Raúl Salinas de Gortari, ¡perdón que ofende!

De no creerse, Raúl Salinas de Gortari, recibió el clásico “usted perdone” de la Procuraduría General de la República, tras ser exonerado del delito de enriquecimiento ilícito. Contra el sentido común y el clamor popular de los mexicanos, la autoridad judicial determinó que el ex funcionario de la Conasupo no es penalmente responsable al igual que sus prestanombres, pese a que no pudo demostrar el origen de los recursos que le permitió adquirir más de 40 propiedades en todo el País.

Doctor Álvaro de Lachica y Bonilla*

Ahora lo que procede es el descongelamiento de las cuentas bancarias y cuentas de cheques, lo que equivale a un total de 224 millones de pesos.

Para quien no se acuerde, Raúl Salinas de Gortari, el hermano incómodo de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), se le comprobó que con dinero público y de dudosa procedencia adquirió propiedades en diferentes estados de la República y abrió cuentas bancarias hasta en el extranjero con pasaportes falsificados. La Compañía Nacional de Subsistencias Populares, CONASUPO, era en aquel entonces la instancia encargada de ayudar al combate a la pobreza, claro que sirvió, pero para beneficio propio que a pesar de sus excentricidades no se quedó en la ruina, sino que aumentó su fortuna a expensas y despensas de los más pobres.

Cuando el hermano del ex presidente era inquilino de la cárcel, se difundió una llamada telefónica con su hermana Adriana donde decía que aclararía de dónde salieron los recursos y aceptando que eran del erario público, pero que ordenaría se devolvieran para que ya no se hiciera escándalo y la sociedad estuviera menos enojada, pero nada sucedió, la fortuna durmió hasta que pudo despertar descongelada, como si se tratara de una película de visión al futuro.

El honorable Ingeniero Salinas, ya había salido librado de la acusación de ser el autor intelectual del asesinato de José Francisco Ruíz Massieu, (su cuñado); de una acusación de fraude fiscal, de otra de peculado por desvíos de la partida secreta de la presidencia y finalmente de otra acusación de lavado de dinero. La defensa se sintió tan segura del asunto, que al día siguiente del nombramiento de Jesús Murillo Karam al frente de la PGR, ya solicitaba poner fin a la instrucción, lo que concedió el innombrable juez hace unos días.

Justicia cómodaNo cabe dudad que México es el país de los contrastes, ya que mientras crece el número de pobres aumentan las fortunas de los pocos ricos que podemos presumir, pero también es de semejanzas, así, mientras disminuye la calidad humana en la aplicación de la justicia también baja la credibilidad en sus gobernantes al mismo ritmo. Hace unos días el gobierno federal anunció que disminuían las personas que viven en pobreza extrema en nuestro país, pero aceptaron igual las cifras del CONEVAL que reflejan que el número de pobres aumentó alarmantemente en México, que ahora se tienen 500 mil mexicanos más en esas condiciones para sumar 48 millones, el 45 por ciento de la población total. Tan es de contrastes este país que su gobierno piensa que todo tiene que ser equitativo y a más pobreza tiene que haber un aumento en la riqueza de sus protegidos.

¡A qué bonita familia!….escándalos, corrupción, asesinatos, cárcel; pero al mismo tiempo la influencia política. Con el regreso del PRI al gobierno federal, la Familia Salinas volvió por sus fueros; ya ven a la sobrina de tan insigne caballero, es nuestra flamante Secretaria de Turismo. ¡Qué bueno que regresó el PRI! ¡Extrañábamos ya a los Salinas!

¿Qué no se le caerá la cara de vergüenza a nuestro actual presidente cuando se atreve a proponer (no se rían) la creación de una comisión nacional anticorrupción? ¿Todavía después de esto seguirán hablando del nuevo PRI? ¿Todavía después de esto alguien tendrá esperanzas de que algo haya cambiado para bien en México? ¿Todavía después de esto se podrá impedir que la impunidad siga siendo la regla?

No cabe duda, la transición fracasó. Seguimos igual que hace 20 y que 40 años.

ALVARO DE LACHICA* Médico cirujano. Miembro de Amnistía Internacional, de Greenpeace, de Alianza Cívica y de Médicos Sin Fronteras.