Miguel Ángel Mancera, ¿un espantapájaros?

Es verdad que Mancera ganó la jefatura de gobierno con cerca del sesenta y cuatro por ciento de los votos. La izquierda lo consideró el mejor candidato dado su trabajo como Procurador. También es verdad que ese porcentaje, lo logró gracias al fenómeno AMLO. Como quien dice, los electores le concedieron el beneficio de la duda a pesar de no ser militante de ningún partido y no tener experiencia política. Pero a la vuelta de diez meses ¿qué ha pasado con Mancera?

Jesús Sosa Castro/ A los Cuatro Vientos

No es fácil entender los enredos en que se está metiendo. Trabaja mal para la gente. Sus conocimientos en materia jurídica no empataron con su capacidad para gobernar una ciudad tan politizada y compleja como es el DF

espantanachas¿Cómo empezó MAM a ejercer su gobierno? Cediendo poder a un Presidente de la República que carece de credibilidad moral. Desde el 1o de diciembre se deslindó de la izquierda y se echó en los brazos de PN. Como jefe de gobierno electo se estrenó reprimiendo con desmesura a los jóvenes y se fue con la finta de que el señor que llegaba a Los Pinos, iba a respetar a un gobernante que había sido electo con una fuerza electoral incuestionable. Pero quiso jugar dos cartas al mismo tiempo, y cayó en las redes de mafiosos profesionales. ¡Chuchas cuereras en el arte de la cooptación y del chantaje! Una vez que le tomaron la medida, le están imponiendo todo, hasta la presencia de guaruras enfrente de su despacho

Para dejarse querer, Mancera ha convertido al DF en un estado de excepción. Les abrió espacio a los genízaros, al ejército y a los halcones del DF y federales, y entró en competencia con PN para ver quién de los dos era más eficiente en la represión y quién violaba con mayor eficacia las leyes. A los dos no se les da la cultura política, no han entendido el significado de la representación que detentan, ni menos han leído algo sobre esto. No estaría mal que leyeran El estado de excepción de Giorgio Agamben, quien afirma: “un gobierno que suspende el orden jurídico, aduciendo contingencias especiales, lo está convirtiendo, a ojos vistas, en un paradigma normal de gobierno

“Cuando un estado de excepción tiende a confundirse con la regla, las instituciones y los precarios equilibrios de los sistemas políticos democráticos ven amenazado su funcionamiento, hasta el punto, en que la frontera entre democracia y absolutismo, parece borrarse” En su libro, este pensador italiano desmonta de modo implacable los más relevantes intentos de legitimación jurídica y arroja luz sobre la relación oculta que anuda violencia y derecho en muchos de los estados modernos

espantamuerte¿En qué momento se encuentra México? El enjuiciamiento político y el diagnóstico que hacen los estudiosos del derecho, es desolador. Este escalofriante panorama sobre la legalidad en que se apoyan y las herramientas que están utilizando, son sólo una veneración hipócrita de las leyes escritas, aunque en la vida real se dé el burdo desprecio hacia ellas. El papel de la sociedad, es tratar de develar la lógica interna de este proceso de violación sistemática de las leyes e impedir un manejo, cuasi dictatorial, de mecanismos metaconstitucionales que intentan encubrir políticas que sirven a intereses privados y a empresas transnacionales

Creo que ha llegado el momento de someter a los hacedores de entuertos al imperio de la ley. El franco estado de excepción en que MAM y PN tienen al DF y al país, es la degradación más aberrante del derecho. Los maestros estudiantes y trabajadores, han sido las víctimas de estas violaciones consuetudinarias. Estos gobernantes creen que tienen el suficiente poder para hacer de la política el espacio donde la represión y el blindaje de plazas, calles y negocios, son las herramientas que les ayudará a terminar con la creciente inconformidad social que vive la población

Es el reino de la impunidad, de los intereses bastardos, de la incapacidad gubernamental y del enchufe de políticos corruptos, lo que está llevando a los ciudadanos de a pie a la protesta permanente. Aunque hay otro sector que por ignorancia y abulia, se deja llevar por la arbitrariedad y las políticas de las mafias que mandan en el país

Ya no se confía en las instituciones porque éstas están sometidas a las presiones de grupos y a la connivencia entre la política y  la corrupción. Las burocracias son el escenario civil más catastrófico que se haya conocido y la ley escrita se ha vuelto un simulacro y una caricatura irritante para toda la sociedad. ¿Si la autoridad no la respeta por qué tienen que someterse a ella, de manera injusta y discrecional personas y grupos? ¿Será que por esa razón, la voluntad de no ser sancionados, de no ser descubiertos, de no ser atrapados ni juzgados, se transforma en una reacción justificada y en un afán colectivo que intenta medir el éxito social de manera torcida?

Espantacuervos

¡Desde luego no es para vivir estas calamidades que lo elegimos jefe de gobierno, Sr Mancera! ¡Tampoco para que sus gorilas se ceben agrediendo impunemente a los jóvenes, muchos de ellos ajenos a las marchas! ¡Menos aún para que mantenga sitiada la ciudad de México como si fuera de su propiedad, cuando ésta es parte del patrimonio social y cultural de los ciudadanos! Ojalá que esos pájaros que vuelan sobre su cabeza lo salven de la catástrofe que se le viene

jesus-sosa-castro3-150x150 *Jesús Sosa Castro. Destacado militante de la izquierda mexicana. Articulista de SDP noticias y colaborador de A los Cuatro Vientos.