¿La clase social determina el pensamiento político?

Aunque esto es una obviedad en nuestros tiempos, tal parece que en México una amplia porción de los pobres apoya las medidas de corte neo-liberal del gobierno.

Ramiro Padilla Atondo/ A los Cuatro Vientos

Y esto se resume en la tendencia aspiracional de los mexicanos. Lo dije en un artículo anterior. No somos de clase media pero nos comportamos como tal. Es obvio que si nos la creemos, entonces también creemos que nuestra posición social está de acuerdo con nuestra ideología.

Nos dividimos en dos extremos ideológicos, (aunque no creo que el capitalismo salvaje que padecemos en México sea necesariamente una ideología) Donde los partidos se han mimetizado para repartirse el pastel, con las elecciones como mero pretexto para determinar qué le toca a quien.

El secreto de las reformas es la pasividad. Se tienen presupuestados a los profesionales de las protestas que son como Pedro y el lobo. Ahora que ha llegado el lobo ya nadie les cree. Y la mayoría de los mexicanos no está involucrado con los rollos del gobierno. Y los pocos que lo están, o bien quieren que se muera Peña Nieto sin proponer nada o están a favor sin tener la más remota idea del porqué lo están.

Los que acusan a AMLO de mesiánico son tan radicales como aquellos a los que critican. Es como decir que odian tanto los radicalismos que se han vuelto radicales con respecto a ellos.

manipulacion-medios-necesirodetodosEl nuevo mito cohesionante se llama televisión. Basta cambiar la connotación de una palabra para que esta adquiera un valor negativo. Ejemplo. En un noticiero de la noche se presenta una nota sobre Quintana Roo. La nota inicia así:

Presuntos profesores se manifestaron…

Presuntos. Presuntos secuestradores, presuntos ladrones, presuntos homicidas. En el momento en que añadimos la palabra presunto, demeritamos en automático aquello que estamos atacando. Y como el cerebro no distingue de inmediato categorizamos.

En el levantamiento zapatista lo mismo. Un ejemplo es el discurso del gobierno que les negaba siquiera el título de insurgentes. No era para tanto. Eran infractores de la ley, ni más ni menos. Luego el sistema informativo Eco dándole una cobertura abusiva al conflicto de los Balcanes (Andrés Oppenheimer, México en la frontera del caos) para crear la percepción de que eso podía pasar en México.

Igual hoy.  Aunque este gobierno sea como los actores en un teatro, donde la gente de manera paulatina deja de aplaudir. Primero dejaron de aplaudir los de las filas de atrás (los pobres) luego dejaron de aplaudir los de las filas de en medio. Los que no dejan de aplaudir son los de las filas de enfrente, y los de los palcos que no pagan por ir al teatro, al contrario, les pagan por ir. En lo que están de acuerdo todos es que son malos actores. Cuando solo aplaudan los de los palcos el gobierno se empezará a preocupar. Pero solo un poquito. Tienen suficiente dinero para seguir montando obras de teatro ad infinitum.

Y la mayoría seguirá pensando que por poder entrar al teatro ya son cultos. Aunque será una obra de ficheras.

NdeE: La imagen de la portada de este artículo es obra de la caricaturista polaca Pawla Kuczynskiego, nacida en 1976 en Szczecin, se graduó de la Academia de Bellas Artes en Poznan, especializándose en los gráficos. Desde 2004 produce ilustraciones satíricas y hasta ahora ha recibido 92 premios y distinciones. En 2005 recibió el Premio de la Asociación de Caricaturistas Polaco «Eryk».
ramiro padilla A *Ramiro Padilla Atondo. Ensenadense. Autor de los libros de cuentos A tres pasos de la línea, traducido al inglés; Esperando la muerte y la novela Días de Agosto. En ensayo ha publicado La verdad fraccionada y Poder, sociedad e imagen. Colabora para para los suplementos culturales Palabra del Vigía, Identidad del Mexicano y las revistas Espiral y Volante, también para los portales Grado cero de Guerrero, Camaleón político, Sdp noticias, El cuervo de orange y Péndulo de Chiapas.