La obsolescencia política programada

Platicaba con mis padres en la mañana acerca de un documental que miré en youtube llamado la obsolescencia programada. En él se explican los mecanismos por medio de los cuales las grandes corporaciones hacen productos que duren poco con la finalidad de que el consumidor compre más.

Ramiro Padilla Atondo/ A los Cuatro Vientos

 Recuerdo también una plática con un amigo Cubano, al cual le pregunté por la legendaria incapacidad de los productos hechos en la ex cortina de hierro (bueno, al menos eso pensaba yo, educado en el pensamiento liberal versión reader’s digest ), a lo cual me contestó que un tractor ruso nunca se descomponía, mirándome de manera extraña.

Allí me di cuenta también del peligro de una sola historia en la cual hasta el momento había vivido:

Y esto lo traje a colación porque mirando información política reciente me di cuenta de cuánto hemos “avanzado” en nuestro país. Todo suena tan lejano, tan obsoleto, toda la animosidad de las campañas políticas se esfumó y nuestros ahora gobernantes siguen vendiéndonos el promisorio mañana con las mismas palabras. Si alguien intenta ser congruente y reclama las promesas incumplidas o los fraudes cometidos enfrenta el escarnio público.

calderón empleosEsta obsolescencia ayuda muchísimo a los políticos ¿Te hice una promesa ayer? Olvídalo, estamos en un día diferente. Aunque las promesas no deberían de tener una fecha de caducidad tan cercana. México, la tierra de las promesas nunca cumplidas. Lo único que nunca se vuelve obsoleto es la ambición de los políticos por tener más. El saqueo del erario. Cerraremos este año con la promesa de autos nuevos para todos los diputados. Una muestra más de la obsolescencia. ¿Cómo un diputado va a conducirse en un auto usado? ¡Ya es obsoleto!  La grave responsabilidad que la nación le confiere, necesita que el diputado tenga todas las comodidades para ejercer su función. Que a este mismo personaje político se le conocen corruptelas desde que salió de su estado, es parte de la guerra sucia de la oposición.

Ahora, las promesas políticas son obsoletas casi de inmediato, lo que no pierde actualidad son las estrategias políticas. Esas no cambian. Tenemos que entrarle a la gobernada con acciones contundentes. Que se vea que vamos en serio.

Aquí lo que queremos ver es cuántas de estas acciones tendrán seguimiento. Cuanto de todo esto recordaremos el próximo año. Pero las promesas políticas se extinguen tan de prisa, que no tenemos tiempo de voltear cuando ya una nueva andanada de promesas ha remplazado las anteriores. Y para que vean que vamos en serio lo firmamos por escrito. Sonrisas y más sonrisas y la promesa de que todo cambiará para que todo siga igual. Porque eso nunca se vuelve obsoleto. La sonrisa eterna.

ramiro p a*Ramiro Padilla Atondo. Ensenadense. Autor de los libros de cuentos A tres pasos de la línea, traducido al inglés; Esperando la muerte y la novela Días de Agosto. En ensayo ha publicado La verdad fraccionada y Poder, sociedad e imagen. Colabora para para los suplementos culturales Palabra del Vigía, Identidad del Mexicano y las revistas Espiral y Volante, también para los portales Grado cero de Guerrero, Camaleón político, Sdp noticias, El cuervo de orange y Péndulo de Chiapas.