En Derechos Humanos, EU es farol de la calle y oscuridad de su casa. El indignante caso de las "Panteras Negras"

La Unión Americana debe excarcelar a enfermo terminal en aislamiento desde hace 40 años.

Su delito: su pobreza, su raza y haber sido miembro de Las Panteras Negras.

Amnistía Internacional

25 de julio de 2013.- Un anciano que lleva más de 40 años en régimen de aislamiento en una prisión de Luisiana y a quien se le ha diagnosticado ahora un cáncer terminal, debe ser excarcelado inmediatamente por motivos humanitarios.

“Ya lleva décadas sometido a condiciones crueles”, dijo Tessa Murphy, adjunta de investigación y acción sobre Estados Unidos en Amnistía Internacional.

“Fue declarado culpable basándose en pruebas dudosas y ahora se le debería permitir que viva sus últimos días con dignidad y atendido por su familia.”

Herman Wallace, de 71 años, fue encarcelado en un principio por robo a mano armada. Sin embargo, en 1973 fue declarado culpable del asesinato de un guardia penitenciario junto con Albert Woodfox; ambos (en la foto superior y de portada, cuando ingresaron al penal de Angola, EU) están en régimen de aislamiento desde entonces.

No hay ninguna prueba material que relacione a los hombres con el crimen; las pruebas de ADN que podrían haberlos absuelto se perdieron hace años, y el testimonio de los principales testigos presenciales quedó desacreditado posteriormente.

Herman Wallace (izquierda) y Albert Woodfox en la prisión estadounidense Angola, en el año 2002 (Foto: internet)
Herman Wallace (izquierda) y Albert Woodfox en la prisión estadounidense Angola, en el año 2002 (Foto: internet)

El mes pasado se le diagnosticó a Wallace un cáncer de hígado en fase terminal, con un pronóstico de sólo unos meses de vida.

Se cree que Wallace y Woodfox son los reclusos que llevan más tiempo en régimen de aislamiento en Estados Unidos.

Aunque Wallace está actualmente en el hospital penitenciario, antes de que enfermase estuvo confinado en celdas pequeñas 23 horas al día, y sólo se le permitía hacer ejercicio en el exterior tres horas a la semana. Según los informes, las temperaturas de las celdas de la prisión son muy altas y suelen alcanzar 38ºC.

“Con estos datos, es evidente que estas condiciones ya han afectado gravemente a su salud ─dijo Tessa Murphy─. Es hora de que las autoridades muestren cierta humanidad, algo que debían haber hecho hace tiempo.”

Estados Unidos debe Terminar con el trato inhumano de los presos en huelga de hambre en California

Las autoridades penitenciarias de California han vuelto a incumplir sus obligaciones internacionales de derechos humanos al tomar medidas punitivas contra los presos que están en huelga de hambre en protesta por las condiciones en las que viven miles de presos en régimen de aislamiento en las cárceles de este estado.

Amnistía Internacional

HUELGA HAMBRE CALIFORNIA24 de julio de 2013.- “Unos presos que tratan de que se ponga fin a unas condiciones inhumanas no deben ser sometidos a medidas punitivas por ejercer su derecho a protestar pacíficamente», dijo Angela Wright, investigadora sobre Estados Unidos de Amnistía Internacional.

“El derecho internacional prohíbe el aislamiento prolongado en condiciones que sólo pueden describirse como trato cruel e inhumano.”

Más de 1.000 presos de cárceles de toda California permanecen en huelga de hambre cuando se inicia la tercera semana de protesta.

Son los que quedan de un total de 30.000 presos de más de 24 cárceles que comenzaron la huelga de hambre el 8 de julio para protestar por la política estatal de reclusión en régimen de aislamiento durante largos periodos en unidades especiales de seguridad, las llamadas SHU (Security Housing Units).

El 11 de julio, el Departamento de Prisiones y Rehabilitación de California aseguró que tomaría medidas disciplinarias contra todos los presos que participaban en la huelga de hambre, lo cual podía suponer la prolongación de su tiempo en las SHU. Los líderes de la huelga ya han sido sometidos a medidas de aislamiento más estrictas, con condiciones más duras y mayores restricciones en la comunicación con sus abogados.

APOYO HUELGA HAMBRE PRESOSUn núcleo de huelguistas que se encuentran recluidos en las unidades especiales de seguridad de Pelican Bay afirman que las autoridades de la cárcel les han aplicado el aire acondicionado a toda potencia en sus celdas y les han confiscado líquidos, productos de higiene y material legal.

Al menos 500 presos han pasado más de diez años en las unidades de seguridad en unas condiciones de privación ambiental y social que vulneran las normas internacionales sobre trato humano.

Si bien el Departamento de Prisiones ha introducido cambios sobre la forma en que se asigna a los presos a estas unidades y la manera en que quienes están en ellas pueden conseguir salir, Amnistía Internacional considera que estas reformas no son suficientes en un sistema en el que tantos presos están encerrados durante tanto tiempo en condiciones extraordinariamente duras.

Numerosos estudios han demostrado que el encierro en condiciones ambientales tan duras es lesivo para la salud psicológica y física de un preso. Los presos recluidos en estas condiciones no tienen acceso a los programas de rehabilitación o educación, y su contacto social es poco o nulo, incluso con sus familiares. La mayoría acaban siendo devueltos a la sociedad, donde los efectos a largo plazo de su confinamiento dificultan más su integración.

Amnistía Internacional ha vuelto a pedir al Departamento de Prisiones que introduzca reformas que deberían haberse aplicado hace mucho tiempo en el sistema de unidades especiales de seguridad y garantice así que el trato que California dispensa a los presos no viola su obligación de tratar humanamente a todos los reclusos, tal como dispone el derecho internacional de los derechos humanos.

“No es sorprendente que los presos que están en las unidades especiales de seguridad protesten por sus condiciones de detención”, ha dicho Angela Wright.

“En lugar de castigar aún más a los presos amenazándolos con tomar medidas disciplinarias, el Departamento de Prisiones debería comprometerse a emprender reformas significativas para abordar la deshumanización del sistema estatal de prisiones.”

Amnistía Internacional visitó las unidades de aislamiento de California en noviembre de 2011 y publicó un informe sumamente crítico, Estados Unidos: Al límite de la resistencia.

«La casa de Herman»

El pasado 8 de julio hubo una transmisión nacional en los Estados Unidos por el Servicio Público de Divulgación (PBS por sus siglas en inglés), de un hermoso o conmovedor documental titulado Herman’s House (La casa de Herman).

Periódico Revolución 

Esta es la casa que Herman Wallace "construyó" en su mente. Al centro, la reproducción de la celda en donde ha estado recluido en los últimos 40 años, en la cárcel Angola, de Estados Unidos (Foto: Articule 27)
Esta es parte de la casa que Herman Wallace «construyó» en su mente. Al centro, la reproducción de la celda en donde ha estado recluido en los últimos 40 años, en la cárcel Angola, Estados Unidos (Foto: Articule 27)

Angad Bhalla lo escribió y dirigió, y es parte de la última serie de películas de POV.org (Punto de Vista).

No podría tener una transmisión más apropiada: justo en el momento del inicio de la huelga de hambre que han convocado los prisioneros de la Prisión Estatal Pelican Bay de California.

El documental cuenta la historia de Herman Wallace, uno de “Los 3 de Angola”, un hombre que ¡lleva más de 40 años en aislamiento en la Prisión Angola de Luisiana!

Con Albert Woodfox y Robert King, Wallace formó un capítulo del Partido Pantera Negra en la prisión y desde ese entonces ha estado pagando el precio.

La película habla de su lucha por la libertad y de las personas que él ha afectado profundamente, como un joven hombre blanco que a la edad de 15 años fue a dar a Angola y pasó ocho años en aislamiento, o una artista de Nueva York, Jackie Sumell, quien le ayudó a «escapar» en términos mentales de la jaula de hormigón de 1.8 por 2.7 metros en la cual los carceleros lo mantienen, pidiéndole que imaginara la casa de sus sueños.

Al comienzo, él ni siquiera pudo concebir tal proyecto, pero con el paso del tiempo ha imaginado una casa con una alberca y una imagen de una pantera negra en el fondo, un lugar que quiere que se use como centro para los jóvenes.

Lo que llama la atención es que, a pesar de las condiciones torturadoras, Herman Wallace nunca ha perdido su humanidad.

Libros Revolución-Los Ángeles y la Red Parar la Encarcelación en Masa-Sur de California, co-auspiciaron un preestreno de esta película.

En el público -una combinación de edades, nacionalidades y sectores sociales-, figuraron mujeres con familiares presos, un joven que conocimos el día anterior quien pasó tiempo en los centros de detención para jóvenes, el arquitecto que ha estado ofreciéndose de voluntario a Jackie y Herman para elaborar los planos de la casa, unos integrantes del Club Revolución y otras personas.

Los invitados llevaron manojos de volantes y pegatinas para llamar la atención y generar apoyo para la huelga de hambre de los presos y sus cinco demandas básicas.

También hicieron planes para llevar una réplica de una celda de aislamiento de tamaño natural a un importante festival el fin de semana.

Muchas personas se quedaron para discutir y planear la gira del furgón que está organizando el Comité BA en Todas Partes, porque lo que se necesita para poner fin a este horror del genocidio lento y crear un mundo completamente nuevo es nada menos que una revolución.

Por lo tanto, a hacer correr la voz ampliamente y a desarrollar la lucha que ponga fin a la escandalosa encarcelación de Herman Wallace, Albert Woodfox y los muchos miles de otros presos criminalizados por este sistema.

Panteras Negras: el legado de Malcolm X

Antonio Martinez / @antoniomarvel / El Fanzine

I have more respect for a man who lets me know where he stands, even if he’s wrong, than the one who comes up like an angel and is nothing but a devil.

Malcolm X, / Oxford Union Debate

En 1865 se publicó la decimotercera enmienda de la constitución estadounidense, en ella se prohíbe la esclavitud en todo su territorio. El siglo XIX en Estados Unidos estuvo marcado por distintos debates ideológicos de la nación fundada a finales del siglo anterior, entre ellos, la esclavitud de los negros que segregaba y se mantenía en los plantíos de tabaco y algodón de los estados sureños, pese a la abolición un siglo después la segregación lejos de desaparecer se había acrecentado.

El 21 de febrero de 1965 en el Audubon Ballroom en Manhattan fue asesinado Malcolm X, los disparos comenzaron después de que un hombre hubiera gritado ¡Nigger! Mientras el activista daba un discurso en un evento de la Organización de la Unidad Afroamericana. Con la muerte de Malcolm X se cerró un importante ciclo de organización y lucha de la comunidad afroamericana de mediados del siglo XX en Estados Unidos, su posición más beligerante y combativa que la del movimiento de derechos civiles, probablemente sea una de las batallas culturales más importantes del siglo pasado.

El 6 de diciembre de 1961 en el hospital de Bethesda en Maryland murió Frantz Fanon a causa de Leucemia, tras una campaña por el Sahara para abrir un nuevo frente al movimiento independentista, el filósofo nacido en la isla Martinica, antes de morir dictó lo que se convirtió en uno de los libros de culto más importantes para los revolucionarios e independentistas: Los condenados del mundo. En el manifiesto de Fanon da cuenta de su experiencia e investigación acerca de la adopción-forzada- de la cultura dominante por parte de los sometidos y los efectos patológicos de este proceso; y acaso algo más interesante: la violencia como catalizador de los oprimidos –los negros-, su poder liberador como motor de cambio.

Ambos personajes fueron contemporáneos, nacieron en el año de 1925 con dos meses de diferencia, su lucha y postulados coinciden en lo fundamental y sin embargo, no hay registro alguno de que se hayan conocido. La lucha de reivindicación de ambos cambió el paradigma de cómo pensamos el movimiento de las comunidades negras en el mundo, de cómo entendemos eso que Aimé Césaire llamó “la negritud” y que no es otra cosa que la vindicación de la cultura e identidad negra. Quizá Malcolm y Frantz no se conocieron físicamente pero la combinación de su pensamiento dio origen al partido Pantera Negra fundado por los jóvenes Huey P. Newton y Bobby Seale en octubre de 1966.

Newton y Seale cerraron la pinza de la lucha por los derechos igualitarios en su acción política, la ideología de los Panteras Negras era de izquierda militante tendiente al comunismo, el propio Newton, como teórico, hablaba del intercomunalismo como la división del mundo en comunidades dominadas por el imperio estadounidense, en sus palabras “las contradicciones capitalistas que habían hecho surgir el sexismo, el chovinismo o el racismo, desaparecerían cuando el pueblo controlara sus propias instituciones”. “En el comunismo un nuevo desarrollo humano tendría lugar que daría forma a las estructuras de la sociedad post revolucionaria”.

La reivindicación a partir de ser radicales, los negros habían venido de África, forzados a adoptar una cultura y estilo de vida y es por ello que debían reclamar lo perdido. Su método consistió en la visibilización y la confrontación como forma de dialogar a partir de la disputa constante de los espacios de poder de la fuerza opresora, por ello su abrazo a las armas y a la asistencia social.

Un partido que no era un partido en términos formales, pero que estaba sustentado en la actuación en la esfera pública. Con sede en la costa oeste de Estados Unidos, los Panteras Negras tenían demandas específicas frente al poder, su decálogo incluía demandas de vivienda, educación y seguridad para los afroamericanos, probablemente el tufo separatista de autodeterminación invocado en el primer postulado que reza: “Creemos que los negros oprimidos no serán libres hasta que seamos capaces de determinar nuestro destino en nuestras comunidades y por nosotros mismos, controlando completamente todas las instituciones existentes al interior de nuestras comunidades”, generó la andanada en contra de éste movimiento ante el temor de una nación emergente en pleno siglo XX.

Como las panteras que sólo atacan ante el acorralamiento, los miembros del partido usando la retórica de Malcolm X. invitaban a los negros a usar el derecho constitucional de poseer armas, no sólo eso sino portarlas públicamente, en las calles. Los programas emprendidos por los Panteras fueron generosos, particularmente el de desayunos para niños que generó una gran solidaridad entre la comunidad y que se sostiene hasta hoy. La lucha en contra de las drogas es particularmente significativa, pues el prejuicio nos indicaría que se relacionan drogas y negros, sin embargo se trata de lo opuesto, veían a las drogas como un elemento de dominación racial y por ello había que abolirlas.

Tres años después de su fundación, en 1969, el FBI consideró a los Panteras Negras como enemigos públicos. Se emprendió una cruzada para desmantelar la organización, para principios de la década de los 70 prácticamente habían desaparecido, hubo dos intentos en 1989 y 2004 de revivir al “partido” sin embargo no tuvieron éxito. Distintos movimientos minoritarios han recuperado sus métodos, pero sobre todo su preocupación por la política híper local, la propuesta de soluciones concretar y la actuación política desde la política, su legado en la regeneración de la vida comunitaria sigue siendo imitado.

Con el debate sobre el control de las armas en Estados Unidos, los postulados de los Panteras Negras parecen resurgir como argumentos en contra de las restricciones, algunos de los legados evidentes de los herederos de Malcolm X. y Fanon quizá se encuentren en su forma de organización y orgullo racial y de manera particular en los programas sociales como las clínicas gratuitas para la población y la continuada discusión sobre la reforma de salud de Obama. En la era de lo políticamente correcto es necesario redescubrir viejas pero renovadas formas de reivindicación social de las minorías y acción política.