Prioridad para la OEA, el informe sobre el problema de drogas en América

La Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) de la Organización de los Estados Americanos (OEA) comenzó el debate en torno al Informe sobre el Problema de las Drogas en las Américas Informe Analítico – Informe de Escenarios, recientemente entregado por el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, con un panel de discusión al iniciar su reunión semestral correspondiente al 53 período ordinarios de sesiones sobre los cuatro escenarios planteados en el reporte camino del año 2025.

Organización de Estados Americanos

Adam Kahane, integrante del grupo Reos Partners, que participó en el diseño del Informe sobre Escenarios, fue el presentador de la sesión, que por primera vez puso el tema a debate entre los representantes de los Países Miembros de la OEA.

Kahane recordó que el reporte fue encargado a la organización hemisférica por la VI Cumbre de las Américas, que se realizó en abril de 2012 en Cartagena de Indias, Colombia, y que específicamente el Informe sobre Escenarios responde a la petición de los Jefes de Estado y de Gobierno del Hemisferio de presentar “nuevos enfoques para fortalecer la lucha y ser más efectivos”.

El experto canadiense indicó que “los escenarios son historias de lo que es posible, lo que podría ocurrir; establecen un marco de referencia y un lenguaje común para diálogos exploratorios sobre posibles desafíos, oportunidades, alternativas y pasos a seguir”.

Kahane dijo que los cuatro escenarios que maneja el Informe – “Juntos”, “Caminos”, “Resiliencia” y “Ruptura”- dan un “entendimiento sobre cuatro posibles territorios con que nos podemos encontrar mientras avanzamos hacia el futuro”.

Los escenarios, agregó, no son “pronósticos o historias sobre lo que va a ocurrir”, ni “recomendaciones o historias sobre lo que debería ocurrir”.

El Secretario de Seguridad Multidimensional de la OEA, Adam Blackwell, otro de los expertos que participó en el estudio, explicó que el principal objetivo al compilar el Informe fue describir fielmente lo que está pasando en el hemisferio en relación a la política de drogas.

El embajador Blackwell recordó que el documento fue redactado por 46 personas, entre ellas los cinco integrantes del panel, y fue elaborado en el marco de un hemisferio donde “el negocio de las drogas supera los 150.000 millones de dólares al año; donde se producen 150.000 homicidios, de los cuales el 80% son con armas de fuego; donde se registra el 50% de los secuestros del mundo; y donde muchos gobiernos enfrentan un escenario que está por fuera de sus capacidades”.

John Walsh, miembro de la Oficina de Washington para Latinoamérica (WOLA) destacó que uno de los ejes del Informe es que se centra en que “las drogas forman parte de un problema de inseguridad mayor, y nosotros vemos que las instituciones son incapaces de controlar el crimen organizado, y la violencia y la corrupción que se generan”.

Emiliano González, ex Subdirector General del Plan Nacional de Drogas de España, explicó que los cuatro escenarios que contiene el reporte fueron fruto de una larga discusión en el seno del “heterogéneo” grupo que lo redactó.

“Indudablemente –dijo-, los escenarios son fruto del consenso. Es posible que se pudieron haber elegido otras opciones, pero creo que en estos cuatro ejes están vertebrados las cuestiones que ya están en marcha, y que tienen como base lo que ya está pasando”.

Julius Lang, Director de Capacitación y Asistencia Técnica del Centro para la Innovación en Tribunales de Estados Unidos, describió el proceso de elaboración del Informe y la selección de los cuatro escenarios de acuerdo a su “relevancia en relación a lo que ocurre actualmente en el Hemisferio”.

Lang llamó especialmente la atención sobre el segundo escenario -“Caminos”- que destaca que el “problema es que el régimen legal y regulatorio actual para controlar el uso de las drogas mediante sanciones penales, especialmente arrestos y encarcelamiento de usuarios y traficantes de bajo nivel, está causando demasiado daño”.

El 53º Período Ordinario de Sesiones de la CICAD, presidido por el Ministro de Gobernación, Policía y Seguridad Pública de Costa Rica, Mario Zamora, se celebra en la sede de la OEA en Washington, DC, hasta este miércoles 22 de mayo.

Discurso de José Miguel Insulza, Secretario General de la OEA, con motivo de la entrega del informe “El problema de las drogas en las Americas”

Problema de las Drogas en las Américas, Informe Analítico

Problema de las Drogas en las Américas, Informe de Escenarios

Informe de la OEA urge a despenalizar consumo de drogas

La OEA recomienda despenalizar el consumo de estupefacientes en las Américas en un esperado informe sobre el problema de las drogas, que analiza además qué ocurriría si algunos países optan por legalizar la mariguana, o si abandonan «unilateralmente» la lucha contra el narcotráfico en su territorio.

Agencia EFE / Siglo21.com

OEA INFORME DROGASEl estudio fue encargado a la Organización de Estados Americanos (OEA) por los presidentes del continente durante la Cumbre de las Américas en abril de 2012 y entregado hoy en Bogotá por el secretario general del organismo, José Miguel Insulza, que lo presentará el lunes.

«La despenalización del consumo de drogas debe ser considerada en la base de cualquier estrategia de salud pública», señala el informe, que recomienda avanzar hasta ese modelo mediante métodos transicionales, como los tribunales de drogas, «la reducción sustantiva de penas y la rehabilitación».

Los tribunales de drogas, que existen en EE.UU. y comienzan a implantarse en México y Chile, promueven la sustitución de las penas de cárcel por un tratamiento controlado para el adicto.

«Las medidas restrictivas de libertad son antagónicas de este enfoque (de salud pública) y solo deberían usarse cuando esté en riesgo la vida del adicto o cuando su conducta constituya un riesgo para la sociedad», agrega el análisis que encabeza el informe, escrito por el propio Insulza.

Ese apartado pide «mayor flexibilidad» por parte de los Gobiernos, que podrían «aceptar la posibilidad de transformaciones de las legislaciones nacionales o impulsar cambios en la legislación internacional», como los tratados de la ONU.

El estudio, que en total consta de unas 400 páginas y ha sido elaborado con la colaboración de todos los países del continente, apunta además al «necesario y urgente fortalecimiento del conjunto de las instituciones y de la presencia del Estado» para afrontar la violencia y la inseguridad que generan los grupos criminales.

En una segunda parte, el estudio delinea una serie de escenarios y opciones para la estrategia antidrogas desde ahora hasta 2025, dependiendo de las políticas que tomen los Gobiernos de la región.

Una de ellas analiza qué ocurrirá si se concluye que el sistema actual «está causando demasiado daño» y «se decide probar regímenes legales alternativos, iniciando con el cannabis».

Ese enfoque enfrentaría retos en cuanto a «la transición de mercados criminales hacia mercados regulados», que podría aumentar el «uso problemático» de las drogas, la necesidad de «lidiar con los nuevos mercados criminales» y las «nuevas tensiones» que se generaría entre los Gobiernos, pronostica el documento.

Otro escenario posible es el de «ruptura», que implica que los países donde se producen las drogas y por los que transitan, cansados de pagar «costos sociales insoportables e injustos», «abandonan unilateralmente la lucha contra (o llegan a aceptar) la producción y el tráfico de drogas en su territorio».

Esa estrategia «permitiría la expansión de los mercados y ganancias de las drogas» y «desataría «conflictos por violaciones a los tratados internacionales», alerta el documento.

Un tercer escenario se enfoca en el «fortalecimiento de las comunidades y la mejora de la seguridad y la salud públicas», y otro estudia qué pasará si los Gobiernos siguen centrándose en fortalecer las instituciones estatales, lo que presenta inconvenientes como «una cooperación internacional dispersa y vacilante».