Apoya a Lucero, jovencita que sufrió tremenda golpiza por negarse a tener relaciones sexuales, ella exige justicia

La familia de Lucero Salcedo ha emprendido una campaña a nivel nacional, a través de www.change.org/justiciaparalucero , solicitando firmas de apoyo que respalden la exigencia a la Procuraduría de Justicia del Estado de Guanajuato de que acelere el proceso legal en contra de Miguel Ángel Jasso, quien de acuerdo con la denuncia de hechos, estuvo a punto de asesinar a la joven porque se negó a sostener relaciones sexuales con él.

A los Cuatro Vientos

Esta campaña se presenta en el contexto de una oleada de feminicidios que vienen ocurriendo en Guanajuato, ante la mirada negligente de las autoridades y la cómplice ceguera de ministros de culto como el obispo de la Diócesis de Celaya, Benjamín Castillo Plascencia, quien dijo que en ese estado no hace falta declarar una alerta de violencia de género por los asesinatos de mujeres, ya que éstos no son feminicidios sino “crímenes normales” y las víctimas pudieron estar involucradas en actividades delictivas o “se las llevan de paso”.

obispo-celaya
Benjamín Castillo Plascencia, obispo de la Diócesis de Celaya.

Las declaraciones del obispo fueron hechas unas horas después de que cientos de personas marcharan en Irapuato, León, Acámbaro, San Miguel de Allende y Guanajuato capital para exigir al gobernador del estado, Miguel Márquez Márquez, aceptar la declaratoria de alerta ante los 55 feminicidios registrados en lo que va del año. Estas marchas contaron con la solidaridad expresa del obispo de Saltillo, Raúl Vera López, quien envió una misiva a las organizaciones convocantes para unirse al reclamo por la erradicación de la violencia y los asesinatos de mujeres en la entidad, y pedir sanciones para los funcionarios públicos involucrados o negligentes en las investigaciones. Sin embargo, para el obispo de Celaya estos crímenes “no son cosa de género”.

Aunque admitió que “hay mucha violencia en las casas”, Castillo Plascencia dijo que protestar por los homicidios y exigir una alerta de violencia de género daña más a la mujer.

El arzobispo hizo un llamado a “no hacer más escándalo porque dañamos mucho a la mujer; en lugar de ayudarla va en detrimento, no creo que sea todavía ir en contra del género, en contra de la mujer, como aquellos crímenes, puras mujeres, trabajadoras, etcétera, hasta un patrón, no es así aquí, a lo mejor les ha tocado porque han andado dentro”.

GTO MARCHA CONTRA FEMINICIDIO
Marchan decenas de jóvenes en diversas ciudades de Guanajuato exigiendo al gobierno que declare el estado de alerta contra los femincidios. En lo que va del años han sido asesinadas 55 mujeres, víctimas de violencia de género.

A continuación, la carta que Fermin Salcedo, padre de Lucero, está dirigiendo a todos los ciudadanos en apoyo a su demanda de justicia.

JUSTICIA PARA LUCERO

«Decimos que sí y somos unas cualquiera. Decimos que no y nos intentan matar. Ésta es mi historia, la historia de un ‘no’. Un ‘no’ que casi me lleva a la muerte.» Éstas son palabras de mi hija, Lucero.

El 12 de septiembre Lucero, de 18 años, estuvo a punto de perder la vida en manos del joven Miguel Ángel Jasso, quien la atacó brutalmente. A pesar de estar plenamente identificado, el agresor de mi hija no ha sido detenido ni se han puesto en marcha medidas efectivas que garanticen la protección de Lucero. Es responsabilidad de la Procuraduría de Justicia del Estado de Guanajuato acelerar este proceso.

Miguel Ángel, amigo de un conocido de mi hija, se había ofrecido a llevarla a casa después del trabajo. En el camino él le propuso tener relaciones sexuales. Ella dijo ‘no’. Molesto, la amagó y se alejó de nuestra ciudad, Guanajuato, mientras ella le pedía que la dejara ir. Cuando se detuvo, la bajó del coche y comenzó a golpearla, a intentar asfixiarla, a azotarla contra el piso, a darle puñetazos, hasta casi dejarla inconsciente. Él no quería violarla, quería matarla.

Mientras era golpeada, Lucero tuvo la fuerza para decirle que la viera a los ojos, y que en ella viera a su hermana, a su mamá. Ahí fue cuando él se detuvo un poco para después huir despavorido en su coche.  Mi hija corrió hacia el poblado más cercano para pedir ayuda, donde fue canalizada de inmediato al hospital. Unas horas después Miguel Ángel Jasso era ingresado al mismo hospital a dos camillas de distancia de Lucero. Había chocado. No había seguridad, no había guardias, no había custodios. Mi hija estaba a unos pasos de la persona que unas horas antes había intentado matarla.

Es imposible describir el sentimiento que se tiene como padre al saber que alguien lastimó e intentó matar a tu hija y que, encima, esa persona no está siendo procesada. Todos saben quién es el agresor de Lucero y dónde está, y sin embargo el proceso no ha avanzado. Desde ese día no hemos parado de luchar, y no descansaremos hasta que esto se resuelva.

Ayúdanos a pedirle al Procurador de Justicia del Estado de Guanajuato que concluya la averiguación previa y que inicie el proceso en contra de Miguel Ángel Jasso. Mientras más tiempo pase, mi hija y las mujeres guanajuatenses estarán en riesgo.

Gracias por tu solidaridad,

Fermín Salcedo, un padre que defenderá a su hija hasta el final.

LUCERORecuerda, puedes entrar al siguiente sitio, para firmar la demanda de justicia para Lucero: www.change.org/justiciaparalucero

http://www.change.org/es/peticiones/carlos-zamarripa-aguirre-dónde-está-el-responsable-justicia-para-lucero?share_id=jAAnQWGHTz&utm_campaign=signature_receipt&utm_medium=email&utm_source=share_petition