Adaptación de maíces al cambio climático, prioridad de investigadores latinoamericanos

– Especialistas de México y Centroamérica afirmaron que sus estudios estarán centrados en crear nuevas variedades de maíz adaptables a condiciones de sequía y calor.

– El cambio climático representa una grave amenaza para la seguridad alimentaria, ya que en los países centroamericanos el consumo per cápita del grano es de 175 kilos por persona, pertenecientes, en su mayoría, a la población rural.

Revista 2000 Agro

La adaptación del maíz al cambio climático continuará siendo la prioridad en el trabajo científico de investigación regional, aseguró la red de investigadores y fitomejoradores de maíz de México y Centroamérica.

Durante una reunión, coordinada por el Proyecto Red SICTA, del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), los especialistas señalaron que sus investigaciones estarán centradas en crear nuevas variedades de maíz adaptables a condiciones de sequía y calor, para lo cual buscarán alianzas con instituciones, nacionales y regionales, encargadas de realizar monitoreo climático.

De acuerdo con un estudio reciente de la Forest Stewardship Council, los efectos negativos del cambio climático sobre la producción de maíz —para autoconsumo— podrían provocar pérdidas económicas por 125 millones de dólares anuales sólo a la región de Centroamérica.

En este sentido, la Comisión Económica para América Latina (Cepal) advierte que el cambio climático también representa una grave amenaza para la seguridad alimentaria, ya que en los países centroamericanos el consumo per cápita del grano es de 175 kilos por persona, pertenecientes, en su mayoría, a la población rural.

MAIZ Y CAMPESINOAnte esta situación, además de la adaptabilidad del cultivo a condiciones climáticas extremas, los investigadores apuntaron que trabajan en el combate de enfermedades que provocan importantes pérdidas a las cosechas de maíz, tales como mancha de asfalto, achaparramiento y la plaga del cogollero.

Por lo pronto, los especialistas anunciaron el inicio de un estudio para determinar el tiempo que permanecen en los rastrojos los hongos que causan la enfermedad mancha de asfalto.

Asimismo, agregaron que continuarán en la búsqueda de fuentes de germoplasma tolerantes a plagas y enfermedades, además de continuar con las investigaciones en manejo agronómico, manejo de suelos, fitomejoramiento participativo, producción de variedades con alta calidad nutricional y estudios sobre micotoxinas, aflatoxinas y fumonisinas que afectan directamente al grano almacenado.

En la reunión, organizada por el IICA, participaron expertos de los programas de maíz de los institutos de investigación (INIAS) de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Panamá, así como del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), de México; del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (Cimmyt) y de la Facultad de Agronomía de la Universidad Guatemalteca de San Carlos (FAUSAC).