Narcomenudeo, prostitución, explotación infantil y pobreza, afectan la zona turística de Ensenada

Ensenada se proyecta como una ciudad en donde su área turística tiene problemas de compra y venta de droga a los pasajeros de cruceros, operan establecimientos de “giros negros”, se ofrece abiertamente prostitución y existe mendicidad, explotación infantil y ambulantaje.

Mónica Olachea Ramonetti / Administración Portuaria Integral, Ensenada

Por tal motivo, este miércoles 19 de junio se llevó a cabo una reunión de seguimiento a la junta del Comité de Cruceros de Ensenada sostenida el pasado lunes 17 de junio, donde se plantearon diversos temas que afectan la actividad de cruceros turísticos en la ciudad.

En ella, las autoridades municipales, estatales y representantes de organismos empresariales atendieron el conflicto que se presenta en el primer cuadro de la ciudad, especialmente en la zona turística frecuentada por los visitantes de los cruceros.

La reunión fue encabezada por la Licenciada Sonia Blancket, Directora General de API y el Presidente Municipal Enrique Pelayo Torres, a cual asistieron además el Secretario de Seguridad Pública; el Director de Comercio, Alcoholes y Espectáculos; la Subprocuradora de Justicia del Estado, el Delegado de la PGR y el Comandante de la Policía Ministerial.

Asimismo representantes de Proturismo, de CANACO, CANIRAC, ACORTE y el Agente de Buques de Carnival Corporation.

Los asistentes atendieron importantes acuerdos para dar seguimiento de manera coordinada a la problemática que presenta la calle primera, respecto a la compra y venta de droga a los pasajeros de cruceros, la operación de establecimientos de giros negros, oferta de prostitución, mendicidad, explotación infantil y ambulantaje.

Estas actividades, manifestaron los comisionados, se agravan los días en que se recibe crucero, “teniendo como consecuencia efectos negativos en la imagen y percepción de los visitantes”.

Por lo anterior se establecieron distintos acuerdos en el ámbito que competen a cada una de las dependencias que participaron, pero el acuerdo que destaca es la voluntad de estrechar la comunicación y coordinación entre el comercio organizado y las autoridades municipales y estatales para reducir y erradicar la presencia de estos problemas.

Si bien es cierto que Ensenada está clasificada por las líneas navieras como un destino seguro, no debemos minimizar esta situación, y procede actuar de manera oportuna y coordinada para seguir manteniendo una buena imagen, y que los incidentes que hoy se presentan de manera aislada con los pasajeros de cruceros vayan en franco decremento.

Por último, se exhortó a las autoridades a dar continuidad a la minuta y que el comercio organizado coadyuve con las autoridades en denunciar actos irregulares, así como hacer propuestas para mejorar el entorno turístico del primer cuadro de la ciudad de Ensenada.