En México hay 18 millones de hipertensos y aumentan; la mitad ni siquiera lo saben

Uno de los hábitos más perjudiciales y extendidos que causan hipertensión arterial en las personas es el elevado consumo de sal

Ángeles Cruz Martínez/ La Jornada

La hipertensión arterial es una enfermedad que hasta hace diez años afectaba sólo a personas mayores de 40 años de edad. Ahora, a causa de estilos de vida poco saludables, el aumento del sobrepeso y la obesidad, entre otros factores, también está presente en 16 por ciento de los jóvenes de 20 a 29 años y sólo una tercera parte de ellos lo saben, aseguró Juan Verdejo, director médico del Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez.

A escala nacional, el padecimiento está presente en 18 millones de personas; la mitad desconocen que son hipertensos. Entre los que tienen la enfermedad diagnosticada, únicamente la mitad (4.5 millones) toman medicamentos, y de éstos, 50 por ciento (unos 2 millones de individuos) mantienen bajo control sus niveles de presión arterial.

Es decir, subrayó el especialista, sólo 20 por ciento de los afectados en el país están a salvo de las complicaciones de la hipertensión arterial, la discapacidad y una muerte prematura producida por esta enfermedad.

sal ingesta
En promedio, la hipertensión arterial reduce en 16 años la esperanza de vida.

Parte de la problemática se origina por hábitos de alimentación poco saludables, principalmente el elevado consumo de sal, que en el país va de 12 a 15 gramos por día, cuando lo recomendable está entre 4 y 6 gramos. También influye la ingesta de alimentos saturados en grasa, así como la falta de ejercicio físico y el tabaquismo, indicó.

En conferencia de prensa, donde se anunció el lanzamiento de una nueva formulación tera­péutica para la hipertensión arterial, Verdejo comentó sobre la situación de la enfermedad en los jóvenes. Mencionó que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2012, 35 por ciento de los niños y la misma proporción de adolescentes (12 a 19 años) tiene exceso de peso corporal. De mantenerse en esta condición, cuando lleguen a la edad adulta estarán en alto riesgo de desarrollar hipertensión o ya la tendrán, igual que otros males, como la diabetes.

Aumento significativo en jóvenes

Para dimensionar la problemática del sobrepeso y obesidad entre los adolescentes, Verdejo refirió los datos de la encuesta según los cuales, entre las mujeres, esta condición física aumentó 223 por ciento en 24 años (1988 a 2012), al pasar de 11.1 por ciento a 35.8 por ciento.

Advirtió que desde el año 2000 la encuesta reveló la presencia de la hipertensión entre los jóvenes. Esto debería ser un signo de alerta para impulsar las estrategias de prevención y detección temprana de la enfermedad. Aunque reconoció la dificultad para que los adolescentes y jóvenes acudan al médico, lo deberían hacer por lo menos una vez cada cinco años; a partir de los 30, cada dos años, y apartir de los 40, en forma anual.

También comentó sobre la evolución que ha habido en el manejo del mal y de los tratamientos médicos en el mundo, y cómo los países desarrollados han logrado mantener bajo control el problema e incluso han reportado disminución en su prevalencia.

Verdejo destacó el caso de Estados Unidos que logró disminuir la frecuencia de la hipertensión arterial en 15 por ciento, mientras en México aumentó 36 por ciento entre las mujeres y 14 por ciento en los hombres entre los años 2000 y 2006. El fenómeno se explica porque 70 por ciento de los adultos mayores de 20 años presenta al menos uno de los factores de riesgo para el desarrollo de la hipertensión arterial: dislipidemias, diabetes y obesidad.