Las elecciones, una derrota estrepitosa del sistema de partidos.

Las elecciones del pasado domingo 7 de julio fueron calificadas por Víctor Quintana Silveyra, presidente estatal del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), como “una derrota estrepitosa para el actual sistema de partidos actual y la prevalencia de un gobierno autoritario con contrapesos débiles”.

A los Cuatro Vientos

Víctor Quintana agregó que el actual gobierno del estado podrá seguir ejerciendo su autoritarismo con muy débiles contrapesos, dada la manera como quedará constituido el Congreso.

El hecho de que apenas alrededor el 30% de los electores, ni 900 mil en un universo de más de 2.5 millones de ciudadanas y ciudadanos, no hayan ejercido el derecho al sufragio “significa que hay un hartazgo de la población con la manera de ejercer el poder en el estado; con los cochupos entre los partidos que dejan de lado ideologías y reivindicaciones para sólo obtener puestos para los parientes y compadres; hartazgo con el despliegue propagandístico, con el dispendio, cada vez más ofensivo para una población que ve su poder adquisitivo encogerse día a día”, agregó el presidente de MORENA.

Sólo hay que ver, observó, las listas de los diputados plurinominales que llegarán al Congreso, donde abundan parentelas, sobre todo en los partidos sometidos al Partido Revolucionario Institucional.

vq“Y eso que aún no se contabilizan los votos nulos”, dijo. “Cuando se tomen en cuenta, va a quedar más claro todavía el bajísimo nivel de legitimidad que tienen unas elecciones como éstas, donde es general el rechazo a los partidos y queda evidente que las victorias de la oposición están muy ligadas no a partidos, sino a personas, como es el caso de la diputación por Cuauhtémoc.  Ahí una persona enraizada con su pueblo, Beto Pérez, echó por tierra las aspiraciones a la gubernatura y el cuasi monopolio político del priista Israel Beltrán Montes”.

El dirigente estatal del partido naciente, dijo que ante esta situación, MORENA va a continuar siendo, junto con otras fuerzas de izquierda independientes y organizaciones ciudadanas, una oposición cotidiana, en todos los espacios públicos, crítica de la antidemocracia y de la anticorrupción. Al mismo tiempo seguirá luchando por obtener su registro como partido político buscando día a día mostrar en los hechos una práctica política diferente, cercana al pueblo, sobre todo a los más pobres, austera, honesta, transparente, no violenta, crítica, propositiva y sin privilegios para nadie.