Consumo de fructosa incide en el incremento de la obesidad, señalan especialistas

De acuerdo con los expertos, el sustituto del azúcar de caña genera problemas de triglicéridos y produce siete veces más ácido úrico que la glucosa.

Revista 2000 Agro

El consumo de fructosa como endulzante sustituto del azúcar de caña incide en la crisis de obesidad que sufren varios países, ya que provoca desórdenes bioquímicos en el organismo humano y al no tener la capacidad de enviar señales al cerebro que indiquen saciedad, genera adicción, señaló José Ordaz Ortiz, investigador de la Universidad de Cranfield, en el Reino Unido.

Durante un seminario, impartido en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), el científico aseguró que la fructosa es más dañina que la glucosa, que tiene un mecanismo metabólico muy específico, genera problemas de triglicéridos y produce siete veces más ácido úrico que la glucosa, porque se ahorra pasos enzimáticos en el organismo.

Con base en estudios realizados por científicos, como el profesor Robert Lustig, de la Universidad de California, Ordaz Ortiz agregó que la fructosa produce el tejido adiposo causante de la obesidad.

FRUCUOSA NIÑO OBESO

Además, el consumo excesivo de esta sustancia se relaciona con hígado con ácido graso, triglicéridos e inflamación, padecimientos que pueden ser precursores de enfermedades más graves, como síndrome metabólico —asociado a presión alta, estrés oxidativo e insulino resistencia— que para muchos científicos es causa de la diabetes mellitus de tipo 2.

Aunque el problema de obesidad no es nuevo —señaló el especialista— se agudizó entre 1930 y 1940, cuando se incrementa el consumo de jarabe de maíz con alta fructosa como endulzante, disminuyendo el de azúcar de caña.

En Estados Unidos, la obesidad se disparó cuando el país dejó de comprar azúcar de caña y la sustituyó por jarabe de maíz.

En México, la situación ha sido similar ya que se consume mucho refresco, endulzado con fructosa, apuntó el científico.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), expuestos durante el seminario, organizado por el Programa de Nanociencias y Nanotecnología del Cinvestav, en México más de 60 por ciento de la población tiene sobrepeso y obesidad.