Siete veces siete: Los terroristas

México sigue sufriendo el terror de la muerte. El número de mujeres y hombres ejecutados en este gobierno priísta es escalofriante. De acuerdo al Semanario Z, la cifra de los cinco primeros meses de gobierno de Enrique Peña Nieto ya acumula 8 mil  49 personas víctimas.

Cuauhtémoc Rivera Godínez/ A los Cuatro Vientos

El actual gobierno priísta sigue la misma política del gobierno de Felipe Calderón, el mismo lenguaje y discurso (“Vamos ganando”,“las cifras van a la baja” “nuestra estrategia es la correcta”), y sigue en la misma tónica de subordinar a México a la estrategia militar de Estados Unidos,que consiste en desarrollar por parte  de ese país una supuesta “guerra en contra del narco”, cuando en realidad es una estrategia militar para aterrorizar a la sociedad mexicana, y justificar la permanencia de ejército y policías norteamericanos en México, con la finalidad de tener el control político y militar en nuestro país.

La experiencia internacional y nacional ha demostrado que los cárteles de la droga son creados, dirigidos y operados desde la DEA, El Pentágono y el Departamento de Estado del vecino del norte. No está de más recordar que con el suceso de Tres Marías en el estado de Morelos, se puso al descubierto que en nuestro país operan alrededor de 55 centros de la CIA.

El gobierno priísta sigue en la misma línea de garantizar libre paso a esta política estadounidense. Y para esto ha echado mano de diversos recursos que van desde poner en manos de militares extranjeros la seguridad nacional, como es el caso del general Óscar Naranjo, policía vinculado no sólo a los carteles de la droga en Colombia, sino también a la CIA, el Pentágono y el FBI, hasta ejercer un estricto control sobre los medios de comunicación para ocultar tanto las muertes de mexicanos y mexicanas,  como para engañar con cifras falsas, como lo muestran las proporcionadas por el diario MILENIO, el cual quedó evidencia como un medio de prensa mafioso con sus supuestas encuestas electorales en el 2012,y ahora nuevamente miente con las cifras de los y las ejecutadas.

general naranjo El engaño ha llegado a límites de cinismo. El semanario Proceso presentó la semana pasada una entrevista al general Naranjo el cual declara, sin pudor alguno que “La guerra ya escosa del pasado” ¿Y los 8 mil muertos qué son?

Y el priísmo en el gobierno está utilizando esta “lucha en contra del narco” con una nueva variable; el ataque a las guardias comunitarias en varias comunidades del país. Los testimonios están expuestos; el Ejercito Mexicano llega a las comunidades a atacar a las guardias comunitarias que se defienden de las bandas de narcotraficantes, y a la vez deja sin molestar a los cárteles de la droga y les permiten que sigan en sus acciones delincuenciales.

Pero la subordinación a Estados Unidos no es exclusividad del gobierno priísta.

El día 13 de este mes de mayo, se realizó la graduación de los primeros 25 policías de la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno del Distrito Federal entrenados por la agencia antiterrorista de Estados Unidos.

Miguel Ángel Mancera declaró orgulloso que el Distrito Federal es el primer lugar en que se realiza esta capacitación. Estrechando la mano del jefe de gobierno, el embajador  ringo Anthony Wayne se mostraba alegre, muy contento, y señaló que con ese adiestramiento y los instrumentos entregados a la SSPDF se da un paso para contrarrestar el terrorismo y “salvaguardar la seguridad de las dos naciones”. Fue claridoso el señor; las dos naciones. Y agregó que desde 2009 su país implementa este programa de asistencia en antiterrorismo “en otras naciones”, recordemos que él fue el operador de esos programas “antiterroristas” en Afganistán y en Irak, y que en repetidas ocasiones la prensa internacional ha documentado que esos programas son en realidad programas contra insurgentes en esos países.

Y dentro de esta estrategia de aterrorizar a la población, se realizó el domingo 27 del pasado mes de mayo la detención de 12 muchachos del Barrio de Tepito aproximadamente a las 13.30 horas en céntrica calle de la Ciudad de México. Ha pasado más de una semana y las autoridades solamente han dicho que no hay pruebas para afirmar que los muchachos y muchachas fueron “levantados”. Es decir, desde la óptica  del gobierno perredista del DF, los familiares de las víctimas están mintiendo.

camarasEl gobierno perredista se niega a mostrar los videos de las cámaras que están ubicadas en las calles en donde se dio el acontecimiento, argumentan que aún los están revisando, no explican si efectivamente hubo un “operativo policiaco” como lo dicen los testigos, no explican cómo es posible que un comercio con licencia de restauran abre sus puertas a las 3 de la madrugada y las cierra a las 3 de la tarde, no han aclarado cuales funcionarios de gobierno permiten esa violación de la Ley de Establecimientos Mercantiles, y mucho menos han detenido al propietario del  comercio conocido como El After.

Sin embargo, sí han desarrollado una campaña meticulosa en sus declaraciones y por medio de varios medios de comunicación para criminalizar al Barrio de Tepito. Propagan que vivir en ese lugar es sinónimo de ser narcotraficante o por lo menos de ratero, difunden que algunos de los detenidos son hijos de delincuentes y narcotraficantes. Criminalizan a las víctimas y ocultan a quienes los secuestraron.

Si las muchachas y muchachos están relacionados con el narcotráfico o la delincuencia organizada ¿Por qué no los detuvieron desde hace mucho tiempo? ¿No lo sabían? ¿Y sus cuerpos antiterroristas no funcionan contra el narco? Y aún si las muchachas y muchachos estuvieran relacionados con la delincuencia organizada, merecen un juicio apegado a la ley, no un secuestro y el silencio de quienes están obligados a impartir justicia.

La mujer es de tez morena, cabellera ondulada que cae por debajo de sus hombros. Labios gruesos, nariz ancha, porta un vestido rojo. Ella se planta ante los reporteros, con el rostro endurecido y con la foto de una joven mujer en la mano derecha, con firmeza declara; “Mi hija es Jennifer Robles, y quiero que el señor Mancera nos dé ya una solución”, y alzando la voz, remarca “nos trae como pendejos”, y agrega “y no somos pendejos. No son hijos de nadie, son hijos de nosotros, son once, no es uno”. Ella es la madre de una de las muchachas “levantadas” el pasado domingo 24 de mayo. Ellas son de Tepito, y como las madres de Ciudad Juárez; de Torreón, Chihuahua; Zacatecas y cientos de comunidades, merecen justicia.

barbarTepito es ejemplo claro de la llamada “lucha contra el narco”. Ahí se encuentran mezclados los intereses de los cárteles de la droga con los intereses de aquellos millonarios que buscan apoderarse de los terrenos urbanos para hacer crecer sus millones. No olvidemos que la prensa nacional demostró que el actual Jefe de Gobierno del DF actuó como empleado de Televisa en el tan conocido caso del antro llamado “Bar Bar”, y exculpó a la narcotelevisora de cualquier responsabilidad en aquel acontecimiento.

En el documental “Obstinado Tepito. Monumento a Tenochtitlan 40”  producido por el grupo artístico Bulbo Tijuana – México, diversos vecinos de ese barrio explican detalladamente la política del gobierno perredista de Marcelo Ebrard de destruir el tejido social de Tepito para construir ahí un corredor turístico y comercial del Centro Histórico hasta la Villa de Guadalupe. “Nos quieren comprar nuestras propiedades y nos ofrecen ser los meseros de los negocios que aquí pongan”, declara uno de los vecinos. Recordemos que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador proporcionó decenas de predios del Centro Histórico al multimillonario Carlos Slim, lo cual se mantiene a la fecha en secreto.

Estos mismos acontecimientos echan por tierra la mentira que han creado los gobiernos perredistas en el DF, de que esta ciudad está al margen de las acciones de la delincuencia organizada y de la  subordinación a la estrategia política y militar de Estados Unidos. En el DF se sufre la barbarie del terrorismo de Estado al igual que en todo el país.

Sí la sociedad capitalina y la de todo el país no detiene esta embestida del crimen organizado y del gobierno federal y local, los asesinatos, “levantones” y secuestros pueden llegar a serel pan de cada día, y las víctimas irán creciendo.

El terrorismo en México es una realidad, solamente que este es planeado, ejecutado y solapado desde las esferas del Estado, estamos viviendo lo que los estudiosos denominan, un terrorismo de Estado, que tiene por víctimas a los mexicanos y mexicanas de todas las edades, y pretende paralizar a la sociedad en su conjunto.

siete siete*Siete veces siete. Dicen los más viejos de nuestros abuelos, que los primeros mexicanos veneraban a los primeros dioses que nacieron el mundo, y que esos creadores eran siete, y cada uno de ellos eran dos. Dicen los más ancianos de los nuestros ancianos que “siete” es como los más antiguos numeran a los todos, y que el uno siempre es dos para poder caminarse, y que esos siete primeros dioses se hicieron sabedores cuando aprendieron a escuchar y a dialogar, y que así aprendieron que cada uno es importante, y que los todos son necesarios.
Siete veces siete tiene la intención documentar lo que pasa en este mundo, en este país, en las ciudades, los campos, los barrios, las escuelas y demás lugares, para establecer un dialogo sencillo que permita conocernos y mostrarnos, hablar, escribir, escuchar, leernos y entendernos, para crear un país en donde quepan todos los colores, todas las flores, todas las ideas, todos los pueblos, un mundo en donde quepan todos los mundos, sin mandones, sin imperios, sin verdades eternas, sin pensamiento único. Va entonces esta experiencia.
CUAUHTÉMOC-RIVERA9*Cuauhtémoc Rivera Godínez. Licenciado en Sociología con estudios en maestría (Facultad de Ciencia Políticas y Sociales de la UNAM). Director del Centro de Estudios de la Sociedad Mexicana “José María Rivera Álvarez”. Consultor en Desarrollo Político y Social. Analista político, escritor, cronista, fotógrafo y promotor cultural. Narrador oral y recolector de historias, cuentos y cosmovisiones. Director de IMAGINA, Compañía de Historias, Cuentos, Música y Canto.