Falleció Santiago Genovés Tarazaga, humanista excepcional

– Sus trabajos sobre racismo y violencia son ampliamente reconocidos a nivel mundial.

– Realizó expediciones en embarcaciones que constituyeron auténticos laboratorios del comportamiento humano.

– Impulsó la “Declaración sobre la violencia” que fue respaldada por más de cien sociedades y agrupaciones científicas en el mundo y adoptada por la UNESCO.

Academia Mexicana de Ciencias*

El doctor Santiago Genovés Tarazaga, Investigador Emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México, y uno de los fundadores de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), falleció este jueves 5 de septiembre en la ciudad de México a los 89 años de edad.

SANTIAGO GENOVES 1Genovés estudió la carrera de antropología en México y obtuvo el grado de doctor en la Universidad de Cambridge, Inglaterra; escribió más de veinte libros, muchos de los cuales han sido traducidos a otros idiomas y  más de doscientos artículos en revistas especializadas y de divulgación.

Nació en Orense, Galicia, en diciembre de 1923. Sus padres emigraron a México durante la guerra civil española, cuando aún era muy joven y no concluía el bachillerato.

Sus primeros estudios fueron sobre la determinación de edad y sexo en restos óseos prehistóricos.

Además, elaboró tablas para el cálculo de la estatura con base en los huesos largos del cuerpo humano que han sido empleadas en la antropología física.

Para Genovés, la antropología era ciencia pero también humanismo en constante retroalimentación e interacción.

Realizó investigaciones sobre la raza, el racismo y la violencia. En este sentido caracterizó al racismo como uno de los factores que más genera violencia.

Para el investigador estaba claro que existen razas y que éstas son diferentes entre sí, lo que no quiere decir que haya unas superiores e inferiores, sino diferencias que se ubican en los campos de la antropología biológica, la antropología social y el humanismo.

BALSA RA IIMotivado por el afán de conocer las fuentes de conflicto, fricción, agresión y agresividad que caracterizan a muchísimas de las sociedades humanas realizó tres viajes en las balsas RA 1, RA 2 (en la foto a la derecha) y Acalli para cruzar el océano Atlántico, las que fueron, para el antropólogo, auténticos laboratorios del comportamiento humano.

En la última embarcación pudo estudiar el comportamiento de hombres y mujeres de distintas razas, lenguas, ideologías y culturas. De este experimento concluyó que la violencia no está genéticamente determinada, porque es un producto de la cultura, y pudo comprobar que la violencia se relaciona con la búsqueda de liderazgo y poder.

Santiago Genovés impulsó importantes iniciativas, como la Declaración sobre la violencia de 1986 que fue respaldada por más de cien sociedades y agrupaciones científicas en el mundo, y fue adoptada por la UNESCO.

Dicha declaración incluye los siguientes cinco puntos:

1. La violencia no está genéticamente determinada.

2. La violencia no está inscrita en nuestro cerebro.

3. La violencia no viene de nuestro pasado animal

4. En el proceso de la evolución no ha habido una selección mayor hacia el comportamiento agresivo o violento, que hacia otros tipos de comportamiento.

5. La violencia no es hereditaria.

El doctor Santiago Genovés, fue uno de los fundadores de la Academia Mexicana de Ciencias (Foto: AMAB).
El doctor Santiago Genovés, fue uno de los fundadores de la Academia Mexicana de Ciencias (Foto: AMAB).

Entre sus obras destacan los libros: Introducción al diagnóstico de la edad y del sexo en restos óseos prehistóricos; Expedición a la Violencia; y Sexo y violencia: un acercamiento lento y distinto.

Genovés formó parte del grupo de 54 distinguidos miembros fundadores de la Academia de la Investigación Científica (actualmente AMC) en 1959 y recibió el premio a la investigación que otorga esta asociación en 1961.

La Academia Mexicana de Ciencias lamenta profundamente su fallecimiento.

* Con información obtenida de: Villanueva Sagrado, María (1992). «Santiago Genovés Tarazaga». Nuestros Maestros, 2: 143-149, UNAM, México; y de la Revista Digital Universitaria (Junio, 2002).