El desalojo del magisterio, síntoma del fracaso del régimen

En solidaridad con las víctimas y damnificados en emergencia por las lluvias

¿Hacia dónde lleva Peña Nieto a un país con recesión en puerta, con crímenes al alza, con grupos de autodefensa y en crisis política?

Raúl Ramírez Baena/ A los Cuatro Vientos*

El desalojo de maestros de la Plaza de la Constitución por las fuerzas federales y del Gobierno del Distrito Federal, pese al triunfalismo, la justificación oficial y el aplauso de muchos, representa lo peor de la política nacional.

El desalojo no es el fracaso del “diálogo”, porque en los hechos éste nunca existió, a pesar de que es una herramienta esencial de la política; al contrario, para el gobierno todo se centró en imponer la Reforma Educativa (“no hay marcha atrás”, dijeron) y asegurar el primer Grito de Independencia y Desfile Militar de Enrique Peña Nieto, con todo y acarreados.

De haber existido visión social y voluntad política, en el marco de la tan llevada y traída “Participación Ciudadana”, el gobierno hubiera escuchado oportunamente las preocupaciones y propuestas del magisterio respecto a dicha Reforma y sus leyes secundarias, en especial la Ley del Servicio Profesional Docente, y evitarse todo el rechazo que amenaza seriamente en crecer.

Este paquete de normas lleva la clara intención de establecer un control político y laboral del magisterio nacional, pasando por encima de sus derechos y de sus históricas conquistas laborales. Elba Esther fue apresada no por corrupta, sino porque se oponía a los términos de la Reforma, además, porque no pertenece al grupo político de Peña Nieto y no servía ya a sus intereses.

cmarín
Carlos Marín, director general de Milenio y analista de Tercer Grado en Televisa

Triste y lamentable el papel de medios de comunicación y periodistas que, sea por intereses económicos y/o ideología conservadora, avalan todo lo que diga y haga el gobierno, linchando hasta el cansancio al magisterio, sin ética y sin escrúpulos, como antes linchaban a los estudiantes del 68, a los zapatistas, al Comité Atenco, a la APPO, a López Obrador, al SME, etc. Sembrando el odio, la confusión, la división y alentando la violencia institucional, los argumentos se repiten una y otra vez por los mismos de siempre. Y siempre habrá quien los vea, los oiga y les crea.

La explicación a lo anterior es muy simple: El espectro aéreo de telecomunicaciones es un bien de uso común, propiedad de la nación y soberanía del pueblo mexicano, pero las concesiones las da y quita el gobierno al sector privado bajo sus muy particulares intereses. Algo así como lo que quieren hacer ahora con Pemex y la industria energética.

En el caso del conflicto del gobierno con el magisterio, haga usted la cuenta de cuántas entrevistas han otorgado los medios locales y nacionales a los representantes de los maestros en resistencia y cuántas se han realizado a funcionarios federales y locales y al nuevo “líder” del SNTE. Salvo honrosas excepciones, los medios han difundido hasta el cansancio la mentira de que los maestros no se quieren evaluar. El ciudadano común no puede conocer a ciencia cierta los argumentos y propuestas de la CNTE (¿adónde quedó el derecho de réplica?), a no ser en las redes sociales que, con toda la fuerza de imaginación posible, intentan equilibrar a las fuerzas del poder.

Ahora, cumpliendo con su papel de mandatario, que no de Estadista, y con los compromisos adquiridos durante su campaña, Peña Nieto, blindado y aislado del pueblo, está generando una crisis nacional, aliado –no podría ser de otra manera- del capital financiero internacional, del Departamento de Estado, del PRI, de sectores del PAN, de la clase empresarial, de políticos oportunistas (algunos que se hacen llamar de “izquierda”) y de los aduladores de siempre.

La falta de visión política y social, de compromiso con la población y de interpretación correcta de la historia de México por el régimen de Peña Nieto, en su lógica limitada del poder, creyeron que quitando a la maestra todo se iba a solucionar. Ahora, ¿cómo dar marcha atrás al caos que provocaron?

Emilo Chuayffet secretario de Educación Pública
Emilio Chuayffet, secretario de Educación Pública

Es obvio que uno de los estrategas de este fracaso es Emilio Chuayffet, quien sin duda debe ser el primero en separarse del cargo al demostrar su intolerancia, menospreciando a la CNTE como interlocutora válida y amenazando con correr a los maestros. Miguel Ángel Mancera, envalentonado, amenaza con reprimir a los maestros si intentan recuperar el Zócalo al considerar su legítimo derecho a la desobediencia civil como un “ataque al DF”. Como si fueran invasores.

Todo lo que pasa ahora puede hacer crecer aún más el descontento popular, generar fuertes alianzas de solidaridad entre diversos grupos sociales concientizados, golpeados por la crisis, la desigualdad y las injusticias, y por el precipitado alud de “Reformas Estructurales que el país necesita”. Puede también desencadenar una cuasi insurrección popular que luego van a querer sofocar por la fuerza, esa misma que invocan y aplauden los sectores más retrógrados del país.

En lugar de usar la política como herramienta de solución de problemas y de conciliación, desalojan a los maestros por la fuerza, abusan de la demagogia y se enfrascan obsesivamente en más reformas, colocando al país en una situación en extremo delicada. Y luego le van a echar la culpa a los maestros. Si con el desalojo del Zócalo capitalino creyeron que se resolvía algo, se equivocaron nuevamente. Hoy, las fuerzas populares en resistencia se están reagrupando y radicalizando, teniendo como vanguardia al magisterio disidente del sindicalismo oficial.

22-septiembre-2013-amlo-ciudad-de-mc3a9xico
Concentración multitudinaria del 22 de septiembre de 2013, encabezada por Andrés Manuel López Obrador en contra de las reformas energética y hacendaria.

Y por si fuera poco, Peña Nieto, con su iniciativa de Reforma Hacendaria, se ha echado encima a estratos medios, a una parte del gremio empresarial (sus aliados incondicionales que lo apoyaron en la campaña) y a sectores del PAN, con el impuesto a las hipotecas, a las colegiaturas privadas y el aumento al IVA en las fronteras, bajo la óptica del Banco Mundial (ONU) de que en América Latina ha crecido la clase media por sobre la pobreza, que se habrá de erradicar.[1] Contradictoriamente, en México, según la Coneval, en 2012 creció el número de pobres con respecto al año 2010 (500 mil),[2] a diferencia de la tendencia en el resto de América Latina. Y lo que falta: votar la Reforma Energética y las movilizaciones en su contra.

Quizá los genios estrategas de Peña pensaron, bajo el supuesto del “voto mayoritario” que llevó a Peña Nieto al poder, en sacar a como diera lugar y en el corto plazo las reformas estructurales (cambios para reforzar el modelo de economía de mercado, no el Estado de Bienestar), capear el vendaval y, después, gobernar con relativa tranquilidad el país. ¿Usted cree? Manlio Fabio ha de estar ya, sin duda, ocupado en el conteo regresivo.

Triste papel el de la mayoría de legisladores que, sin analizar las iniciativas, consultar y representar verdaderamente a las y los ciudadanos, sino obedeciendo a sus caciques, partidos e intereses, cumplen fiel y dócilmente su papel por un puñado de prebendas que sub-bajan su calidad humana y su ética política como representantes populares.

Esta conducta generalizada, fomentada por la partidocracia y sus cuotas de poder (incluso hay legisladores puestos ahí para representar intereses particulares y financieros), como signo inequívoco de la corrupción, forma parte de la grave crisis política, ética y moral que sufre el país y que, por ahora, no vemos cómo se pueda superar en el corto plazo. No en vano los ciudadanos ya no se sienten representados por sus diputados y senadores.

Por último, una PROPUESTA muy en serio:

El gobierno, a través del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, va a evaluar el desempeño de los maestros y de ello depende su PERMANENCIA en el trabajo, aún a costa de sus derechos ganados. Esto, según el gobierno, para garantizar la calidad de la EDUCACIÓN FORMAL.

En justa medida, ¿el gobierno no ha pensado en evaluar el desempeño de los medios de comunicación, sobre todo electrónicos, y su impacto en la EDUCACIÓN INFORMAL de la niñez? Es indudable que lo que enseñan los medios electrónicos a la población -sobre todo a los menores- repercute en su capacidad de raciocinio y en su forma de interpretar la realidad física y social.

apaga la tele

Con una evaluación a la calidad de la enseñanza informal de estos medios se podría decidir su PERMANENCIA en las concesiones del espectro aéreo, propiedad y soberanía de la Nación. Así, estudiosos pudieran evaluar el impacto en el aprovechamiento académico de los menores como efecto de los mensajes de radio y TV, incluso, de impresos como TV Notas y TV Novelas; de los efectos que provoca en los procesos de enseñanza-aprendizaje la mercadotecnia neoconductista tipo Carlos Alazraki (“Dale un Madrazo al Dedazo”) teniendo al sexo, la droga, la violencia criminal y de género, los chismes de la farándula y la política, como ejes principales del lucro.

Esto serviría para hacer lo que otros países, que sí regulan los contenidos en los medios, incluso la veracidad de los mensajes publicitarios, al considerar el espectro aéreo como patrimonio estratégico nacional, como la Banca y los energéticos, evitando así la alienación de la población, con una formación integral con sentido humano, crítico y científico, impulsada para lograr una de las máximas aspiraciones de la humanidad: El DERECHO A LA FELICIDAD.

 [1] http://www.bancomundial.org/es/news/feature/2013/06/14/latin-america-inequality-shared-prosperity
[2] http://www.jornada.unam.mx/2013/07/30/politica/007n1pol
raúl*Raúl Ramírez Baena. Director de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste, AC