Pemex: Un negocio rentable

La retórica en el tema energético durante los últimos años se ha enfocado en la necesidad de modernizar y aumentar la eficiencia de PEMEX, a lo cual creo nadie se opone, pero la forma de lograr esto genera discrepancia en ideas y opiniones.

Roy Lavcevic / Asociación Nacional de Empresarios Independientes

Por un lado unos afirman que para cambiar a PEMEX se debe abrir a la inversión privada sin que eso signifique una privatización, mientras por el otro manifiestan que con eso se busca privatizar. El modelo actual de PEMEX quizás sea obsoleto o ineficiente, sin embargo eso no significa que no sea una empresa viable y rentable. Conviene analizar.

En el último trimestre del 2012 PEMEX tuvo ventas totales por 32.3 mil millones de dls. [1] , 55% corresponden a ventas internas y 45% a exportación. La utilidad antes de impuestos y derechos asciende a 14.3 mil millones de dls., un 44% sobre ventas. Lo curioso es que los impuestos y derechos cobrados a PEMEX ascienden a 16.4 mil millones de dls., equivalente a 50% sobre sus ventas, dejando una pérdida neta. Si comparamos esta estructura con el caso de PETROBRAS[2] su utilidad antes de impuestos es un 30.7% sobre sus ventas, mucho menor que PEMEX, y los impuestos y derechos pagados equivalen a 16.4% sobre sus ventas, dejando una utilidad neta de 14% sobre sus ventas.

Durante el 2012 PEMEX aporto al presupuesto Federal[3] 721 mil millones de pesos en impuestos petroleros y 463 mil millones de pesos en transferencia directa al erario, lo que representa un total de 33% del ingreso presupuestario del sector público, mientras que éste le otorgó en su presupuesto a PEMEX 462 mil millones de pesos. Solo para tener una idea de esta proporción, los impuestos pagados ese año equivalen a construir nueve refinerías, pero escuchamos decir que PEMEX no cuenta con los recursos suficientes para construir las necesarias, al margen de que “la refinación no es rentable” según quienes afirman esto.

La estructura fiscal y presupuestaria en la que opera PEMEX es la causa de que no tenga los recursos suficientes para invertir, no que no sea rentable, aún con los problemas de eficiencia, burocracia y su situación sindical. Los precios actuales del petróleo contra su costo de extracción hacen que este negocio sea sumamente rentable. PEMEX tiene uno de los costos mas bajos[4] de Producción (5.2 USD/bpce[5]), exploración y desarrollo (12.8 USD/bpce). Siendo el quinto productor mundial de crudo, las inversiones de PEMEX en exploración y producción se encuentran entre las menores de la industria[6] . Estas inversiones no se hacen en función de oportunidades o de manejo racional de las reservas petroleras, sino en función de necesidades fiscales.

   *El pago de participaciones equivalente a un 12% sobre ventas que las incluyen en su  costo de ventas mas un 4.4% de pago sobre impuestos a la renta da un total de 16.4%  en impuestos pagados. La participaciones a gobierno.

*El pago de participaciones equivalente a un 12% sobre ventas que las incluyen en su
costo de ventas mas un 4.4% de pago sobre impuestos a la renta da un total de 16.4%
en impuestos pagados. La participaciones a gobierno.

Si de tecnología se trata, ésta esta disponible para quien la desee adquirir por lo cual esto tampoco es un impedimento – aunque lo ideal es el desarrollo de tecnología propia -. En la actualidad muchas empresas privadas, nacionales y extranjeras, venden bienes o prestan servicios a PEMEX, como a muchas otras empresas estatales y privadas del mundo, por lo cual implícitamente podemos decir que ya existe participación privada en el sector, pero claro, éste no participa en los derechos y propiedad de los recursos naturales, en teoría. Cabe revisar la experiencia de otros países que luego de haber aplicado recetas “privatizadoras” han revertido este proceso o concesión al ver que el beneficio iba para algunos pocos privados y no para el país (Ver La explotación petrolera y el capital privado por Javier Jiménez Espriú).

Pretender abrir PEMEX a la inversión extranjera implicaría cambiar la actual estructura fiscal para dar utilidades a estos privados (nadie en su sano juicio invierte para perder) lo que implica ceder parte de las utilidades que ya genera PEMEX pero hoy se las lleva el gobierno. Entonces ¿Cuál es la lógica o sentido de ceder utilidades a privados? ¿Por qué no dejar que PEMEX tenga esas utilidades que genera para destinarla a mayor inversión?

portadabComo toda empresa Estatal hay problemas que deben ser subsanados (lograr mayor eficiencia y transparencia, entre otros), pero sobre todo, brindar precios competitivos para beneficio de la industria nacional y los ciudadanos. No debemos olvidar que PEMEX es el quinto productor de crudo en el mundo, ocupando el lugar número 11 a nivel mundial, el número 13 en reservas de crudo y capacidad de refinación, teniendo el lugar 17 en producción de gas. La idea de que no es capaz ni viable para desarrollarse y requiere de capitales privados no suena sensata.

Una reforma inteligente pasa por liberar a PEMEX de sus frenos, dándole una mayor autonomía tanto de gestión como financiera, con una estructura fiscal más justa y un manejo corporativo eficiente sin necesidad de ceder a intereses privados este negocio tan rentable y de potencial beneficio para la Nación.