Piden aplicar en México un impuesto especial para a la comida chatarra, alimentos procesados y bebidas endulzadas

En el país azteca, el 75% de las muertes son ocasionadas por enfermedades derivadas del sobrepeso y la diabetes

Milagros Díaz López / Teorema Ambiental

La comida chatarra y las bebidas endulzadas y los alimentos procesados, son un factor importante del problema de la obesidad y el desarrollo de la diabetes que se viven en nuestro país.

Por ello, con el objeto de disminuir su consumo, se debe crear un impuesto especial a estos productos, se aseguró en el Foro contra la obesidad y la diabetes organizado por la Alianza por la Salud Alimentaria (ASA).

La obesidad es una enfermedad multifactorial, caracterizada por aumento en los depósitos de grasa causado por el balance positivo de energía modulada por factores fisiológicos, genéticos y epigenéticos, en menor medida.

Las causas preponderantes para que esta enfermedad se considere epidemia son la alta disponibilidad y accesibilidad de alimentos con elevada densidad energética y bebidas azucaradas, así como el bajo consumo de agua, frutas, verduras, cereales de grano entero y leguminosas.

Es el mercadeo masivo de alimentos procesados, los bajos precios por caloría tanto de los alimentos con alta densidad energética como las bebidas con azúcar adicionada, la falta de orientación alimentaria aunado a la pérdida de una cultura alimentaria, a lo que se le puede agregar el ambiente sedentario de la población, Por lo que es necesario establecer un reglamento especial para su publicidad y mercadeo de estos productos.

Por esta razón, afirmó la Alianza, se propone utilizar las mismas medidas que se han realizado para el consumo del tabaco, entre las que se destaca el impuesto especial a todos los alimentos procesados y a las bebidas endulzadas, así como el uso adecuado de su publicidad.

En un análisis sobre la carga de enfermedad en México, utilizando datos de 2004, el 75 por ciento de todas las muertes ocurridas en el país estuvieron causados por diabetes mellitus, enfermedad isquémica del corazón y enfermedades cardiovasculares.

Los principales factores de riesgo responsables de la mortalidad fueron el sobrepeso y la obesidad, las concentraciones elevadas de glucosa en la sangre, el consumo de alcohol y el tabaquismo.
Durante el foro se dijo que se debe considerar esta propuesta con miras al futuro porque al disminuir este tipo de enfermedades, disminuiría el gasto público en salud, que en la actualidad requiere de una importante inversión.