Letras a los 18 años: En mi país del nunca.

México lindo y herido, mi país del «nunca pasa nada»

Aura García / A los Cuatro Vientos

Ese egoísmo aberrante, que para muchos es estandarte conspira con la cruel apatía. Nos carcome el retroceso -¡habrase visto tal mentira! que aseguran esto es el “progreso” – pintemos un ejemplo, digamos, que aquí no es la gente la que elige presidentes, disculpe si mi comentario lo molesta pero a mi la indiferencia ya no se me presta.

Pero que bonita democracia te pinta la televisión – sí has de hacer borregos sólo enseñalos a apretar un botón ¿no?- no te preocupes no necesitas pensar, sólo formate en esa línea, asiente, cumple órdenes y espera a que te llegue el final, no es necesario que pidas mejor educación en las escuela,no conviene, o eso esperan que tu creas  -imaginate que el ganado comienza a tener ideas, pero no me escuches, no me creas- no, aquí en el país del “nunca pasa nada”, no ser individualista sale caro – decir que todos debemos actuar como hermanos es casi como decir que tengo tres manos, “ridículo” te piensan, “¡a ese “hippie” nadie le crea!”-.

Somos los hijos de la indiferencia, acostumbrados y adictos a la violencia, a la carencia, demos gracias de no estar tan jodidos -¡Vamos! que por lo menos aún respiro- y hagamos caso de cerrar los ojos; que allá afuera no es por bribón, ojalá así lo fuera -imagínense cuántos funcionarios en las celdas estuvieran- sino por consiente que te encarcelan -ya no digamos que te dejen con algo de plomo en la mollera-.

Hablar con la verdad en estos tiempos no es seguro, -¿cuántos muertos lei que ya eran en ese estudio?- ¡demonos un aplauso que ya ascendimos! pero al cuarto lugar de periodistas que no están vivos,por cumplir con su deber es que se les mata – ¡ah! lo que la corrupción hace por algo más de plata- no vaya usted a creer que esto es fe de erratas, se lo aseguro, muchos escuchan un: “calladito o mañana tu no te levantas”.

Aquí en el país del nunca pasa nada, si a ti te pasa pues, la justicia no avanza -que bonita esa balanza-, no te extrañe esto, doña justicia es la concubina del Estado, el dinero mueve lo que no mueve el trabajo honrado, se queman 45 niños y a  los culpables ni quien los juzgue .

Los altos mandos viven tranquilitos, al fin y al cabo la impunidad es su pan de cada día -mientras miles no tienen ni para caerse muertos- hagamos caso omiso a todo lo antes mencionado esta mejor ver la novela de a diario.

Me aferro a creer que esto cambiará, no se ve fecha próxima pero sin embargo se debe de intentar.