La dinámica del lenguaje y la ortografía

Los ortógrafos están de moda. Nunca como ahora surgen de las tinieblas del saber los defensores de la ortografía. La ortografía es el conjunto de reglas para el uso de las letras en la escritura. Con parámetros que van desde los fonéticos hasta los etimológicos es regida por una intrínseca ley superior, desconocida para muchos ignorada por otros. La dinámica del lenguaje.

Juan Pablo Solórzano González*/ A los Cuatro Vientos

Desde niño he visto como el lenguaje está vivo, muta, cambia al son de los tiempos. Estudiaba las primeras letras cuando aprendí a escribir las palabras Ahuacatl, Psicología, hierro. Hoy arcaísmos del lenguaje cambiados por la RAE (Real Academia Española) aguacate, sicología y fierro. Vi la aceptación de palabras nuevas como el Cantinflear, gentilicios como Culichi en lugar de Culiacanense y así podría pasarme horas escribiendo los cambios que me ha tocado ver.

¿Por qué? Simple, eran arcaicos en el uso. No así en las escuelas, donde me tocaron algunos reglazos por equivocarme en el lugar preciso donde la “H” se escribía en ahuacatl. Pero no solo las palabras van cambiando con el tiempo; incluso la puntuación está cambiando. Ahora no es mal visto que se ponga una coma antes de una “Y” cuando antes la coma numérica terminaba en la primera “Y”.  Incluso, hay quien me ha marcado la falta de ortografía.

¿Ahí o Allí? El desplazado allí es de un uso arcaico,aunque aún es válida la falta de ortografía ya está siendo desplazado incluso por los ortógrafos por; ahí.

otrografía pizarron manzanas

¿Qué pasa entonces? ¿Por qué la persistencia de los ortógrafos en criticar y opinar sobre las faltas de ortografía? Yo no encuentro una buena razón, más que un ego demasiado inflado, la voluntad de poder diría Nietzsche.  Ni los reglazos ni los jalones de pelo evitaron que los que tenían faltas de ortografía al escribir aguacate o sicología terminaran imponiendo el desuso de las anteriores formas de escritura. Tal vez no, como forma principal, sí como la opción más usada al momento de escribir.

La modernidad, alcanzará al lenguaje y a la escritura de golpe, derribando a los ortógrafos desprevenidos. PRQ? no lo sé, ahora es fácil escribir con pocas letras en los dispositivos móviles y cientos de anglicismos se mezclan en el lenguaje y los escribimos, LOL, ROFLMAO  y etc. estos son aceptados porque la dinámica del lenguaje y la vida lo exige, sin ser criticados como faltas de ortografía. Nuestro idioma está cambiando y ha cambiado constantemente, desde el latín hasta el español antiguo y lo que hoy conocemos como español mexicano. Hubo necesidad de crear divisiones dentro de una lengua, porque las reglas no aplican igual en las diferentes regiones.

ORTOgrafia cartel amenazante
Ortografía pésima, amenaza clarísima.

Cuando Gabriel García Márquez envió sus botellas al mar al Dios de las palabras, fue la sátira que responde mejor al por qué de esa persistencia de ortógrafos. Tal vez previó el destino del lenguaje y no ignoraba esa dinámica ese hervidero de palabras y cambios que tiene nuestra lengua.

Existe el Dios de las palabras en el mar de la sabiduría de cada ortógrafo.

Cuántas veces tendría que haber ido a la escuela para aprender los cambios en la lengua. Esa ley intrínseca desconocida por muchos, ignorada por otros que domina a la ortografía y la pone en su lugar debido, la llamada Dinámica del lenguaje, no va a ceder continuará muy a pesar de todos. Es sin embargo hermoso, hacer lo propio. Sin el fuste de las reglas que terminan siendo un lastre muy pesado que tira hacia abajo mientras la dinámica tira hacia arriba.

ortografía el gusto por las letras y la ortografíaGarcía Márquez termina diciendo en una entrevista el colofón a esas botellas de la siguiente manera: “El deber de los escritores no es conservar el lenguaje sino abrirle camino en la historia. Los gramáticos revientan de ira con nuestros desatinos pero los del siglo siguiente los recogen como genialidades de la lengua. De modo que tranquilos todos: no hay pleito. Nos vemos en el tercer milenio”. Y reitera sus palabras de Zacatecas: “Simplifiquemos la gramática antes de que la gramática termine por simplificarnos a nosotros”.

Tal vez para simplificar esto deberíamos tomar la ortografía como corriente y la dinámica como ley.

Juan Pablo Solórzano González FOTO*Juan Pablo Solórzano González. Poeta y escritor Guanajuatense de nacimiento, Culichi de corazón y Ensenadense por decisión. Publica también en SDP noticias, Revista Volante, Cuestiones culturales Revista de la Casa de la Cultura de Irapuato