en su lucha contra el principio de la supremacía blanca. Todos los modos legítimos de expresar oposición a este principio se había cerrado por la legislación, y nos coloca en una posición en la que hemos tenido a bien aceptar un estado permanente de inferioridad, o para desafiar al Gobierno. Hemos elegido desafiar la ley. En primer lugar, violó la ley de una manera que evita cualquier recurso a la violencia, cuando esta forma se legisló contra y, a continuación, el Gobierno recurrió a una demostración de fuerza para aplastar a la oposición a sus políticas, sólo entonces, hemos decidido responder a la violencia con violencia.

Pero la violencia que hemos decidido adoptar no es el terrorismo. Nosotros, que formamos Umkhonto, todos los miembros del Congreso Nacional Africano, había detrás de nosotros y el ANC una tradición de la no violencia y la negociación como medio de resolver las controversias políticas. Creemos que Sudáfrica pertenece a todas las personas que viven en ella, y no a un grupo, ya sea blanco o negro. No queríamos una guerra interracial, y trató de evitarlo hasta el último minuto. Si la Corte está en duda acerca de esto, se verá que toda la historia de nuestra organización lleva a cabo lo que he dicho, y lo voy a decir, posteriormente, cuando describen las tácticas que Umkhonto decidió adoptar. […]

En 1960 el Gobierno celebró un referéndum que condujo a la creación de la República. Los africanos, que constituyen aproximadamente el 70 por ciento de la población de Sudáfrica, no tenían derecho a voto, y ni siquiera fueron consultados sobre la propuesta de cambio constitucional. Se tomó una resolución para celebrar una Conferencia Africana para convocar una Convención Nacional, y organizar manifestaciones de masas en vísperas de la República, no buscando la agresión contra el Gobierno, sino para llamar a la Convención. A la conferencia asistieron los africanos de diversas tendencias políticas. Yo era el Secretario de la Conferencia y se comprometió a ser responsable de la organización nacional se quedarán en casa, posteriormente fue el llamado que coincida con la declaración de la República. Como todas las huelgas son ilegales por los africanos, las personas que organizamos dicha huelga debíamos evitar la detención. Fui escogido para ser esa persona, y, en consecuencia, tuve que dejar mi casa y mi familia y la práctica legal y pasar a la clandestinidad para evitar la detención.

Iba a ser una manifestación pacífica. Se dieron instrucciones a los organizadores y los miembros para evitar cualquier recurso a la violencia. La respuesta del Gobierno fue la introducción de nuevas y más severas leyes, a fin de movilizar sus fuerzas armadas, y para enviar vehículos armados y los soldados a los municipios en los cuales se realizaría una masiva demostración de fuerza destinada a intimidar a la gente. Esta fue una indicación de que el Gobierno ha decidido pronunciarse sólo por la fuerza, y esta decisión fue un hito en el camino a Umkhonto. […]

Si vamos a ceder a la demostración de la fuerza y la amenaza implícita en contra de la acción futura, o si es que vamos a luchar contra ella y, en caso afirmativo, ¿cómo?

No teníamos ninguna duda de que teníamos que continuar la lucha. Cualquier otra cosa habría sido la más absoluta entrega. Nuestro problema no es la lucha en si, pero fue la forma de continuar la lucha. Nosotros, los de la ANC siempre defendimos una democracia no racial, y se redujo de toda acción que pueda conducir las regatas más lejos de lo que ya eran. Pero los hechos fueron que cincuenta años de la no-violencia ha provocado un cambio para la población africana, sino una legislación más  represiva, y cada vez menos derechos. Puede que no sea fácil de entender para el Tribunal de Primera Instancia, pero es un hecho que durante mucho tiempo la gente ha estado hablando de la violencia – del día en que se lucha contra el hombre blanco y recuperar su país – y nosotros, los dirigentes de la ANC, sin embargo, siempre hemos prevalecido sobre ellos para evitar la violencia y para llevar a cabo los métodos pacíficos. Cuando algunos de nosotros hemos hablado de esto en mayo y junio de 1961, no se puede negar que nuestra política de alcanzar un Estado no racial por la no violencia no se ha logrado nada, y que nuestros seguidores estaban comenzando a perder la confianza en esta política y se desarrolloron inquietantes ideas de terrorismo. […]

A principios de junio de 1961, después de una larga y ansiosa evaluación de la situación de Sudáfrica, yo y algunos colegas, llegamos a la conclusión de que, como la violencia en este país era inevitable, no sería realista para que los dirigentes africanos a que sigieramos la predicación de la paz y la no-violencia en un momento en que el Gobierno silenció las exigencias de paz con la fuerza.

Esta conclusión, a la que no fue fácil llegar. Fue sólo cuando todo lo demás había fracasado, cuando todos los canales de protesta pacífica se habían prohibido, fue entonces que se tomó la decisión de embarcarse en formas violentas de lucha política, y para formar Umkhonto we Sizwe. Lo hicimos porque no deseamos tal supuesto, pero únicamente porque el Gobierno nos dejó sin ninguna otra elección. En el Manifiesto de Umkhonto publicada el 16 de diciembre de 1961, que es la Exhibición AD, nos dijo:
No vamos a presentar y no tenemos otra opción que volver a golpear por todos los medios a nuestro alcance en defensa de nuestro pueblo, nuestro futuro y nuestra libertad.

Este era nuestro sentimiento, en junio de 1961 cuando se decidió a presionar para un cambio en la política del Movimiento de Liberación Nacional. Sólo puedo decir que me sentí moralmente obligado a hacer lo que hice. […]

Nuestra queja no es que nosotros seamos pobres en comparación con la gente de otros países, sino que nosotros somos pobres en comparación con los blancos de nuestro propio país, y que esta situación está favorecida mediante legislación.

La ausencia de dignidad humana experimentada por los africanos es el resultado directo de la política de la supremacía blanca. La supremacía blanca implica la inferioridad de los negros. La legislación actual está designada a preservar dicha supremacía.

Por encima de todo, nosotros deseamos derechos políticos igualitarios, porque sin ellos, nuestras deficiencias serán permanentes. Sé que esto suena revolucionario para los blancos de este país, porque la mayoría de los votantes serán africanos. Esta es la razón por la que el hombre blanco teme a la democracia.

Esto es todo por lo que lucha el partido ANC. Su batalla es realmente una batalla nacional. Es una batalla de la gente africana, inspirada por sus propios sufrimientos y su propia experiencia. Es una batalla por el derecho a vivir.

A lo largo de mi vida, me he dedicado a luchar por los derechos de los africanos. He luchado contra la dominación blanca.

He soñado con la idea de una democracia y una sociedad libre en la cual las personas vivan juntas en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal el cual quiero vivir para verlo hecho realidad. Pero si para ello es necesario… es un ideal por el cual estoy preparado a morir».