Tras critica a sus finanzas, gobierno de Ensenada abandona el proceso de calificación crediticia de Fitch Group

La corporación financiera multinacional Fitch Group, a través de su filial Fitch Ratings México, anunció este martes 12 de junio que retiró la calificación de ‘BBB+(mex)’ con perspectiva crediticia ‘negativa’, a la calidad crediticia del municipio de Ensenada, Baja California.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Esto porque el gobierno municipal de Ensenada “ha decidido dejar de participar en el proceso de calificación”.

El pasado 8 de marzo, la multinacional de calificación crediticia de doble sede en Nueva York (Estados Unidos) y Londres (Inglaterra), ratificó la calificación de ‘BBB+(mex)’ –que significa “Adecuada Calidad Crediticia”- del municipio de Ensenada, pero modificó su perspectiva de “estable” a “negativa”.

Esto porque –afirmó el grupo financiero en sus oficinas en Monterrey, Nuevo León- el gasto operacional del gobierno superó el dinamismo de los ingresos disponibles, lo que limitó la generación de ahorro interno del municipio más grande de México en los últimos años.

Entre los factores clave que limitaron la calificación que otorgó entonces Fitch Ratings México a Ensenada destacó “su elevada estructura del gasto operacional, la cual presenta una tendencia a la alza”.

Debido a esa situación, “aunado a un bajo dinamismo en la recaudación local”, la generación de ahorro interno “ha sido baja y volátil en los últimos años”.

Asimismo, Ensenada presentó bajos niveles de liquidez y necesidades importantes de inversión, lo que lo ha llevado al incremento en sus niveles de endeudamiento.

Respecto a la deuda pública de Ensenada, la calificadora recordó que históricamente el municipio presentaba niveles de endeudamiento bancario de largo plazo muy bajos, concentrando su deuda en pasivo circulante,

Sin embargo, a partir de 2008 sus gobiernos comenzaron a adquirir créditos de largo plazo.

«En 2008 -narró la analista-, el ayuntamiento tomó un financiamiento con la banca de desarrollo por 206.3 millones de pesos; posteriormente en 2011, incrementan de nuevo su nivel de endeudamiento con la adquisición de dos créditos: el primero con la banca de desarrollo por 12.7 millones de pesos, cuyo destino es la modernización catastral, y el segundo con la banca comercial por 200 millones de pesos para inversión pública productiva, del cual al cierre de 2012 sólo se habían dispuesto 100 millones de pesos».

Además, para cubrir el servicio de la deuda del crédito con la banca privada, el ayuntamiento creó  un fideicomiso “al cual afectaron un porcentaje de las participaciones municipales para su pago”.

Con la disposición de la totalidad del financiamiento bancario, Fitch estimó que al cierre de 2013 el saldo de la deuda ascenderá a 357.9 millones de pesos.

Mientras tanto, el pasivo circulante permaneció en niveles elevados y ascendió a 251.8 millones de pesos en noviembre de 2012, destacando el rubro de impuestos y cuotas retenidas.

Estos datos Fitch México los tomó de la información financiera disponible al 31 de diciembre de 2012 y los analizó y calificó el 8 de marzo de 2013, fecha de la última revisión que hizo a las finanzas del gobierno de Ensenada.

CAIDA GRAFICA LUPAEl grupo financiero concluyó respecto a la situación del municipio de Ensenada:

– Presenta un elevado y continuo crecimiento en su gasto operacional (gasto corriente más transferencias no etiquetadas), destacando el rubro de servicios personales.

– En 2011 su gasto operacional ascendió a mil 57.9 millones de pesos, representando más del 100 por ciento de sus ingresos disponible (IFOs).

– En los últimos años la generación de ahorro interno (flujo libre para servir deuda y/o realizar inversión) ha sido baja y volátil, siendo negativa en 2011 en un nivel equivalente a 2.9 por ciento de los ingresos disponibles.

– Su inversión total ascendió a 198.7 millones de pesos, lo que representa apenas el 19.3 por ciento de los ingresos disponibles del gobierno.

La calificación que dio la multinacional financiera al gobierno de Ensenada, aparentemente provocó malestar en la administración que preside el alcalde Enrique Pelayo Torres, contador público de profesión, por lo que éste decidió retirarse del proceso de calificación del consorcio financiero, uno de los de mayor prestigio y credibilidad internacional en su área de trabajo, que arrancó John Knowles Fitch el 24 de diciembre de 1913 en Nueva York como Sociedad Fitch Publishing.

Cabe destacar que Ensenada, a diferencia del municipio de Tijuana, tenía una mejor calificación crediticia a largo plazo con Fitch al lograr una valoración “BBB”, que corresponde a “las empresas de mediana clase, que son satisfactorias al momento de ser calificadas”, contra la “BB” que el consorcio dio en mayo pasado al municipio de Tijuana, al estimar que su grado de inversión estaba “más propenso a los cambios en la economía”.